Yurio Wa Maid Desu Ka?

Prólogo

 

 

-Lo sentimos Señor Plisetsky, pero tendremos que rechazar su solicitud de trabajo dado que no cumple con nuestros requisitos. –Habló el mayor de calva creciente, devolviéndole unos papeles al joven que tenía sentado delante—

-Sí, gracias de todas formas. –Levantándose de su asiento y haciendo una reverencia, se retiró de aquella oficina—

El rubio, cabizbajo, caminó a través de aquellos pasillos que parecían no tener fin.

No podía ser posible. Esta era ya la 12da entrevista de trabajo en la que le rechazaban su solicitud de empleo.

Yuri Plisetsky es un joven de 19 años con escasos recursos. Todo se le había complicado desde la trágica muerte de su abuelo, el único familiar que tenía.

El buscar empleo se le estaba haciendo imposible, ya que sólo contaba con la educación media, dado a que no fue a la universidad por la falta de dinero, y sus calificaciones no cualificaban para tener una beca estudiantil, y dudaba que lo aceptaran en una pública debido a las mismas.

Su manutención se le estaba haciendo difícil de sobrellevar. No podía suplir con los gastos básicos y ya estaba empezando a perder peso por la falta de comida. No tenía familiar alguno; tampoco amigos, ya que nunca fue muy sociable. Esto ya le estaba llegando a pesar, y sentía que en cualquier momento se derrumbaría. No podía estar más así, ya hasta sentía lástima por sí mismo.

No sabía a donde iría a terminar.

¿Cuándo acabaría esta terrible situación?

¿Algún día despertaría de esta pesadilla?

Quería salir ya de este pozo en el que estaba.

¿Todo por no tener una adecuada educación?

¿Acaso sólo los que tenían dinero y los estudiosos tenían derecho a tener una mejor vida que él?

¿Es que las persona como él no valían nada?

Estos pensamientos azotaban fuertemente su cabeza. Dejándole la vista un poco borrosa por las lágrimas que amenazaban con salir, las cuales tuvo que frenar, ya que estaba en la calle y debía mantener su imagen fuerte, no podía permitirse el llorar; al menos no en público. Pero es que ya no aguantaba más. La incertidumbre lo estaba carcomiendo por dentro.

Salió de ese gran edifico a paso lento, y comenzó a caminar sin rumbo alguno por las calles. La verdad ya nada le importaba. Se estaba quedando sin dinero, y ya le estaba comenzando a atacar el hambre.

No sabía qué hacer.

Continuó caminando sin rumbo fijo, no conocía el lugar en el que estaba; quizás y había llegado a una parte de la ciudad desconocida para él.

Decidió volver sobre sus pasos, hasta que un llamativo cartel llamó su atención:

"Vitya's Lunch and Maid Coffee"

Qué raro, no conocía ningún café con ese nombre. ¿Maid? Pero que palabra tan extraña, nunca le había escuchado antes decir eso a alguien, pero tampoco es que le interesara saber. Iba a irse cuando otro cartel a un lado de la puerta le llamó sordamente:

"Se buscan empleados para atender las mesas y tomar pedidos. No se necesita experiencia laboral.
Interesados pasen para mayor información.

Atte:

V.N.

El Dueño."

Así que buscan empleados. Mmmm, no perdería nada con intentarlo, además, no pedían experiencia, eso sumaba puntos a su favor.

Con paso apresurado se adentró en las instalaciones del café. Era un lugar muy bien decorado. El ambiente era cálido y refrescante, daba la sensación hogareña y a la vez de estar en el exterior, una buena combinación de los dos. Los colores variaban desde los pasteles más simples hasta los llamativos más intensos. Las cortinas negras daban un toque de elegancia a la estancia. En pocas palabras, era deslumbrante, tanto como los candelabros de la más refinada mansión de Japón.

Buscó con la mirada algo que le indicara donde pedir información. Optó por ir directamente a la cajera, que era atendida por una castaña de rasgos asiáticos.

-Eh... Buenas, vengo por lo del aviso de empleo. –Preguntó algo tímido a la chica de la caja. La castaña le dedicó una sonrisa y se limitó a responderle—

-Sí, espera un momento por allá, en unos momentos te atenderá el dueño. Tienes suerte que esté presente hoy, si no tendrías que lidiar con el gruñón del gerente Yakov. –Le guiñó el ojo al rubio antes de desaparecer por una puerta detrás de la caja—



Yuumi Dani

#4852 en Fanfic
#18612 en Otros
#2695 en Humor

En el texto hay: comedia, yurionice, yuyuu

Editado: 12.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar