Zombies el comienzo

Capítulo 4: los mounstruos.

Estados unidos.

—Que haces pitt—pregunto Caroline

—Solo me estoy sirviendo algo de desayunar—dijo Pitt 

—Ok solo no te excedas en el desayuno ok—

—Y papá cuando biene—

—De eso les iba hablar, puedes decirle a Sora que venga—

—Sora, Sora ven—grito Pitt algo molesto

—Que pasa— dijo sora bajando las escaleras

—Escuchen su padre se va a tener que quedar un tiempo más en mexico—

Sora y Pitt contestaron molestos —Pero porque—

—Escuchen ustedes ya saben que el los quiere, pero es su trabajo—

—Si nos quisiera el estuviera a quiii—grito Sora enojada, igual que Pitt y los dos se fueron

—Hay que voy hacer—Se dijo Caroline

Ya pasó un día desde que mi jefe murió, ahora solo pienso regresar a estados unidos, no se si alla más cosas así como en lo que se convirtio mi jefe, no sé si mi jefe era el único, pero lo que no entiendo es porque pasó eso, yo solo estaba en shock en ese momento, no sabía que hacer, luego llegó la policía, todos los del hotel estaban asustados la policía solo dijo que no se preocuparan, pero no funciono, todos salieron corriendo a la calle agarraron sus cosas y solo se fueron, a mi los policías me hicieron unas preguntas, que si lo conocía, o como pasó eso,

Yo respondí que si lo conocía, que era mi jefe, pero no sabía cómo pasó eso, todo era muy raro, todos los mexicanos estaban aterrorizados, luego yo me fui al hotel donde yo me quedaba, llegue agarre mis cosas y tenía planeado irme, pero era muy noche, así que le marqué a mi esposa, le dije lo que avía pasado, ella se asustó, yo les dije que se encerraran en el cuarto por si acaso allá también pasa algo asi, después paso como una hora y no tardó en salir en las noticias eso, así que me recosté en mi cama, estaba algo asustado no les voy a mentir, me quedé dormido desperté por los ruidos de los elicopteros como a las 3:00 de la mañana, no hize caso y me volví acostar pero pasaron ahora minutos y otra vez me desperté ví mi alarma y eran ya las 3:20 de la mañana me asome a la ventana y algo estaba sucediendo varios habitantes están llendose en sus carros, avía muchos elicopteros y mucho humo por la ciudad se veía desde lejos, así que me asusté agarre mis cosas, pero escuché ruidos afuera de la puerta yo no sabía que hacer y sin pensarlo abrí la puerta, pero avía desas cosas ya saben muchas personas que regresaron de la muerte, me vieron y me di cuenta que venían por mi, así que cerré la puerta no tenía salida, yo estaba muy confundido así que abrí la puerta, pero yo me puse atrás de ella y en cuanto entraron esas cosas yo solo sali corriendo hacia la calle, no sabía si alguien más estaba con vida en el hotel, la calle estaba sola como si no hubiera personas en el mundo, no sabía ni dónde estaba, no avía ninguna persona, al menos no ahi en México, no sabía que hacer, solo camine y camine no avía forma de volver con mi familia así que me empecé a preocupar aún más, a lo lejos veía que una persona se hacercaba a mi, no alcanzaba a ver por el humo que avía pero me di cuenta que era uno de ellos un mounstro porque para mí esas cosas son mounstros así que corrí y me escondi dentro de una tienda de ropa, una vez ahí adentro avía personas muertas en un cerrar de ojos todo México cambio, me refugie hasta que pasará el mounstro era sólo uno lo se pero tenía miedo que algo me hiciera, sali y ya no avía nada, no avía ni una sola persona no sabía si estaban muertas o vivas, mi celular se avía quedado en el departamento, lo avía olvidado allá, luego seguí caminando, pero estaba perdido, jamás avía venido a México no sabía dónde estaba solo veía casas pero no avía personas en ninguna de ellas, no avía señal de ningún mounstro tenía en mi mente encontar un avión ya se dirán que estoy loco pero es la única manera de regresar a estados unidos, pero tenía que ir a algún aeropuerto de México pero no iba a ser muy fácil conseguirlo, camine y camine y luego ví que una horda de mounstros venía así donde yo estaba, yo no.. tenía salida estaba rodeado y en lo único que pensaba era en mi familia, luego solo grite y grite con todas mis fuerzas aver si alguien me escuchaba, pensé que iba a morir, cuando los mounstros me vieron yo solo agarre un pesado de una piedra para defenderme pero no sabía cómo hacerlo y volví a gritar, hasta que alguien escucho mis gritos y alguien venía en una camioneta roja, saco un machete filoso y mato a los mounstros que estaban serca de mi, lo que escuché decir del que me salvó solo fue, sube a la camioneta andando, yo solo subí y le dije.

—Gracias..por ayudarme—

Y le dije, cómo te llamas y el hombre me contestó.

—Alberto..Mi nombre es alberto—

 

 

 

 



Mario hansel

#1306 en Terror
#1934 en Ciencia ficción

En el texto hay: romance, terror, misterio

Editado: 26.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar