angeles: el secreto de cielo

capítulo 4

 

                                                        Capítulo 4

 Cielo se levantó temprano se dio una ducha para poder despejarse de sus sueños, dejó correr el agua eso la tranquilizaba. su mente era un laberinto donde casi nada tenía sentido donde los secretos buscaban escapar y el pasado quería surgir a ver la luz una vez más.

 tomó el primer vestido del armario de un verde como las hojas del fruto del naranjo, ese verde  que tanto le gustaba, su pelo mojado salpicaba el piso de la habitación compartida con naty quien no se encontraba en su cama no le parecía raro seguro estaría con dylan, cuando estaban  cercas eran como uña y mugre. tomó su cartera y las zapatillas negras que siempre llevaba una cinta negra cruzaba su cintura tiro el perfume sobre la cama apenas le quedaba un poco el olor a limón inundaba toda la habitación.

camino rumbo a la cocina quería algo dulce para  calmara el vacio que sentia en su estomago amaba todo lo dulce.

Se llevó una sorpresa al entrar en la sala eran tan tiernos los dos juntos en especias como estaban acostados se enterneció ante la escena que proporcionaban  Kael y gema abrazados en el sillón. Pasó en silencio tratando de no hacer ruido para que los dos tórtolos no se despertaran.
 Prendió la cafetera,  sirvió una taza de café, Se apoyó en la mazada para mirar por la ventana. Al otro lado se podía ver el mar sereno cuando quería era salvaje inquieto y maravilloso.

_ El amor envuelve mi vida, y la felicidad cobija mis sueños...
Pero aun no entiende el corazón, que el frio desaparece, cuando la vida está llena de emociones inexplicables.
Y eso señores es el amor...
Lastimero cuando se entrega; y tierno y sutil cuando se recibe _ pablo Neruda  eran esas bellas palabras del escritor chileno uno de los más grandes poetas del siglo XX. La joven se sonrojo al escuchar ese poema era una de sus favoritos.
 Habían ido a comer pizza en un pequeño puesto cerca de la plaza todo el mundo lo había escuchado decir aquello muchas personas los miraban como si fueran una pareja de enamorados una señora se les había acercado a felicitarlos por su relación a la cual cielo tuvo que aclarar que eran solo amigos los dos salieron en silencio y caminaron por la bella noche estrellada el viento frío alboroto el pelo de la joven después de dos intentos de peinarlo lo dejo desordenado.
_ No lo soporto más porque no me hablas he dicho algo malo
_no _ cielo hizo una pausa y sonrió _ no dijiste nada malo es más me dejaste sin palabras
_ pensé que te enojaste por ello. Lo siento mucho espero que tu novio no se enoje _ dijo un poco triste, Al escuchar las palabras cielo se puso a reír a carcajadas _ Que he dicho que te ha dado tanta risa _ era notorio su confusión
_ es que yo no tengo novio simón jamás lo he tenido _ dijo seria y dejo de reír, no entendía  porque tanta sinceridad con aquel chico era como si el desatara su lengua.
_ Cómo puede ser que alguien no se fije en vos si eres muy hermosa _ lo dijo con dulzura y una sonrisa encantadora _ es más eres como una princesa.
_ le tienen miedo a leo por eso nadie se atreve a invitarme a salir _ saborío la amarga verdad leo asustaba a cualquier chico que cielo invitaba a casa. _ excepto tu es raro si mi hermano se entera te colgara
_ no me importa en lo más mínimo al menos habrá valido la penas _ cielo lo miro con una sonrisa el chico estaba loco por desafiar a leo pero a cielo le gustaba por primera vez en su vida alguien no le . su hermano atormentaba a todos los chicos que se atrevían a invitarla a salir _ bailas princesa _ aceptó la mano de simon y se unieron a las demás parejas que bailaban bajo la luz de las estrellas. le gustaba la manera que tenía el joven de cambiar el tema sin más dejar todo de lado para pasar a otra cosa. como si todo fuera un capítulo al cual le pones un punto y empiezas otro si mas por que haci lo quieres.
 Simón la acompañó hasta el apartamento y luego se marchó. Cielo lo observo hasta que dejo de verlo y luego entró con una sonrisa en el rostro, no se había sorprendido cuando encontró al departamento era tarde pero nadie había llegado todavía.


 Alguien le tocó el hombro del susto hizo que la tasa cayera al piso, rompiéndose mil pedazos derramando el café por el suelo. Estaba blanca como el algodón del susto que se llevó recuperó su color en un abrir y cerrar de ojos.
_ Mátame de un infarto cuando quieras kael _ le soltó cielo tan sarcástica como siempre _ nunca te enseñaron a no molestar a una persona cuando está pensando.
_ lo siento no quería asustarte cielo _ levantó las manos, se rendía cielo era pequeña pero era un huracán cuando estaba enojada.
_ ¡casi me da un ataque!_ Cielo fue a buscar una escoba para barrer los trozos de losa que había en el suelo. Estaba juntando los pedazos cuando se clavó uno en el dedo.
_ haber _tomo de la cintura a la joven dejándola sobre la mesada de granito _ eres tan torpe que te clavaras todo los pedazos en las manos _ kael se portaba como un segundo hermano con ella, la quería mucho.
_ Lo siento señor diciendo de ángeles y soy indestructible _ dijo ella con una reverencia de cabeza _ sepa usted disculparme por ser una simple mortal _ no tomó su comentario en serio sabía cómo era cuando se molestaba.
 Cielo se bajó de la mesada de un salto y se puso a buscar unas tazas en la alacena. Kael empezó a buscar las galletitas que debían estar en algún lugar. Las encontró en la alacena superior. Ambos tomaron el desayuno en silencio. Cielo estaba revisando el celular que había sonado en ese momento una sonrisa le cruzó los labios no pudo evítalo, se puso colorada por aquel mensaje estuvo a punto de ahogarse con el café por lo que decía
_ ¿cómo te fue anoche con gema? _ alzó las cejas divertida _ seguro que la pasaron de maravilla ¿no es así?_ le bastó mirarlo a los ojos para saberlo todo y verlo.



#21795 en Fantasía
#46538 en Novela romántica

En el texto hay: angeles, demonios, magia

Editado: 30.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.