Viviendo con 7 Idiotas

4.Conociendo a los idiotas.

—¿Cual es nuestra habitación? —Dije acostándome en el piso. Tenia demasiado calor.

—¿Que haces? —Habló un morocho acercandose a mi mientras reía.

—¿No es obvio? Tengo calor dah.—

—Ash, ellos son mis mejores amigos.—Me levante del piso y me acerque a ellos.

—Soy Drake Holt. Un gusto linda.—Dijo mirando a Sam, ella se sonrojo.

—Soy Luke Harrison estoy disponible todas las noches chicas.—Mi hermano le pego un codazo.

—Soy Thomas Lange.—Nos guiño un ojo.

—Y yo soy Matthew Baldwin.—

—¿No habían dos chicos mas? —Pregunte sabiendo que eran 6 chicos y no 4, sin contar a mi hermano.

—Seguramente ya vienen.—Respondió Tyler, yo solo asentí.

—¿Me dirás cuál es mi habitación? —Pregunte por segunda vez.

—¿Estamos de mal humor? —Dijo divertido mi hermano.

—¿Tú qué crees? —Respondí con otra pregunta.

Lo ignore, si no me iban a decir cuál era mi habitación, la buscaría yo misma.

Observe la casa por unos segundos, era bastante linda.

Me giré para ir a buscar a Sam, pero ya la vi demasiado coqueta con el tal Drake, definitivamente, perdimos a Samantha.

Me dispuse a subir las escaleras mientras observaba todo, la música seguía fuerte y todo desordenado, me parece que tendré que acostumbrarme.

Vi ocho habitaciones, no pensaba compartir habitación con Sam, ya que me dejó abandonada.

Entre a una habitación desocupada, era bastante espaciosa, un escritorio, un baño, un gran armario, televisión y un gran ventanal, era genial.

Y lo mejor de lo mejor... Una cama de dos plazas.

Sonreí en mi interior y empecé a dejar todas las cosas en su lugar.

(...)

Luego de ubicar cada cosa me decidí a bajar.

Estaban todos los idiotas sentados en la mesa.

Pase de largo en busca de comida

—¿Y Sam? —Pregunte.

Todos se miraron entre sí, para luego mirar a Thomas.

—Ella está secuestrada.—Suspiro y luego río.—Saco de sus maletas una bolsa de caramelo, no nos la quiso compartir y...—No pudo terminar de responder ya que yo termine la frase.

—La ataron y se comieron sus caramelos.—Dije de lo más normal, yo siempre le hacía eso a Sam.

—¿Cómo lo sabes? —

—Siempre le hacía eso a Sam.—Me encogí de hombros y entre a la lavandería y allí se encontraba Sam, estaba en un tacho de ropa sucia con una media en la boca.

Era obvio que ella estaba allí, ya que cuando baje escuchaba ruidos provenientes de aquí.

Intenté desatarla pero la puerta se cerró, fruncí mi ceño y luego me di cuenta que me habían encerrado, no les convenía hacerme una broma, es lo peor que me pueden hacer, por qué las venganzas de Ashley Cooper te harán desear nunca haberme molestado.
Desate a Sam, ella solo soltó un par de insultos y me miro, las dos empezamos a reír, ellos se lo buscaron.

Y los muy idiotas dejaron la ventana abierta.

—Demasiados estúpidos.—Dijo Sam, yo asentí y salimos por la ventana.

Tocamos la puerta y cuando Luke nos vio abrió los ojos y empezó a gritar.

—¡Están acá! ¡Nos matarán! —Grito Luke, Tyler se acercó y nos vio.

—Corran ya, mi hermana nos matará.—Grito Tyler.

Mire como todos se dividían en distintas partes de la casa.

Abrí la puerta y mire a Sam.

—Ashley, no me defraudes, encuéntralos y vengate.—Dijo ella con cara de psicopata.

—Yo por arriba y tú por abajo.—

Ambas nos dividimos, empecé a subir las escaleras.



Chicalectora2016

#18495 en Otros
#2682 en Humor

En el texto hay: humor, romance juvenil, amor

Editado: 12.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar