Virgen Embarazada

Capitulo 10 (EDITADO)

 

Capitulo 10 (EDITADO)

 

Liam 


Observó furioso a la castaña frente a mí, no puedo creer todo lo que hizo por personas que apenas conoce.


—Entonces... ¿estas diciendo que fingiste desmayarte para llamar mi atención?— cuestione incrédulo.


—Fue lo único que se me ocurrió para que me prestaras atención.— dijo Miley encogiendose los hombros.


─¿Donde aprendiste a hacer tal cosa?─ Cuestione un poco mas tranquilo, aunque aun algo descolocado debo admitir.


─Soy actriz Liam, eso no debes olvidarlo nunca.─ Murmuro aparentemente despreocupada.


Tome asiento en uno de los muebles de la habitacion y deje caer la cabeza entre mis manos. Permaneci en esa posicion por unos momentos mientras me decidia entre hacer aquello que rondaba mis pensamientos o seguir mi lado sensato y dejar las cosas tal cual estaban.


Sobra decir que nunca le he puesto mucha atencion a la ultima opcion. Asi que opte por la primera.


─Liam, fue solo una broma. No te pongas asi...


El tono algo culpable de Miley casi me hace retroceder...casi.


Pero tenia que devolverle la moneda.


─Me asustaste mucho.


─Liam, mirame.─ Demando esta vez poniendose a mi altura y quitandome las manos del rostro.─Estoy bien, fue solo una broma. No lo volvere a hacer, ¿bien?


No me mires asi, no quiero arrepentirme antes de llegar a hacer algo.


─Dame un vaso de agua.─ Pedi tomando un gran respiro.


─¿Estas bien?


─Si...es solo...─Murmure algo entrecortado pasando mis manos por el cabello y luego reposandolas en mi cara para darle mas dramatismo al asunto.


Por un carajo, alguien que me lanze un grammy.


─Liam mirame, ¿que tienes?─ Cuestiono esta vez algo alarmada mientras tomaba mi rostro entre sus manos.


Justo en ese momento estuve apunto de terminar la broma y decirle que era todo mentira. Pero el tacto de sus manos me detuvo, nadie me habia tocado con tanta suavidad nunca. Y... se sintio bien, jodidamente bien. Por lo que en vez de terminar la broma, me recargue mas en su tacto y me dedique a disfrutar de esa pequeña caricia.


─¿Liam?


─Aun si te digo que es una broma, ¿seguiras mimandome asi?─ Cuestione abriendo los ojos.


─No seas hijueputa.─ Respondio alejandose intentando no reirse. 


─Aprendi de la mejor.─ Objete con una sonrisa que me fue correspondida casi de inmediato.


Su sonrisa destilaba dulzura, asi que me fue imposible apartar la mirada de ella por lo que me parecio una eternidad hasta que recorde algo que me trajo a la realidad de golpe.


—Por cierto, tenemos que hablar.— dije serio al recordar el porque me dirigía a la habitación hace unos minutos.


—Si es por el altercado de hace unos momentos, déjame decirte que ella me provocó y no conforme con eso me golpeó primero, los chicos sólo internaron defenderme.— dijo con una mueca de disgusto.


—De hecho, era algo más, pero ahora que lo mencionas, ¿Con que te provocó?— cuestione sin dejar de mirar su rostro.


Cuando terminó de relatarme lo que pasó no pude evitar soltar una carcajada, esto no puede ser cierto, ¿O si?


—¿Estabas celosa?— cuestione divertido.


—No.— dijo sonrojada.


—No te creo.— murmure al ver que desviaba la mirada.


—No me importa.— dijo mirándome algo molesta.


Miley


Idiota. ¿Cómo se atreve a burlarse de mi? Yo no estoy celosa, no tengo razón para estarlo, ¿Verdad?


—Cierto, tengo que decirte algo que quizás no te va a gustar, pero necesito que me escuches, ¿Si?— me limité a asentir.


—Tienes que casarte conmigo en un mes y me dieron dos meses para dejarte embarazada, en unos días se anunciará nuestro compromiso.— soltó así no más, como si estuviera hablando del clima o algo así.


—No voy a casarme contigo.─ Afirme mirandolo casi con horror.


—No es una opción. ─ Dijo sin observarme a los ojos.


—¿Por qué me haces esto?─ Cuestione sin saber que mas hacer.


—No mal interpretes la situación, esto no tiene nada que ver conmigo o con mi familia.─ Aseguro para luego agregar: ─Antes de todo esto nisiquiera sabia de tu existencia y soy el menos interesado en perder su solteria.


—¿Entonces?— cuestione con un enorme nudo en la garganta.


—No se quien está detrás de todo esto, pero es alguien realmente poderoso, lo suficiente para poner a los múltiples negocios de papá en riesgo y a nosotros en quiebra.─ Murmuro y luego de unos segundos de silencio agrego: —No se quién sea, pero debo odiarte demasiado para empeñarse en hacerte sufrir tanto. Así que, ¿Tienes alguna idea de quien es?


—Nunca he sido problemática y no tengo enemigos, no entiendo porque alguien quiere hacerme daño.─ Me escuche murmurar mientras cerraba los ojos or unos segundos.


—Tranquila, nadie va a dañarte.─Aseguro dejando una mano sobre mi hombro y con ello haciendo que abriese los ojos.


—¿Por el meñique?─ Cuestione con cierto aire infantil que no dejaria por un buen rato.


—Por el meñique.─ Respondio con algo de diversion, pero aun asi entrelazo su dedo con el mio.

 

Ese absurdo trato pareció dar inicio a una tregua entre nosotros, logramos mantener varias conversaciones sin salir molestos, hasta que llegó un tema que seguía siendo algo perturbador para mí: el embarazo.


—Miley, tienes que comenzar a organizar la boda, aparte ya deberíamos ir fabricando al bebé.



Evaluna

#1366 en Novela romántica

En el texto hay: embarazo enredos amor

Editado: 17.04.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar