Un viaje, una pesadilla

12

¿Será que todas esas notas es ella? Me lo estaba advirtiendo desde el principio y no hice caso. ¿Por qué ella? No es la niña inocente que yo creía. (Las apariencias engañan). Sigo divagando en las calles silenciosas.

Ya quiero ir a mi hogar. Si no hubiera sido por aquel viaje, no estuviera perdida en este lugar desconocido, cada día he dicho lo mismo, si alguien estuviera conmigo, ya estuviera cansado de oír lo mismo.

Me acuesto en medio de la carretera, para ver las estrellas, tal vez me arrolle un carro y acabe con mi vida. Veo un chico con sweater, difícilmente se deja ver su rostro, voy hacia el.

Hola, ¿Qué haces por aquí? Estoy desde varias semanas perdida, no he encontrado la salida.

Chico: Si entras, mueres aquí, nunca hallaras la salida. Hace 5 años, llegue. Un viaje de negocios, el avión se estrello, fui el único sobreviviente, no se por que. Me he tenido que adaptar con la poca comida que hay, pero he conocido muchas partes interesantes. Este lugar le suelen llamar “El bosque perdido” es poco conocido, pero algunos vienen por curiosear, no creen que no tiene una salida, al final lo creen. Otros mueren con esperanza de salir. No se sabe con exactitud lo que paso, tal vez ocurrió una fuerte explosión como Chernóbil. 

Llevo muchos días junto a el, me ha contado los lugares misteriosos y como sobrevive.

Chico: Hay un parque con figuras animadas, pero la verdad no se ve nada amigable y mucho menos de noche. ¿Te gustaría ir?

Siempre me ha gustado el misterio, cosas relacionadas con el terror, así que acepto ir.      Es muy grande, si vengo sola, tal vez me pierda. Aunque ya lo estoy. (Suelto una pequeña risa en mi mente). Seguimos caminando, parece un parque de niños, siento las miradas de las muñecas y de las figuras. Tengo miedo. Toboganes altos, aguas verdes, animales en descomposición, olor predominante, muchas cosas se perciben.

Después de un buen rato viendo cosas aterradoras, y se asomas el amanecer. ¡Vaya que si fue un largo trayecto! Las piernas me duelen, no puedo más.

Chico: Aquí me estoy quedando, te invito a pasar.                                                 

Apenas lo conozco, no se su nombre. ¿Sera que me tomo la molestia de preguntarle?

Su “casa” no es tan cómoda, pero al menos puedo adaptarme. Me ofrece un jugo de naranja, no huele tan bien, pero igual lo recibo. Hay un sofá viejo y sucio, admito que me da cosa sentarme, así que me siento en el piso. Me atrevo a preguntarle cual es su nombre.

Chico: ¡oh! Cierto, se me olvido presentarme, me llamo Arthie, ¿tu como te llamas?

Su acento es peculiar, jamás lo he escuchado. Le pregunto de donde proviene.

Arthie: Soy de Hawái-Honolulu, extraño estar en mi hogar tan acogedor y mis responsabilidades. Es una isla muy hermosa, muchos turista la visitan a diario.

Eso si me sorprendió, es pura coincidencia, ese chico es de ahí, la isla donde iba a viajar.

Después de largas platicas, vamos por algo de comer, tal vez encontremos o no, encontramos un árbol repleto de frutas, así que el se dispuso a bajar varias de ellas.

Mientras me concentraba en comer la deliciosa manzana, me puse a pensar, no me parece nada sospechoso, aunque de todas maneras tengo que estar pendiente, no suelo confiar tan fácil en las personas.

De pronto mirando al cielo, veo un avión, empezamos a gritar como unos dementes, si, eso es raro viniendo de mí. Por más que gritamos, fue en vano, no, nos escucharon. No se si reír o llorar, muchos sentimientos me evaden nuevamente.

Otras personas deben estar acostados en su cama, disfrutando de una película, o otras cosas que comúnmente suele hacer.

Arthie me ofreció vivir en su casa, lo pienso por un momento, no me siento del todo cómoda conviviendo con alguien, en estos casos me veré obligada hacerlo. Algunas personas suelen pensar que vivir con un hombre, le va hacer algunos actos ilegales, esos pensamientos no me parecen justos, cada uno tiene su esencia de personalidad. Entre otras cosas. No me doy cuenta que el esta esperando una respuesta mía, eso me causa un poco de risa, me decido aceptar, tal vez sea un buen compañero.

No tiene lo necesario para sobrevivir, pues digamos en el sitio donde estamos, no hay nada de habitantes, por lo tanto no hay vendedores, producción, entre otras cosas para poder sustentarse. El me muestra cada lugar, no es tan grande, pero no me puedo quejar. En el closet tiene bastante ropa ¿De donde la habrá conseguido? Mi mente empieza a divagar las maneras que la obtuvo. ¿Sera de los muertos? Es la única manera de poder obtenerla, por que en las tiendas no hay. En la nevera y despensa también hay una buena cantidad de comida. Seria imprudente preguntarle todas mis dudas.



Taylor evans

#755 en Thriller
#402 en Misterio
#303 en Suspenso

En el texto hay: pesadilla perdida ciudad

Editado: 01.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar