Y Cruzo la Lìnea.

capitulo VI

Capítulo   VI

 

Por  una  ventana  se  asoma  la  lucidez  de   paula, aquella  señora   de  mente  cansada,  de  ojos  ahondados por  no dormir  durante  días,  mirada  fija y  perdida.

 

Los  doctores  le  hablan  y  Paula  no hace  contacto  visual  con nadie, no reacciona   solo  está   sumergida  en sus pensamientos  cual  bañera  llena  de  agua  con espuma, tratando  de  tocarlos  pero  se  deshacen   en   el  aire.

 

Aquellos   pensamientos  que  hacen  conexión  con su  niñez  en  el   campo  con  su abuela,  trillando   arroz  y  limpiando  los  largos  caminos  de  tierra.  Momentos  de   juego  con   sus  hermanos  en casa  de  su  madre ,  hasta  que  llegaba  su  padre  y  la  golpeaba, allí  sus  pensamientos  se  hacen  como  espuma  transparentes  y  explotan  en el  aire.

 

Comienza  a  caer  lágrimas   de  los  ojos   de   paula  , inicia  el  llanto  espontaneo  y  fuerte,  se  reflejan  los  gritos  fuertes.  Los  gritos  que  estremecen  el  centro  de  atención,  donde  todas las pacientes  que  residen  allí  se  despiertan  y también  comienzan  a  gritar.

 

Se  hace  necesario  realizar  contención  mecánica  al  señora paula, ya  que   nuevamente  destroza  con  fuerza  descomunal  todo  los  espacios  del  lugar.

 

La  situación se  vuelve  incontrolable,  los especialistas que laboran en el  lugar  no encuentran  explicación  a  tal  conducta  que no  se  calma  con  medicamentos, realizan  reuniones  constantes  para  tratar  el  caso  clínico y  llegan  a  un  punto  en común:

 

“Hay  que trasladar  a  la  señora  paula  a un  centro de  máxima  seguridad”.

 

Aun  no  reúne  los elementos  suficientes  para  llegar  a  esa  conclusión  y  proceder,  se   debe  evaluar   y  seguir   tratando   con  más  énfasis   en  las  atenciones  individuales   para   explorar  que  hay  en   esa  mente  trastornada.

 

En  la  mente   de  Paula, habían  voces  que  le  indicaban que hacer  ,  le  daban   ordenes  , controlaban  sus  esfínteres,  dirigían sus movimientos. Representaba una lucha  de  poder  en  aquel  bosque  nublado  por  arboles  y  ramas  entrelazadas, caminos que llevaban a otros  caminos.

 

Paula  solo quería  salir  de ese bosque  encumbrado y cruzar  la  línea  de nuevo a la cordura  a  la   esencia  de una sola  voz, de una sola dirección,  de  una  sola  imagen, de  una sola orden.

 

Cada  grito  de  paula  representaba  el  desespero  por  querer  salir  de  aquel   agujero,   de  aquel   camino   que   la   llevaba  a otro  sin   encontrar   salida;  ella  imploraba  retroceder  a   la   línea  que un día  no debió  cruzar.



R. Alva

Editado: 20.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar