1. Drama, Amor y Lágrimas [bilogía Drama] -Editando-

Un sacrificio necesario

Emily

No soy muy partidaria del dicho "ojo por ojo y diente por diente", pero en esta ocasión haría una excepción. Si Jonathan quería ignorarme, yo también se hacerlo. Siendo domingo, apenas iniciando las vacaciones, no quería tener más dolores de cabeza, y la actitud de Jonathan para conmigo me hacía saltar de mis casillas. Quería olvidarlo todo, especialmente el pequeñito detalle que descubrí ayer, con Sara. Era bastante abrumador lo que sentía, me mataba lentamente. Si no fuese por la salida ya planeada a la cabaña, pasaría las vacaciones en casa de mamá, pero no. Y al parecer el destino me odia, el universo quiere ver mi cabeza estallar, las estrellas quieren tragarme viva. Y no exagero, mis problemas estaban empezando.

Después de ignorar a Jonathan en el desayuno, me encerré en el refugio que se había convertido mi habitación, mi paz mental estaba volviendo mientras me encerraba en mi mundo de papel, mis libros favoritos. El zumbido insistente de mi teléfono me saco de mi lectura, detestaba que me interrumpieran, pero de igual forma vi que era. Las chicas estaban enfrascadas en una conversación bastante agitada al parecer, el chat estaba rebosante de mensajes y aún estaban escribiendo. Alcance a ver varios, eran demasiados así que no los leería todos, pero los que vi me alarmaron.

(S) Hey esta m****a que es? ¿Me pueden explicar?  estoy que me mato

(I) 2,8 maldita sea

(M) HP la misma vaina me puso a mí.

(El) Revisen el correo, la profesora mando las notas por ahí también.

A pesar de no leerlos todos, sabía que se trataba de las notas, alguien ya las había subido y no eran muy buenas. Esperaba no fuese mi caso, aunque me dolía por ellas. Vi que Sara adjuntaba un pantallazo desde su teléfono del correo antes mencionado, en el estaban las notas de todos mis compañeros, vi la mía y las de mi grupo y todos teníamos la misma nota, 2.8 y una observación "no entregaron proyecto" en Zoología II. Anexado a eso la profesora había escrito un mensaje:

"Buenas tardes alumnos, adjunto las notas finales del semestre. El grupo que aparece con la observación de no entrego proyecto deben acercarse a la oficina del programa para pedir habilitación si la quieren hacer. Buen día."

"Qué demonios? Esto debe ser un error, yo mande ese proyecto, dos días antes de la entrega. Juro que lo mandé" pensé desesperada, si era verdad perdimos la materia por mi culpa. Encendí mi pc y empecé a buscar frenéticamente en mi correo institucional, la carpeta de enviado el mensaje en el cual había enviado nuestro proyecto. Y ahí estaba, con dos archivos que no sabía de donde habían salido. Eran dos imágenes, memes en realidad. Mi cabeza estaba a punto de explotar, cerré sin apagar el computador y me senté en el frio piso de baldosa. Era malo perder una materia, tendría que repetirla el semestre entrante, pero hacer perder a tus mejores amigos la misma materia por un estúpido error que ni siquiera sabias haber cometido, eso era diez veces peor. Estarían odiándome, lo harían el resto de la carrera y de sus vidas, quizá ni quieran seguir hablándome.

Si eso llegaba a pasar moriría. Primero Jonathan y que ahora mis únicos amigos me ignoren, rompería mi corazón en billones de trozos tan pequeños, que ni siquiera con microscopio se podrían observar. Me temblaban las manos, respiraba superficialmente, no me atrevía a mirar el celular sabiendo lo que había hecho y las consecuencias de ello. Soy una cobarde, que solo sabe echarse a llorar en momentos así. Allí, sentada en el suelo, con las rodillas arriba alcanzando mi pecho, apoyé mi rostro en mis brazos que formaban un circulo alrededor de mis rodillas. Lloraba con amargura, tratando de recordar que fue lo que pasó, como pudo suceder aquello, estaba totalmente segura que había mandado el archivo correcto, pero solo aparecían dos imágenes. Todo nuestro esfuerzo, todos los gastos, todo el tiempo invertido, los trasnochos, todo desperdiciado, directo a la basura, por mi culpa.

Sentía una suave caricia en mi cabello, fue recorriendo mis brazos hasta llegar a mi rostro, lo fue levantando lentamente hasta fijar mis ojos llorosos en él. Jonathan estaba arrodillado en frente de mí, acariciaba mis mejillas para limpiar las lágrimas que aun resbalaban, me miraba preocupado.

—¿Por qué lloras? —susurro— ¿Sucedió algo malo?

—Yo...—dije sollozando—no estoy llorando.

—¿A no? —dijo sonriendo, quitó una lágrima fugitiva con el pulgar muy suavemente— estoy seguro de lo contrario.

Me miró fijamente a los ojos y me abrazó. ¿Nunca les ha pasado que, están tristes y tratan de no llorar, pero llega alguien que se da cuenta que te pasa algo y te abraza para consolarte, y terminas llorando como una Magdalena? Bueno, exactamente eso fue lo que pasó en ese momento. Volví a llorar, sólo que está vez ya no estaba sola, había alguien tratando de darme ánimos.



#3441 en Novela romántica
#1335 en Otros
#401 en Humor

En el texto hay: comedia, drama, primer amor

Editado: 26.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.