Yo te esperaba [saga Griegos#6]

Capitulo 6

Tabhita.

Suspiré y pasé un mechón de cabello detrás de mi oreja, cuando escuché pasos, sentí que la tensión me embargaba, levanté la mirada y Tomasso me observaba desde su altura.

— sientate Tomasso —trate de sonar tranquila y a mi parecer lo había logrado.

— dime Tabhita — lo observé por un instante ... Tomasso era un hombre imponente, nada comparado al chico que conocí.

— te pedí que vinieras por que aceptó casarme contigo —espere una reacción de su parte pero él sólo asintió.

— creo es lo mejor para nuestro hijo Tabhita, ambos hemos sido egoístas.

Bajé la mirada por que la culpable era yo.

— quiero lo mejor para Xander, creo que ya no tenemos que portarnos como niños — se pusó de pie y caminó hacia la ventana que daba al pequeño jardín de Lissy — tengo un gran enemigo Tabhita, se que estas llegando a casa de tu padre pero te pido que pienses lo que te voy a pedir.

Me tense al escucharlo. Él se giró y apoyo su cadera  a la ventana.

— ¿existe la posibilidad que te mudes a mi casa antes de la boda?

Frunci el ceño pero el levantó su mano antes de que yo respondiera.

— hasta el día que supe que Xander era mi hijo, ustedes no estaban en peligro pero ahora lo están... yo no quiero que Thanos y Lissy lo estén tampoco. Te llevó a mi casa y así te protego como es mi deber y tu padre no correrá peligro.

Lo miré lívida...

— ¿pueden hacerle daño a papá sólo por estar aquí?

El avanzó hacia mi y se agachó un poco hasta quedar a la altura de mi rostro.

— por vengarse de mi... puede hacerlo.

Tomasso extendió su mano y la puso en mi mejilla izquierda.

— perdona que te presione tanto pero considero que es importante el que te mudes a casa. Prometo que agilizare la boda.

Me quedé como boba observándolo... ocho largos años pero mi corazón saltaba como el primer día que lo conocí.

— ¿Tabhita? — me sentí avergonzada por mi reacción.

— ¿cómo será nuestro matrimonio? — Tomasso me soltó pero siguió en la misma posición.

— han pasado tantas cosas entre nosotros, considero que debemos comenzar a conocernos nuevamente, es difícil para ambos pero debemos tratar de confiar entre nosotros por el bien de Xander.

— ¿estás seguro que al marcharme contigo, papá, Lissy y Kaleb estarán bien?

Él desvió la mirada.

— hay un espía en mi gente, ya él... — suspiró — Nicolae... es mi tío pero es la antitsis de papá... es cruel, asesino y no le importa quien caiga con lograr su objetivo. Yo mantendré vigilada a tu familia.

Cerré los ojos.

— traje pocas cosas, dame unos momentos para empacar.

Cuando abrí los ojos Tomasso tenía una mirada... ¿tierna? Creo fue imaginación mía por que su mirada era fría como siempre.

Se sentó y cruzó la pierna, sacó su móvil y se concentró en él... dolía saber que las veces que me dijo que me amaba... no eran palabras sinceras. Pensé que lo conocía pero el Tomasso que estaba ante mi era in hombre diferente. En su mirada había fiereza, ya no tenía una expresión tierna, de hecho él hombre con quien me casaría era un total desconocido... Frunci el ceño cuando me estaba poniendo de pie, tenía que estar segura de lo que preguntaría.

— ¿y Cleo?—él levantó la mirada y me estudio por un momento.

—  supongo que en su casa —siguió en su móvil.

— ¿son pareja? ¿ex esposos? ¿que relación hay entre ustedes?

Tomasso con una cara de total aburrimiento me miró.

— no soy mujeriego Tabhita, serás mi esposa aunque de nombre pero te daré el respeto que mereces de esposa... esperó lo mismo de tu parte.

No respondí al notar que volvió a centrarse en su móvil... antes de terminar nuestra relación le hubiera creído con los ojos cerrados... pero el me juro amor eterno... y luego me desechó, sentía celos al pensar que él quizás la seguía amando con locura como lo hizo... aun tenían contacto.

Cada paso que daba a mi habitación lo sentía de plomo. Temía por papá, Lissy y Kaleb.

Miré alrededor y me embargaron los recuerdos de cuando me preparaba para salir con Tomasso, las horas que miré el techo recordando cada palabra, cada sonrisa, sus besos.

Sacudi la cabeza, tenía que dejar de soñar.

Tomasso

Apreté los dientes al leer el mensaje que me había enviado mano cortada... la esposa de uno de nuestros hombres había desaparecido.

Por más que intentará dedicarme sólo a los negocios de la joyería me era totalmente imposible. Trate de no mostrar mi preocupación enfrente de Tabhita.

Pero si era mas que seguro que Nicolae trataba de enviar un mensaje... Las mujeres Tziolis corrían peligro.



Katy Silva

#351 en Novela romántica
#25 en Thriller
#11 en Misterio

En el texto hay: griegos, amor apasionado, saga griegos

Editado: 18.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar