Una ladrona con clase

Capitulo 2

- ¿Y como te fue en el avión? - pregunto Jack

- Mal - suspiré - En el primer vuelo me tocó al lado de una señora que estaba que se moría de los nervios, y en el otro vuelo me tocó con una mocosa grosera

- ¿Y no te mareaste ni nada por el estilo? - volvió a preguntar

- No, para nada - respondí - a pesar de que era mi primer viaje en avión no me sentí mal

- ¿A donde vamos? - le pregunté

- Vamos a ir a el hotel en donde te quedarás y luego te voy a dar una clase de tour por la ciudad - respondió

En el trayecto a el hotel me fijé bastante en el tipo de casas y edificios que veía, todo en esta ciudad era diferente, las casas tienen un aspecto muy moderno y en los parques pude apreciar a niños jugando y corriendo por todos lados, los edificios tienen un aspecto bonito, sus ventanales se ven limpios y en buen estado además de que sus diseños son muy elegantes, y ni hablar de las calles, estás están limpias y sin basura y las carreteras no tienen ni un solo hoyo en el suelo.

Cuando llegamos al hotel pude ver que era muy elegante, así que me atreví a preguntar de cuántas estrellas era.

- Disculpa Jack, pero ¿este hotel de cuántas estrellas es? - le pregunté un poco apenada ya que honestamente pareciera que nunca hubiera visto un hotel, y no lo niego... Es verdad

- Este hotel es de 4 estrellas, no es ni el más lujoso que digamos pero si tiene todas las comodidades que necesitas

Entramos a el hotel y me quedé mirando la decoración de este, a el frente de la recepción había un pequeña fuente con luces led, y a el lado de esta se encontraban unas mesas de mármol con unas sillas de color café que se veían bastante cómodas y le daba un toque hogareño a el lugar.

Me acerque a Jack para ver que estaba hablando con la recepcionista.

- Estás son las llaves de la habitación 201, está en el segundo piso, justo al lado de el ascensor - dijo la joven mientras le entregaba dos copias de llaves a Jack

- Está bien muchas gracias - respondió recibiendo las llaves

- ¿Esas son las llaves de mi habitación cierto? - pregunté con curiosidad

- Si, acompáñame, te ayudaré a que te instales - dijo agarrando mis maletas como si no pesaran nada

- Está bien - respondí siguiéndolo

Cuando entramos a la habitación quedé sorprendida, nunca habia tenido la oportunidad de tener un cuarto tan hermoso como este, era bastante amplio, tenia una cama para dos personas, una mesa de noche no muy grande pero lo suficiente para tener una lampara y poder poner algunas cosas encima, además de eso esta habitación contaba con un televisor grande y justo a el lado tenia un escritorio con una lampara y una silla, en el fondo tenia un armario con una puerta de cristal que hacia verlo bastante lujoso.... En pocas palabras me encanta esta habitación.

- Wow esta habitación es muy grande para mi ¿no crees? - le pregunte a Jack

- Creo que para una joven como tu esta perfecta - respondió sentándose en el filo de la cama

- ¿A que te refieres? - pregunte indignada

- Me refiero a que veo que eres una chica que le gusta verse bien y además dime, a quien no le gustaría tener esta cama con este televisor - hizo una pausa - Todo esto es para ti, ¿no estas feliz?

- Obviamente estoy feliz pero pensé que lo decías por otra cosa - dije sentándome a su lado

- ¿Otra cosa? ¿Qué quieres decir? - Pregunto mientras me miraba fijamente

- No nada, mejor ayúdame - respondí con una sonrisa nerviosa

Jack me ayudo a arreglar mi ropa en el armario y algunas otras pertenencias las pusimos en una esquina de el escritorio.

Cuando terminamos de arreglar todo quedamos hambrientos asi que decidimos salir a comer a un restaurante que estaba a dos cuadras.

- Y en el dichosos restaurante ese ¿que comida venden?

- Lo que tú quieras, puede ser pollo con salsa de champiñones o cualquier cosa - dijo sonriente

- ¿Osea que es pura comida de gente rica? - pregunté con una ceja alzada

- ¿Gente rica? - pregunto con el celo fruncido

- Si, personas que tienen mucho....

- Se que significa - suspiro - Pero mira, yo no soy rico y me gusta comer aquí

- Ajá si claro, mejor entremos

Cuando entramos a el establecimiento pude notar como todos posaban su mirada en mi, algunos con sorpresa, otros con desagrado y uno que otro con lujuria

- ¿Y si mejor vamos a otro lugar? - le susurré a Jack

-¿ Por qué? - respondió haciendo un puchero

- Aggh, nos quedaremos si quitas esa cara - dije fastidiada

- okey okey pero no te enojes - dijo pasando la mirada por todo el restaurante - mira ahí hay una mesa libre, ve y espérame ahí mientras voy al baño

Hice lo que Jack me pidió pero justo cuando estaba por llegar a la mesa una joven rubia de unos 17 años se sentó

- Oye que te pasa esa es mi mesa - le dije con enojo

- Hay algún cartel que diga tu nombre - señaló la mesa - No ¿cierto?

- Quítate de ahí o te quito yo - le respondí en el mismo tono

- Ay no que miedo, mira como tiemblo - agitó sus manos imitando temblar

No me aguante más y le agarre el cabello parandola de la silla en la que estaba, me la llevé en la misma posición hasta la entrada de el restaurante, abrí la puerta y la tire en el piso.

- Llamaré a la policía - dijo roja de el enojo

- Ay no mira como tiemblo - imite su voz e hice el mismo movimiento de manos que ella me hizo hace un rato

Cuando entre el portero del restaurante me miraba de una forma que si las miradas asesinas matarán ya estaría tres metros bajo tierra.

Busque a Jack con la mirada y cuando lo vi le hice señas para que viniera

- Vámonos por favor, la próxima vez que salgamos tu elijes todo hasta si quieres que voy a comer yo - dije con una mirada suplicante

- Está bien - suspiro - vamos a el hotel y pedimos algo ¿te parece?

- Si claro - respondí emocionada

El camino a el hotel fue bastante cómodo hablamos de cosas tribales como cuál era su comida favorita o en donde vivía.



Camiwolf

#17715 en Novela romántica

En el texto hay: cliche, ladrona, colegio

Editado: 04.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar