Virgen Embarazada

Capitulo 6 (EDITADO)

Capitulo 6 (EDITADO)


Miley


Estaba encerrada en mi habitación luego de que me dieran de alta en el hospital, no he hablado con Liam desde que sugirió o más bien exigió que fuera a dormir a su habitación.


Estupido invesil manipulable.


Unos toques en la puerta me hacen desviar mi atención hacia ella. Un poco asustada por pensar que podría ser Liam otra vez con su absurda proposicion, musito con voz temblorosa un debil:


—Pase.


Suspiro con algo de alivio al ver que entra un chico de servicio con una bandeja de comida.


─Señorita, ¿Esta usted bien?


Asenti sin saber muy bien que responder.


─¿Quiere que llame a Liam?─ Cuestiono acercandose aun con la bandeja entre sus manos.


─NO!─ Grite sin poder evitarlo. A quien menos queria ver en este momento era a ese imbecil.


El chico se espanto un poco, pero aun asi mantuvo la bandeja entre sus manos mientras pedia disculpas  y posteriormente la dejo en su lugar.


—¿Quieres quedarte a comer conmigo?— cuestione haciendo que volteara mirarme.
 Y gracias al cielo que lo hice, pues ahora sus lindos ojos negros me observan de manera exagerada ante mi pregunta.


—No creo que sea correcto, señorita...— dijo mirándome entre asustado y sorprendido.


—Miley, mi nombre es Miley, ¿Cuál es el tuyo?— pregunté con una sonrisa.


—Soy Sebastián.— se limitó a responderme mientras se dirigía nueva vez a la puerta.


—Espera, ¿sabes dónde esta la cocina?— cuestione al ver lo que me habían traído para almorzar con una mueca.


—Si, trabajo allá, ¿Por qué?— dijo algo más relajado mientras me miraba curioso.


—Es que soy alérgica a los camarones.— dije recordando la vez en la que los ingerí en una cena con Nana y pase dos días en el hospital.


Dos horribles dias.


—Ohh, lo siento, no lo sabía, iré ahora mismo a prepararte algo más.— dijo nervioso para luego salir a paso rápido.


Rodé los ojos al darme cuenta de que trataba de evitarme y lo seguí, cuando ibamos a descender por las escaleras tuve que frenar, no quiero otro susto y menos si no hay alguien dispuesto a ayudarme.


—Sebastián, ayudame.— dije, el giro sobre sus talones y me observó confundido por lo que agregué: 


—Ayudame a bajar las escaleras.— Murmuré, el se limitó a subir y sostenerme del brazo, sentía una sensación extraña a su lado, pero evite intentar ponerle un nombre. 


Una vez llegamos a la cocina me senté en la isla a observar a Sebastián cocinar un exquisito pollo frito con papas. Unas crujientes y deliciosas papas fritas.


 Hablamos de todo y nada, es una persona con una personalidad increíble y repito que cocina delicioso. Hasta logre convencerlo de comer conmigo. Pude reír a carcajadas con sus ocurrencias y hablar como si lo conociera hace años. El momento era perfecto, pero todo tiene un final ¿No?


Ver la cara seria de Liam cuándo entró a la cocina seguida de una muchacha de servicio con una sonrisa extraña fue suficiente para saber qué quizás estaba en problemas.


—Vamos a nuestra habitación Miley, y aprende a no mezclarte con este tipo de personas.— murmuró Liam mirando fijamente a Sebastián.


—¿Cómo dices que dijiste?─Cuestione comenzando a enojarme.


─Puedo mezclarme con quien me parezca.— Aclare sin darle oportunidad de hablar.


—No con la servidumbre.— dijo serio, ¿Y a este que le pasa?


—¿Y por qué no?— chille molesta.


—Porque tu clase social y la suya no son iguales, son sólo servidumbre.— dijo como si fuera obvio.


—Y tu eres sólo un idiota y aún así estoy hablando contigo. ¿No?— cuestione con una sonrisa irónica.


El por su parte se acercó a mi tan rápido que logro asustarme, me tomó de la cintura y me pegó a su cuerpo. El aroma que desprendía su perfume era deliciosa, pero nisiquiera eso le quita lo idiota.


—Pero soy el idiota del que acabarás embarazada.— murmuró para cargarme sobre su hombro y llevarme a la habitación mientras yo tragaba saliva.


Estoy en problemas...

En unos jodidos y caprichosos problemas.
 



Evaluna

#1432 en Novela romántica

En el texto hay: embarazo enredos amor

Editado: 17.04.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar