Blow the Candle

I

Cuando me encuentro a instantes de soplar las velas, me doy cuenta de que realmente no se que pedir, muchos pensaran que es tonto que aun a mis 25 años de edad le preste tanta atención a algo como eso, pero es que simplemente no puedo evitarlo.

 

En este punto lo mejor que puedo hacer es recapitular un poco sobre todo lo que ha ocurrido en este año, no han sido pocas cosas, de eso estoy muy segura. Exactamente 365 días antes yo me encontraba en una fiesta con mis amigos, familiares, mi perfecto novio y mi prometido; disfrutábamos y bailamos toda la noche porque simplemente podíamos y me encontraba muy feliz, aun recuerdo como a la hora de apagar las velas no desee nada porque sentía que lo tenía todo. ¡Dios! Que ilusa era.

 

Pero después de ese día se puede decir que todo se fue a pique, tenía un magnífico trabajo como editora en una gran editorial, pero lastimosamente mi puesto no sirvió de mucho cuando está se declaro en banca rota y dependió de toda la nomina; debido a esto y al no conseguir trabajo tuve que regresar a casa de mis padres, no podía pagarme el sitio en donde vivía, y debía ahorrar la mayor cantidad de dinero posible, no podía saber cuánto me iba a afectar el paro; tuve un pequeño rayo de luz cuando mi pareja me pidió ser su esposa, el era maravilloso – O eso pensaba yo- me ayudo a planearlo todo, decidí no mudarme con el por lo menos hasta la boda, de todas maneras no queríamos un compromiso largo y la boda seria sencilla, se pueden imaginar mi sorpresa cuando a tan solo dos meses de la boda voy a su casa a buscar unas cosas y me lo encuentro disfrutando de lo lindo en un trió, por lo menos fue lo suficiente decente para no ser tan cliché como para ponerme los cuernos con su secretaria, lo interesante de eso es que probablemente lo que más me molesto fue que no me invitara, yo siempre le deje claro que quería hacer uno. Así que tuve que cancelar una boda y por el corto tiempo obviamente no me dieron reembolso, menos mal que todo lo pago él.

 

Por alguna extraña razón mi reloj biológico estaba empezando a sonar, pero una voz en mi mente me repetía que lo peor que me podía pasar era quedar en cinta; y ahora tomando en cuenta la suerte que he tenido a lo largo de este torturante año adivinen ¿Quien tiene una prueba de embarazo en su mano y aproximadamente dos semanas de retraso? Pero si es que el único retraso que yo merezco es el mental. Por amor de Cristo, porque nadie me dijo que lo peor que puede hacer una mujer molesta y despechada porque su novio desde hace 5 años y actual ex prometido le ha puesto los cuernos con quien sabe cuántas personas es ir a un bar a ahogar sus penas; pero realmente eso no fue lo peor, lo peor fie que por mi molestia no me di cuenta que había sido lo suficientemente torpe como para sin querer meterme en un bar swinger.

 

Se lo que están pensando ¿Cómo terminas por error en un bar de esos? Pues cuando buscas alcohol realmente no le prestas mucha atención al título de un lugar y solo ves BAR, además estos sitios se ven muy normales al principio, lo interesante comienza cuando cruzas la cortina que mayormente se encuentra al final del salón. Está de más decir que si me encuentro embarazada no es del que era mi prometido, eso es algo que agradezco. No, seria del magnífico monumento humano dueño de un muy lindo tatuaje en el brazo derecho, que me encargue de remarcar con mi lengua en múltiples ocasiones a lo largo de nuestro muy movido encuentro; y es que cuando él se me acerco en la barra y empezamos a charlar sobre como tus ex parejas pueden ser total y completamente egoístas al no invitarte a tríos, mi mente no dejaba de pensar en cómo esa puerta ambulante combinada con cuaderno de matemáticas me haría tocar el cielo en posiblemente múltiples ocasiones; a pesar de mis pensamientos +18 hacia ese lindo y agradable chico fue para mí una gran sorpresa cuando me invito a pasar a una de esas cortinas y hacerme cosas que mi ex jamás pudo hacerme. Una péquela parte de mi me dijo que sería una mala idea, ni siquiera sabía su nombre, pero la diosa en mi no dejaba de repetirme que iba a ser la mejor decisión que iba a tomar en mi vida.

 

Y sin duda alguna lo mejor que pude hacer fue hacerle caso a la diosa, dios, ese hombre me hizo llegar a niveles que creí no eran posibles, realmente llegue a pensar que podía morir por un ataque al corazón, el realmente sabía lo que hacía, y lo hacía muy bien, siempre he pensado que el tamaño no importa, que de que vale el tamaño del barco si no lo sabes pilotear, pero déjenme decirles chicas que este maravilloso ser no solo tenía un gran barco, sino que sabía manejarlo excesivamente bien; una vez leí un libro sobre una magnifica escritora española que hablaba sobre las 7 faces del orgasmo, pero ese niño me hizo llegar a aproximadamente 10. La cosa es que yo nunca había hecho nada como eso, siempre he tenido puras relaciones, nada de solo una noche, pero algo que tengo claro es que cuando eso se termina cada quien sigue su camino y no vuelven a verse. Así que mientras él fue a limpiarse en el baño, yo me vestí agarre mis pocas cosas y salí corriendo de ese lugar como alma que lleva al diablo.



DarkFenix

#2853 en Ciencia ficción
#11284 en Fantasía

En el texto hay: shortstory, deseos, suenos

Editado: 06.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar