¿a dónde se fue cupido?

"No era más que un zorro semajante a cien mil otros"

« Leire »
 

Han pasado dos semanas desde la última vez que salí con Aarón al centro comercial, no sé que es lo que le sucede, en realidad nadie lo sabe; ahora todo el tiempo me está evitando, no habla con nadie y permanece taciturno hasta en las clases y bueno no es que él sea una persona muy sociable o que ande de acá para allá haciendo amigos, pero al menos solía hablar conmigo y contarme "sus cosas" esas de las que no a cualquiera le cuentas porque son muy personales.

Después de aquel 14 me respondió dos o tres WhatsApp y ahora ni siquiera me lee, no me responde las llamadas telefónicas y no sé que más hacer para saber que es lo que sucede, he tenido el impulso de acercarme a él en repetidas ocasiones pero no sé cómo hacerlo, me aterra pensar que he sido yo la culpable de todo lo que está pasando porque en verdad lo aprecio, pero... ¿Que hice mal? 
 

- ¡Ey, despierta!  _Gritó Nathalie a mi costado mientras con su dedo índice picaba mis costillas_

 

   - ¡Me asustaste mensa!  _Respondí entre risas.

 

 ¿Que? ¿Sigues pensando en Aarón?  
 

Nathalie estudiaba en el mismo colegio que Aarón y yo pero íbamos en grupos distintos, sin embargo ella y yo teníamos buena química y de vez en cuando a la hora del receso o al salir del colegio nos deteníamos a charlar un poco, ya sabes "cosas de chicas" y bueno, Nath siempre ha pensado que entre Arii y yo hay más que simple amistad no importa cuántas veces le repita que no es así, prueba de ello era que estaba parada junto a mí preguntándome por qué habíamos terminado:
 

- Estas loca Nath, ya te he dicho que Aarón es mi amigo de años.
 

    - Pues para ser tu amigo te preocupas mucho por él. Además hace varios días que no los veo juntos.
 

- Pues claro que me preocupa, ¿No es eso lo que hacen los amigos? En cuanto a lo otro es verdad, tengo días sin hablar con él y no sé que es lo que le sucede, míralo, algo le sucede.

Ahí estaba él, leyendo uno de sus tantos libros, sentado en el césped y recargado de un árbol en el jardín del colegio, sobre la playera del uniforme llevaba puesta una sudadera negra con estampados en rojo, parecía cansado como si llevara muchos días sin dormir.
 

- Se me ocurre una cosa  _Dijo Nath mientras se sentaba a mi lado._
 

    - Suelta pues, que se te ocurre.
 

- El siguiente fin de semana será la fiesta de cumpleaños de mi novio, por supuesto tú estás invitada y desde este momento tu amigo Aarón también, ambos serán mis invitados, así que asunto arreglado invitarlo será el pretexto para que te acerques a él y vuelvan a ser como antes.
 

La idea de Nathalie era realmente buena, así que ahora solo tendría que buscar la forma de hacerle llegar la invitación y claro, convencerlo de asistir.
 

    - Bien pues ahora que te solucioné tu problema necesito que me ayudes con algo  _Me dijo Nathalie mientras me jalaba de la mano para que me levantará de la banca._
 

- Ya estabas tardando en hacer eso.  _Mascullé con picardía_  ¿Ahora que locura se te metió en la cabeza?
 

   - No sé cuál debo regalarle, ayúdame a elegir   _Me dijo mientras en su teléfono me mostraba algunas fotos de las opciones de regalo que tenía para su novio_.     Dime que le debo regalar, ¿que te parece la sudadera gris? o aquellos Vans rojos... Ese reloj se ve genial ¿No te parece? 
 

Era complicado que yo pudiera decidir, pues hacía más de un año desde que terminé mi última relación, y en realidad puede que suene raro pero con mi ex siempre fui más de regalar momentos que de comprar regalos, así que no estoy segura de cuál sería el regalo perfecto.
 

- Nath, creo que estoy peor que tú, no tengo idea ni siquiera de como es tu novio, sus gustos, su personalidad, nada de nada.
   
    - Aaaaay, solo dime cuál podría ser el regalo más lindo, please...
 

_Nuevamente Aarón llegó a mi mente, así que imaginé que el regalo era para el, no sería difícil elegir.
 

   - Si en verdad quieres que sea lindo e impresionarlo, podrías ir pensando en regalarle la sudadera y los Vans rojos.
 

Estábamos en el asunto del regalo cuando sonó el timbre del colegio, el receso había terminado y era momento de volver a clases.
 

   - Que aburrido, toca clase de Historia dijo Nath mientras enroscaba un mechon de su cabello castaño en su índice.
 

- Bueno, al menos no tendrás que lidiar con un profesor al que no le entiendes nada cada vez que expone su clase.  _Respondí haciendo un ademán de despedida_
 

   - Te veo a la hora de la salida ¿De acuerdo?  _Gritó Nath mientras se alejaba muy a prisa para ir a su clase de Historia.
 

Nunca he sido muy buena con los idiomas, bueno en realidad soy bastante mala, no entiendo las reglas gramaticales y me confundo mucho conjugando los verbos y sin embargo ahí estaba yo tratando comprender un poco de aquello que exponía el profesor en el pizarrón de clases. Realmente trataba de poner atención, pero no podía.
Pensaba en que tal vez por la tarde, después del colegio podía invitar a Aarón al parque, sí, tenía que intentarlo. Estaba perdiendo a mi mejor amigo y no podía quedarme de brazos cruzados.
 

   - Srita Gaspar, podría traducir al inglés la oración por favor.  _Gaspar es mi primer apellido. La voz del teacher me devolvió al salón de clases al instante, en el pizarrón estaba escrita una oración con palabras que no comprendía y aún así procedí a intentarlo.
 

- Yes.   _Respondí nerviosa, pues no estaba prestando atención a la clase_.
 

En el pizarrón estaba escrita la frase:
 

"No era más que un zorro semejante a cien mil otros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo"
 



#27711 en Novela romántica
#6538 en Joven Adulto

En el texto hay: romance, drama, amoresamor

Editado: 11.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.