Yo te esperaba [saga Griegos#6]

Capitulo 23

Especial Anker.

— Igor — él se sentó frente a mi y se recostó en el respaldo de la silla.

— como le comenté jefe, la llamada fue hecha de la isla de Flore.

— ¿Flore? — Igor asintió — de donde es Tabhita — Igor no parpadeó — ¿hay algo más?

— he enviado hombres a la isla de Flore a hacer un reconocimiento de donde vino la señal.

— ¿recuerdas el monasterio? — Igor asintió — ahí Aquiles tenía a Lissy — me puse de pie y caminé por la biblioteca — quiero hombres que vayan al monasterio.

— estaba clausurado, la policía ha tomado el control del monasterio, pero la señal venía de Flore.

— no importa quiero hombres también en el monasterio, vigilarlo y cuando se pueda entrar.

— está bien jefe — se levantó y salió de la biblioteca.

— amor —Desa hizo acto de presencia, puse los ojos en blanco por que sabía que había estado escuchando — ¿nadie de la gente de Tomasso sabe las investigaciones que estas haciendo? — negué.

— ni siquiera tú padre lo sabe.

— me parece bien, entre menos personas manejemos el asunto podremos atraparlos.

— ¿manejemos? — ella asintió —te quiero fuera de este asunto — ella pusó sus manos en jarra.

— ¡es mi sobrino!

—  lo sé y lo estoy protegiendo, me conoces y sabes que no dejaré que le hagan daño, por favor piensa en nuestro hijo, es más deberías pensar que parejas debes unir para está temporada.

—¿crees que no pienso en mi hijo? Lo hago, pienso en Ava, en Kaleb es la nueva generación que nos precede y debemos protegerlos.

— ¡es lo que estoy haciendo! ¿no lo entiendes? Aquí hay algo más que una venganza por que le marco la cara Tomasso, este es un pleito de poder.

— ¿crees que no sé que es por el poder? Nicolae piensa que apartando a Tomasso la familia Tziolis se acaba pero no sabe que seria el comienzo del fin.

— no estoy de acuerdo, tú eres mi luz, no permitiré que te vuelvas una jefa de mafia — Desa se acercó y pasó sus brazos por mi cuello.

— te amo, sólo peleó por mi familia, no permitiré que les hagan daño como a mi gemela. Papá es feliz con la vida que lleva con mamá y Ava, no debe mezclarse en este pleito de años. Solo es Tomasso y yo.

— y yo — la besé y luego sujeté su barbilla — no permitiré que te hagan daño a ti o tu familia, Desa creo que cuando esto termine aceptaré la invitación de Mika, estaremos unos días en Medrea, siendo una pareja normal, viendo a los niños jugar.

— también lo deseo, ver a Effie, Inés, Pythia pero para que eso pase mi familia debe estar a salvo.

La abracé y besé su cabeza.

— te prometo que lo estarán.

Días después

— ¡jefe! — me senté en la cama y fruncí el ceño al escuchar a Igor detrás de la puerta.

Miré el reloj de la mesita de noche eran las 3 de la mañana, Desa ya se estaba colocando la bata y se dirigió a abrir la puerta.

— ¿qué pasa? Entra — Igor entró a la habitación mientras yo salía de la cama, lo miré y me di cuenta que llevaba rasguños en la cara.

— jefe, encontramos algo.

— dime.

— sacamos una mujer, ya de edad, está inconciente debido a la deshidratacion.

— ¿de dónde?

Igor suspiró.

— una casita en la isla de Flore... donde creció Tabhita.

— ¿es la madre de Tabhita? — Desa miraba a Igor.

El negó.

— no — se pasó la mano por el rostro — matamos a los hombres que la tenían en cautiverio.

— lo lamentó, no debiste ir tú Igor.

— no sé preocupe, lo merecían.

— ¿dónde la tienen? — Desa miró a Igor.

— donde el médico de la familia Vryzas.

— bien — ella se dirigió al vestidor, la seguí y me di cuenta que estaba vistiéndose.

— ¿dónde vas?

— a averiguar quién es la mujer que llamó a mi hermano.

Suspiré.

— llama a Onesimo, voy a vestirme.

El trayecto hacia la clínica lo hicimos en silencio, mi mirada iba pérdida en las calles, no me imaginaba quien podría ser la mujer y que representaba para Nicolae o para los Tziolis, cuando llegamos, el médico nos hizo pasar a la habitación donde estaba la mujer, nos acercamos a ella y ambos nos miramos.

— ¿la conoces? — Desa negó y la miró más detalladamente — ¿ha despertado?

El doctor negó.

— llegaron a tiempo, está desnutrida y deshidratada, creo querían dejarla morir.

— ¿por qué no un balazo? La estaban haciendo sufrir — mi esposa preguntó con toda la cofianza ya que el médico y la clínica era para mí gente y sus familiares.



Katy Silva

#331 en Novela romántica
#21 en Thriller
#10 en Misterio

En el texto hay: amor apasionado, griegos, saga griegos

Editado: 18.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar