Abrazo de Alas Negras

1. La promesa en la Nieve

Eliza tal vez era muy pequeña para entender lo duro y ruín del mundo, pero a sus seis años estaba al tanto que su vida estaba acabando, estaba a punto de morir congelada.

 

La humedad de sus zapatos y calcetines mojados fueron los primeros en hablarle de su final, luego su ropa apretándole su pequeño y casi sin calor cuerpo le confirmaron de que el frío de la montaña la estaba venciendo.

 

Tiritaba completamente y sus perlados dientes formaban un tintineo que se perdía entre el desolado paisaje inmerso en una sábana de nieve infinita.

 

Empezó a llorar de miedo y de pena. Por su larga nariz comenzaban de correr pequeñas lágrimas que cortaban su camino por el frío del ambiente, quedándose atoradas como lunares blancos y escarchados en sus mejillas.

 

El cuerpo le pedía que dejara de luchar, que se acostara entre el inmenso piso blanco y brillante. Pero sus pocas fuerzas, esas que el ser humano parece sacar en el momento más difícil de su vida, apareció haciendo que sus manos cortadas y enrojecidas por el clima y que ya no sentía por el frío se juntan formando un susurro en su boca.

 

— Dios que estás en los cielos — trató de decir entre el tintineo de sus dientes, casi en un susurro — Te suplico que me ayudes.

 

Eliza le rogó a Dios, ese que iba a ver los domingos con su padre en la iglesia del pueblo de Santa Piedad.

 

Le imploraba que dejara de soplar el viento que parecía cortarle cada pedazo de piel cuando pasaba, que el sol apareciera y le diera calor, que su papá la encontrara, lo que sea.

 

Siempre le agradeció cada día de vida en los pies de su cama, esa que parecía lejana hecha de madera y con un cubrecamas trabajado de lana calentita todo lo que le había dado y que le rogaba por la felicidad de su familia.

 

Sabía que no había que pedirle nada de manera avara o egoísta, pero estaba tan desesperada por volver a estar en los brazos de su familia que se disculpó con ese padre invisible de su petición de salvarse.

 

— Por favor — le rogaba — Ayúdame.

 

Su cuerpo cayó en la nieve haciendole tiritar fuertemente, el sueño que ya existía la envolvió nuevamente y con un suspiro agotado y moribundo se dejo ir.

 

Pero extrañamente, el frío comenzó a desaparecer mientras se sentía flotar.

 

El calor apareció como un viejo amigo que deseaba visitarle, abrazando su cuerpecito de niña dormido haciendole abrir los ojos.

 

Primero descubrió que, si bien su ropa seguía húmeda, estaba tapada con una tela gruesa que le daba calor alrededor de ella con un aroma delicioso de pino.

 

En cuanto sus ojos castaños se acostumbraron a la fuerte luz del reflejo de la nieve, Eliza descubrió que estaba siendo llevada por alguien. El grueso poncho negro, por donde resbala la nieve descongelada fue lo primero que vió, el rostro de aquella persona apenas si se podía ver por lo alto del cuello de la prenda, pero divisó con dificultad unos ojos cafés, una nariz pequeña y algo de cabello lacio y rojizo.

 

Aquellos desconocidos ojos desviaron su vista hacia la niña y Eliza pudo adivinar que formó una sonrisa en sus labios escondidos bajo aquel poncho grueso por la manera en que arrugó su mirada.

 

— ¡Despertaste! — la exclamación del extraño fue hecha con una voz tan reconfortante que quebró a la niña.

 

Eliza comenzó a llorar en ese momento, pero las lágrimas esta vez aparecieron por felicidad.

 

Sus últimos ruegos habían sido escuchados y Dios se había apiadado de ella y de entre la tempestad le había llevado un mensajero.

 

Le había llevado un ángel cubierto de negro.

 

El ángel de la niña se dio cuenta que comenzaba a tiritar por el llanto y la abrazó sujetándola fuertemente mientras continuaba caminando. Eliza pudo escuchar el corazón de su salvador junto a el aroma de pino y humedad que emanaba de su ropaje mojado.

 

—Tranquila — la voz de su ángel se suavizó para relajarla— Todo está bien.

 

Eliza no pudo obedecer la petición del extraño vestido de negro, las lágrimas caían haciendo que sus mejillas se entibiaba y haciendo que el calor volviera a su cara y a su pecho.

 

La nieve comenzó a desaparecer pintando el piso de tonos cafesosos y tenues verdes cuando bajaron de la montaña. La niña, ya más calmada, vislumbró el camino que le era familiar. Era por donde se había perdido cuando trató de mirar un pajarito en la montaña.

 

Cual hoja que cae del árbol, el extraño depositó con suavidad a la jovencita. Sus zapatos estaban rotos, y sucios, pero no impedirían su posibilidad de caminar en un suelo ya seco.

 

El extraño de negro se agachó con cuidado estando a la altura de la niña, sus ojos, única parte de su rostro que era visible ante lo alto de su ropa y su gorro a juego, atrajeron la atención de la niña ante de que este pudiera hablar.



#12418 en Thriller
#7102 en Misterio
#2759 en Paranormal

En el texto hay: angeles, religion, monja

Editado: 03.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.