Atravez de tus cartas

Elena Young

-Elena, Leo esta en la puerta esperando, ¿lo hago pasar -

-voy ma, no tardo-

Reviso mi aspecto nuevamente, el jeans negro, mi favorito, ¡ya no me queda! Parece que reventare, me pongo mi blusa de rallas negras que disimulan mi abdomen y mis grandes senos, tomo mi mochila y bajo las escalera para en encontrar a Leo.

-Hola Leo-

-Hola Lena ¿andas en tu periodo? -

-nooo ¡puerco! -

Empujo suavemente a Leo, mientras abre la puerta de su viejo volkswagen amarillo.

-hoy la profesora Mackadan tiene repaso de literatura-

-nooo ¿encerio? -

-si, no te apures tengo tu ensayó de emergencia justo en mi mochila-

Señalo mi enorme mochila magenta, mientras Leo imita un baile bastante masculino para el.

Leo es mi vecino y mejor amigo desde que tengo uso de memoria, Leo es de estatura media, delgado, como un palitroche, cabello café cobrizo, y unos ojos azules lo bastante atrayentes para enamorar mujeres, pero lo bastantes gay para desepsionarlas.

-Lena, eres mi salvación, te debo un frappucino con doble chocolate-

El campus no esta muy alejado de nuestro vecindario. Por lo que llegamos en menos tiempo de lo normal, llegar hasta aquí es todo um reto para mi, y no, no soy la popular, ni nada por el estilo, en realidad soy la gordita que nadie ve, o eso me hacen creer, los chicos muy a menudo se tropiezan conmigo y argumentan que no me vieron, ¡JA! vaya broma.

Leo camina a mi lado, como siempre, mi amigo más fiel, y el único, agacho la cabeza mirando fijamente mis pies, hasta que leo me da un golpe, uno muy fuerte con su codo justo en mi brazo, miserable, para ser gay juro que causara un moretón en mi piel.

-Lena, ahi esta Eleonor y sus secuases-

-¿Donde? -

Volteo sobre todas las direcciónes posibles, Eleonor es la capitána de las porristas de la preparatoria, y mi verdugo.

-Hola cerdita ¿que te hizo tu mami de almuerzo? ¿Jamon? Seguramente rebano alguno de tus hermanos-

Eleonor ríe junto a sus amigas y otros chicos del equipo de fútbol, yo la ignoro mientras Leo la fulmina con la mirada.

-¿cuanto tiempo más Elena?-

-¿tiempo, para que Leo? -

-¡para acusarla con el director!-

-aún no es tiempo-

Me detengo frente al salón de clases mientras Leo sigue alegando cosas sin sentido.

-buenos días, profesora ¿podemos pasar? -

- si Elena pasa, señor Leonardo tire su goma de mascar por favor-

Avanzó hasta mi banca y puedo adivinar las inumerables muecas que Leo a echo a la profesora mackadams, sonrió para mi.

-señores, su atencion por favor, antes de comenzar con los ensayós quiero precentarles a su nuevo compañero de clases de literatura, el señor Adam blue, por favor haganlo sentir bien, no quiero acoso por parte de las señoritas-

Escuche el murmullo entre mis compañeros, deseperada busque entre mis libros el ensayó extra de Leo.

-Leo-

-Leo, el ensayó-

Al no tener a Leo sobre de mi, me gire para ver que atraía su atención, Leo estaba pasmado mirando al frente junto con las demás femeninas de mi clase, chorreando baba, lo que me hizo girar a observar quien era el nuevo chico de la clase.

¡Oh por dios!

El chico nuevo era alto, con cuerpo bastante esculpido, se notaba a kilómetros que era un fanático del gym, su piel era de un color tostado, su cabello era de un color castaño cobrizo muy artificial para ser su color natural, es bastante atractivo.

-bien, tierra llamando a Leo-

-ah,¡lena! ¡Ay estas! ¿Donde estabas?-

- ¿yo? Consentrate por favor, y ten tu maldito ensayó antes de que me arrepienta-

Deje caer el ensayó de Leo sobre su banca, provocándo un sonoro ruido dentro del salón, y por consecuencia atrayendo las miradas raras de mis compañeros, incluyendo la del chico nuevo, con pinta de bad boy.

¡Tragame tierra! ¡Por favor!

-nos vemos en la salida, te quiero-

-adios Leo-

Camine hacia los baños, mire mi aspecto nuevamente en el espejo, mis enormes cachetes, mis largas pestañas, mi cabello Rubio atado en una cebolla a lo alto de mi cabeza.

Tal vez si usara un poco de maquillaje y fuera delgada, como Eleonor seria incluso más bonita que ella, sonreí ante el espejo, ¡que tontería!.

-sabia que estabas pensando tonterias-

-ya quisieras tu estar hay adentro, pero eso será posible hasta que salgas del closet-

-ni una palabra más, Elena Young-

-oh mira quien viene aya, tu falsa novia-

-¡Leo, mi amor! -

-invocaste una serpiente, Young-

-te dejo, disfruta los besos lesbicos-

-para ser una Nerd eres lo bastante malvada Lena-

Daniela es una chica de primer grado, enamorada de Leo desde el jardin de niños, y este finje amor solo por conveniencia, en fin espero esto termine pronto.

Camino hasta el final del pasillo, mi madre me ha dado algunas tareas como comer saludable, la cafetería está serca y el olor a cafeina me hacem cerrar los ojos para apreciar un poco más el amargo y dulce aroma.

Hasta que algo duro choca contra mi, y mis ojos se abren al instante.

-no te vi gordita Young, jajaja-

Escucho como varios chicos del equipo de fútbol se rien de mi, ya estoy acostumbrada, por lo que al llegar a la cafetería pido ensalada y agua de naranja.

Observo las mesas de la cafetería, al lado izquierdo Leo está con Daniela discutiendo por el color de su labial, ¿enserio no se da cuenta de que es gay? Pero algo capta mi atención la maraña de cabello pelirroja, junto con un par de chicos más, lo observo desde mi alejada mesa, sus espesas cejas y su perfil griego lo hacen lucir mas guapo y.....

-¡gorda! Estas, ¿estas mirando al chico nuevo? -

-no, ¿por que no vas a molestar a alguien mas Eleonor? -

-¿que dijiste gorda? -

-lo que escuchaste, hoy no tengo ganas de estar mirando tu linda cara-

-lo siento gorda-

-pero hueco cerebro-

Tome mi bandeja de comida, si asi se podia llamar la ensalada y me diriji hacia Leo.



Claudia jonshon

Editado: 27.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar