un amor inesperado

CAPITULO 3: La bienvenida

Pasan horas y ya llegan era demasiadas horas en el avión, cuando llegan se quedan en una parte hotel para pasar la noche y mañana encontrarían un hogar para vivir y cuidar a su hijo.

Iván- Mañana encontraremos alguna casa y yo encontrare un trabajo, te lo prometo.

Linda- Vale, pero ahora vamos a descansar que ha sido un largo viaje.

Iván-Vale, hasta mañana y que descanses.

Linda- Igualmente. Le digo mientras le daba un beso en la frente.

Linda no podía dormir en pensar en que harán, como vivirán, se levanta de la cama y se va a la cristalera donde se veía todo parís, era maravilloso.

Iván- Hola, que haces despierta tan tarde. Le decía rodeándole la cintura con sus brazos.

Linda- Nada aquí. Le digo mientras las lágrimas le empezaban a brotar en sus ojos, sabía que si decía alguna palabra iban a salir.

Iván- He, ¿qué te pasa? Le digo mientras la giraba.

Linda- ¿Que será de nuestra vida aquí? Le digo con lágrimas en sus meguillas.

Iván- No pasa nada, ya nos encargaremos mañana, descansa y mañana lo veremos.

Linda- Vete tú a la cama ya iré yo.

Iván- No, vente conmigo.

Linda- No, voy a estar aquí pensando ahora voy vate y descansa.

Iván- Vale, hasta mañana y si quieres desahogarte llámame.

Linda- Vale.

Iván- ¿De verdad?

Linda- Que sí, venga vete a descansar.

Iván- Vale. Le digo mientras le daba un beso en la meguilla- Hasta mañana.

Linda- Adiós.

Se quedó hay de pie viendo y pensando en que pasara mañana y en que harán allí si no tenían nada, al final decidió irse a la cama para descansar un rato.

Iván- He, hola te vienes por fin no podía dormir sin ti.

Linda- Sí, ¿me dejas un hueco?

Iván- Sí, ven. Le digo mientras le rodeaba el cuello con su brazo- Tu tranquila, ya verás que mañana solucionaremos todo, ya verás.

Linda- ¿Me lo prometes?

Iván- Te lo prometo.

Linda- Vale, ¿sabes qué?

Iván- ¡Que!

Linda- Te quiero. Le digo mientras se quedaba dormida.

Iván- Y yo. Le susurro mientras le daba un beso en la frente- Y yo también te quiero mi amor.

Al final se quedaron dormidos y empezó a salir el sol e Iván ya estaba levantado.

Linda- Mm, buenos días, Iván “Iván”. Le grito.

Iván- He, buenos días te he despertado con la batidora verdad. Le digo, mientras le llevaba el desayuno a la cama.

Linda- No, ¿qué es esto?

Iván- Un desayuno bueno para el amor de mi vida.

Linda- ¿Dónde está mi novio?, hola ¿dónde está?

Iván- ¿Por qué dices eso?

Linda- Nunca me has hecho esto.

Iván- Esto en una nueva vida y dicen que la vida es como el espejo depende de cómo tú la miras te mirara.

Linda- Am bien, bien.

Iván- Y porque ya he encontrado trabajo.

Linda- ¿Cuando?

Iván- Esta mañana.

Linda- Que bien enhorabuena.

Iván- Gracias, ahora dúchate o arréglate que tenemos que ver unos pisos maravillosos.

Linda- Ya misma salgo de ducharme y vamos.

Iván- yo voy preparando al nene.

Linda- Vale.- Le digo mientras le daba un beso y le susurro- Te quiero.

Iván- Y yo, corre que no llegamos.

Se arreglaron y se fueron a ver el piso, era como el parta hotel igual de precioso, llegan y van a verlo.

Linda- Hola.

Iván- Hola, Leila.

Leila- Sí, hola eres Iván verdad.

Iván- Si soy yo.

Leila- Pasen, vean el piso y ya me dicen si os gusta y si os lo quedáis.

Iván- Vale.

Pasa, y ven, la casa es espectacular era como avían soñado, pasan unos minutos y viene la dueña de la casa.

Leila- Bueno que, ¿os gusta o no?

Iván- Si nos encanta, nos las quedamos.

Leila- Pues de acuerdo.

Iván- Tome el dinero del piso.

Leila- Gracias, bueno me tengo que ir ya espero que paséis toda vuestra vida aquí adiós y encantada de conoceros.

Iván- Gracias, adiós.

Leila- Adiós.

Linda- Adiós.

Se va y se ponen a colocar las cosas era un piso en un bloque de 30 pisos y el suyo era el 29 pero el 30 no Vivian nadie, se asomaban y veían todo parís por la cristalera, era por la tarde y Iván tenía que irse a trabajar.



Luci

#28140 en Novela romántica
#10682 en Joven Adulto

Editado: 09.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar