angeles: el secreto de cielo

capítulo 1

_ te amamos princesa _ dijeron sus padres.

la niña de cabello rubio estaba feliz amaba a sus padres más que a nada en el mundo, tenía un pequeño oso blanco con un moño cuyo color rojo resplandecía en todo su esplendor. todo era felicidad hasta que un golpe en la parte trasera del vehículo hizo perder el control al joven padre de cabellos negros y ojos café. trato de recuperar el control del auto, pero este se deslizaba por el camino congelado.vio dos autos negros por el retrovisor se lamento no haber tomado otro camino ahora era tarde nadie podría ver que sucedía en aquel lugar. el auto cayó unos metros por un barranco unos árboles le impidieron seguir cayendo habían salido de la nada.

la joven madre sacó a su hija del auto en sus brazos la niña estaba asustada apenas podía pensar en algo. los tres corrían entre los árboles podían sentir cómo los estaban persiguiendo no tenían mucho tiempo antes que llegaran a ellos.

_ ¿qué haces bruno?_ él se paró de repente, estaba pensando en algún plan. solo llevaban medio camino y el ya tenia un plan que salvará a las dos personas que amaba.

_ los detendré así tendrán tiempo para escapar

_no bruno_ su madre estaba borde del llanto, sabía lo que sucedería si el hacia aquello

_ Escucha paula _ La tomó de los hombros, la miró a sus encantadores ojos azules, su pelo cobrizo resplandecía entre las luces del mediodía que se filtraban entre los árboles y la nieve _ tú y cielo son mi vida recuerda lo que dijo ella es muy especial, ya lo saben se enteraron y vienen por ella. Si llegan a atraparla quien sabe que será de su vida es solo una niña con un poder tan grande capaz de destruir. Te amo _ la beso. un beso que anuncia una despedida para siempre _ mi princesita prométeme que pase lo que pase jamás te olvidarás de mí, te amo, Las quiero más que a mi propia vida _ los tres se unieron en un fuerte abrazo el último quizás.
Paula tomó a su hija y empezaron a correr entre los árboles. Mientras bruno las contemplaba sabiendo que era la última vez que las vería, vio alejarse los rizos rubios de su hija la luz de sus ojos, el cabello se asomaban debajo de su gorro celeste con orejitas él se lo había regalado cuando el invierno apenas había empezado, estaba vestida como si fuera una princesa de la nieve, recordó la sonrisa de ambas, los ojos de cielo café igual que lo suyos pero tan cambiantes como siempre. Entonces su pequeña se dio vuelta le tiró un beso con la mano derecha y pudo ver su pulsera con dijes ella amaba esa pulsera. Escucho el susurro en su mente te amo hasta el cielo y más allá papi.

Mientras madre e hija corrían escucharon un alarido la última palabra de su padre pensaron las dos y las lágrimas se asomaron en sus ojos. Paula recordó cada aspecto de su esposo sus ojos café, el pelo castaño, su forma de besarla e irritarla solo para calmarla a besos, la forma en la que le leía a su hija mientras ella lo contemplaba entusiasmada su alma curiosa, eso labios carnosos y rosados que tenía siempre en una maldita sonrisa seductora, era más alto que ella pero no le importaba lo amaba con locura y pasión como nunca más amaría a otra persona en su vida. La joven madre de la niña se dio cuenta que le estaban pisando los talones, no podrían ir más lejos temía por la vida de su pequeña.

_ Cielo mírame _ dijo su madre, arrodillándose en la fría nieve, el vaho salía de su boca cuando hablaba _ escúchame con atención porque esta será la última vez que estemos juntas presta a tención mi niña porque no estaré en este mundo más tiempo _ la niña asintió tenía lágrimas en sus preciosos ojos _ cuando te diga que corras tu corres con todas tu fuerzas cielo lo más lejos que puedas de aquí si busca a tu abuela ella sabrá que hacer no te detengas por nada en el mundo. Nunca nos olvides pequeña recuerda que eres lo que más amamos en esta vida tanto tu padre como yo _ la madre se despedía de su pequeña hija la luz de su vida, la contemplo tan chiquita no podía creer lo grande que estaba un dia es un bebe y al otro ya crecio _ te amo, vete a hora _ beso la frente de su hija. le rompia el corazon dejarla pero sabia que asi la pequeña tendria mas oportunidades de vivir una vida feliz siendo solo una niña preocupándome de cosas tontas lejos de los peligros de aquella vida que los tres estaban viviendo.

La niña corrió la más que pudo pero no llegó muy lejos al escuchar un estruendo corrió hacia su madre, la divisó entre los matorrales la vio con tres hombres todos de negro.

_ ¡dónde está!_ gritó uno mientras caminaba de un lado al otro mientras que los otros dos sostenían de los brazos a su madre.

_ ¿quién?

_ La niña. Tu pequeña hija cómo es que se llama _ hizo una pausa que puso los pelos de punta _ ya me acuerdo cielo ¿no?

_ cállate maldito desgraciado no tienes derecho a nombrarla _ la mano pesada del aquel hombre se descargó en el rostro de su madre. Su madre escupió sangre al levantarse del suelo.

_ dime dónde está y todo se termina aquí

_ Nunca _ podía ver a su madre quería hacer algo pero el miedo que sentía la congelaba por completo quería gritar pero no salía nada de su boca _ Jamás podrás encontrarla



#21795 en Fantasía
#46537 en Novela romántica

En el texto hay: angeles, demonios, magia

Editado: 30.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.