Aventuras entre sonrisas y baberos

ORFANATO

Emely

Los rayos cálidos del sol de la tarde se filtraban a través de las cortinas de la habitación de Emely. En el centro de la habitación, una manta de colores brillantes estaba esparcida sobre el suelo, en ella estaba acostada imaginando que una pareja la adopte. En sus años que ha vivido en ese orfanato ha visto entrar y salir parejas adoptando a bebes recién nacidos que han sido abandonados igual que ella.

Emely, vestía un par de pantalones cortos y una camiseta cómoda mientras se reía y compartía historias imaginarias con sus peluches. De repente, su mirada se posó en una pila de pañales suaves y coloridos en una esquina de la habitación. Una chispa traviesa brilló en sus ojos mientras se acercaba a ellos.

Con una risa juguetona, Emely tomó uno de los pañales y comenzó a doblarlo expertamente. Se detuvo por un momento, contemplando la idea, antes de decidir seguir adelante con su plan. Con cuidado, se despojó de sus pantalones cortos y su ropa interior, dejando al descubierto su piel suave y sonrojada.

Con un toque de determinación y diversión en su expresión, Emily se acostó en la manta y colocó el pañal debajo de ella. Lentamente, comenzó a asegurarlo en su lugar, ajustando los adhesivos con destreza. Se quedó mirando su reflejo en el espejo cercano, sonriendo ante la imagen de su propia travesura.

Mientras exploraba su nuevo aspecto, Emily sintió una oleada de emociones. Se dio cuenta de que esta experiencia la conectaba con algo más profundo dentro de sí misma: su deseo de escapar de las preocupaciones de la vida adulta y abrazar la inocencia y la alegría de la niñez. Se permitió quedarse en ese momento, disfrutando de la comodidad del pañal y la sensación de liberación que le brindaba.

Después de un rato, Emily se puso de pie y volvió a vestirse con una sonrisa satisfecha en su rostro. Sabía que esta era una parte especial de quién era y que, en su mundo privado, podía ser su propia versión de niña pequeña sin temor ni juicio. Pero lo que no sabia ella es que una pareja de enamorados la estaban viendo todo lo que hacia sin darse cuenta.

Emely al darse la vuelta se sorprendió mucho  al ver a la pareja, Emely comenzó a llorar porque nunca se le acercaban parejas a conversar 

- ¿ Que sucede corazón porque lloras?- me preguntó la mujer.

le pregunte, ¿ustedes vinieron a adoptarme cierto?-.

- si, linda queríamos adoptar a una bebe muy linda-. 

llore mas fuerte- ¿ entonces ya no quieren conocerme?.

cariño; -claro que si queremos tu nos fascinaste cuanto te vimos y queremos llevarte con nosotros-. el hombre me hablo levantándome de mis axilas.  

el comenzó a arrullarme despacio para que me calmara después de veinte minutos yo me iba calmando de a poco hora solo tenia leves hipidos y de tanto llorar me estaba durmiendo.

descansa cariño estaremos hasta que despiertes-.y eso fue lo ultimo que logre escuchar antes de caer dormida con un beso en la frente.

 



#3390 en Otros
#322 en Aventura

En el texto hay: familia, abdl y ddlg, niñez

Editado: 20.03.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.