Un Amor Inesperado

Capitulo 1

Eran las 11:00AM y aún me encontraba tirada en mi cama.

Ayer mi madre y yo nos mudamos a una nueva cuidad, Hace poco ella había conocido a una persona que actualmente es su novio que me cae de maravilla, sin olvidar a su hijo Lucas que yo lo considero mi hermano.

Estaba a punto de arroparme con mi mantita hasta que escuché la estúpida alarma.

¡Habia sonado mas de mil veces!

Me levanté de mi hermosa cama y me dirigí a la cocina al parecer no estaba mi madre porque no se escuchaban gritos, sip, sin mi madre la casa se vuelve un velorio.

Me di un baño con agua caliente, porque hacia un tremendo frío, terminé de bañarme, lavé mis dientes y me coloqué mi ropa, unos jeans y una blusa de Nanatsu no Taizai, dato curioso: AMO EL ANIME. Agarré mi libro nuevo decidida a ir a leer a el hermoso balcón que quedaba en mi cuarto. Yo de tonta salí olvidándome del estúpido frío

¿Cómo puede hacer tanto frío en pleno verano?

El clima está literalmente loco, me puse mi sudadera favorita y salí a leer.

El clima estaba que daba sueño, pero las ganas de leer ganan la batalla.

Estaba a medio capítulo cuando siento gotas de agua cayendo en mi cara

¿Que rayos?

Era muy temprano para que lloviera, miré hacia arriba y encontré un chico de cabello negro y hermosos ojos azules.

—¿Qué quieres? —preguntó con el ceño fruncido.

—Ehh . . . ten cuidado, me estás tirando agua —dije y ví una cubeta llena de agua, creo que estaba trapeando o algo así.

—¡DEMONIOS! —el chico de los hermosos ojos azules me había tirado el balde de de agua encima.

—¡Oye pedazo de imbé . . . —no terminé de hablar porque el muy idiota había cerrado la puerta de su balcón, dejándome con la palabra en la boca.

Ah no, esto no se va a quedar así, llené una cubeta de agua y me dirigí hacía el piso de arriba donde se encontraba el origen de mi mal humor. Es increíble como alguien con tan solo un insignificante detalle ya me esté arruinando el día.

¡Perfecto!

Toqué el timbre y a los dos minutos me abrieron.

—Hola señorita, muy buenos días ¿Qué se le ofrece? —me preguntó una señora que parecía ser la madre de ese idiota.

—Buenos días ¿se encuentra su hijo? —pregunté amablemente.

—Claro hija, ahora lo llamo —dijo y se fue, escuché como llamaba a un tal Emilio, supongo que ese es el nombre del chico, después de unos largos minutos abrieron la puerta y salió ese imbécil.

—Hol . . . -no lo dejé terminar y le tiré mi cubeta de agua.

—¡Bestia, eso te pasa por tirarme el agua y arruinar mi libro! -le grité molesta.

¡Había arruinado mi libro de Harry Potter!

¡Ese libro era mi reliquia!

—¿Qué diablos te pasa a ti?

—¡Cállate que me debes un libro!

—Así que tu eres la nueva inquilina del piso de abajo -dijo agarrando un mechón de mi cabello.

Solté su agarre y me fui a mi piso, si seguía con esa ropa mojada me iba a ganar unos largos días resfriada.

Estúpido Emilio, me había declarado la guerra y yo estaba dispuesta a contratacar.

Bajé hasta mi departamento y ahí encontré a mi madre.

—¡Hija! ¿por qué tienes mojada tu ropa? ¿por qué estás toda empapada? —preguntó viendo mi vestimenta.

No le puedo decir que el vecino de arriba me tiró un balde de agua entero ¿verdad?

—Kenzie —insistió.

—Ehh . . . yo, ¡yo me tropecé con un balde de agua que se encontraba aquí a fuera! —dije lo primero que se me ocurrió.

—¿Y con eso te mojaste toda la ropa?

—Si, tu sabes que yo soy muy torpe, no me di cuenta y ¡puff!, choqué y estoy toda empapada.

Conocía muy bien a mi madre, y ella también me conoce a mí, sabe perfectamente que estoy mintiendo, pero no lo quiere admitir, algo muy lindo de su parte, aunque no sabe la verdadera razón por la cual estoy toda mojada, ¡diablos!, ese idiota de arriba me las va a pagar.

—Bien, yo voy a comprar unas cosas, tu ve a tu habitación a arreglarla un poco —informó yéndose.

¡Perfecto!

Primero fui a volver a darme una ducha, ya que de seguro ese balde llevaba sustancias y productos de limpieza, salí y esta vez me coloqué pijama, ya estaba oscureciendo, y no tenia planes, en fin, miré una última vez a mi libro, todo empapado, ese imbécil de Emilio lo arruinó todo, arrojé mi libro al tacho de basura y ahí vi como desaparecía de mi vida, creo que debo comprarme otro. Mi madre antes de salir me dijo que arreglara un poco mi habitación, a decir verdad no tenía ganas para hacerlo, así que solo arreglé un poco mi ropa y la cama.

Bien.

¡A ver películas!

 

 

 

 

 

Holaaaa chicos, como dije esta es mi nueva cuenta y subiré los capitulos de Un Amor Inesperado aquí.

Gracias a todos por leer, espero tener el mismo apoyo de mi anterior cuenta.

Instagram: @milaguzman15.

LoS aMo.

Con amor: Yo

 

 

 

 

 

 

 

 



Mila Guzman

#63 en Joven Adulto
#467 en Novela romántica

En el texto hay: adolescentes, humor, amor-odio

Editado: 11.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar