Dime que deseas

Prologo

David camina de aquí para allá con las manos en los bolsillos y los cascos en sus oídos, siempre en su mundo no prestaba atención a su alrededor. Despertaba el interés sobre muchas chicas pero el apenas prestaba atención. Con una libreta en mano siempre dibujaba todo lo que se ponía delante. Era su modo de evadirse, pintar y crear. Su paraíso esta creado por un montón de pinturas que el mismo había creado.

Lily pertenecía a ese grupo de chicas cuyo interés se había despertado en David, la forma que tenia de pasar de todo hacia que Lily se preguntara ¿de verdad siempre esta triste? ¿o solo lo aparenta? Demasiadas dudas en su cabeza.

La primera vez que le vio fue en la cafetería muy cerca de donde ella vivía. Era una tarde lluviosa en la que ella se había puesto a leer un libro cuando David entro en el local haciendo sonar las típicas campanilleas que se colocan en lo alto de la puerta para hacer saber que alguien había entrado. Se quito su abrigo pidió un café e inmediatamente saco su libreta.

La forma que tenia de mirar su creación, de fruncir el ceño concentrado y sus manos habilidosas moviéndose por encima del papel había hecho que Lily se le quedara mirando interesada. Muy pocas veces había visto a alguien hacer las cosas con tanta pasión como lo estaba haciendo el, hasta le estaban entraron ganas de levantarse y mirar lo que estaba pintando pero quizá le haría parecer demasiado acosadora. Sin previo aviso el levanto la mirada hacia ella y Lily aparto la mirada rápidamente metiéndose de nuevo en su lectura.

No volvió a ver a aquel joven tan peculiar hasta aquella tarde. Ella había perdido el primer bus para dirigirse a sus clases de ballet y llego completamente agotada a la parada donde David estaba sentado escuchando música y fumándose un cigarrillo. Lily ni siquiera se había enterado de su presencia hasta que le escucho suspirar y completamente avergonzada intento disimular sus mejillas sonrosadas. Observo su reloj de muñeca y trago saliva dando un paso hacia el.

- ¿Sabes a que hora pasa el siguiente bus?

David levanto la mirada hacia ella y miro el reloj de la parada.

- Creo que en quince minutos hay otro, depende a donde quieras ir.

- Quiero ir a Julliard.

El chico abrió los ojos ligeramente sorprendido. Julliard era conocido con su dificultad para entrar, con sus audiciones donde solo unos pocos pasaban. La universidad estaba catalogada como la institución de educación superior con la tasa de aceptación más baja del país.

Lentamente evaluó a la joven sin que se notara demasiado, intentando averiguar cual era su talento que le había permitido entrar en aquella universidad. Su complexión física era sana. Tenia pocas caderas y estaba delgada, quizá demasiado para su gusto pero aun así tampoco tanto para pensar que tenia problemas alimenticios. Tenia unos finos rasgos faciales que parecía la princesa de alguna corte real y su cabellos castallos estaban recogidos en un alto moño, pero algunos mechones rebeldes se negaban a estar recogidos. Una palabra se le paso por la cabeza. Ballet.

- Entonces en quince minutos tendrás un bus-. Le dijo con una sonrisa de educación

Lily le devolvió la sonrisa y se sentó a su lado en el banco de la parada. En ese momento tuvo la primera oportunidad de ver sus bocetos, se asomo por encima de su brazo y no pudo evitar soltar una exclamación de asombro. David pero un ligero bote sobre el asiento sobresaltado ante su exclamación

- Perdona-. Le dijo Lily-. Eso esta bastante bien, se nota que tienes un talento

En el boceto, que solo era un boceto pero parecía un dibujo profesional se veía a una mujer anciana con un niño de la mano. Los mismos que se encontraban en la parada del frente esperando a otro bus. Pero no había reflejado la realidad tal y como era, había puesto su marca, algo de su esencia se veía reflejado en su arte, algo que lo hacia completamente suyo. Lily lo había sabido ver a la primera porque su abuelo pintaba, ella lo había intentado pero no era lo suyo, lo suyo siempre había sido la danza.

David la sonrió incomodo y después cerro su libreta para guardarla en el bolsillo en su chaqueta. La chico hizo una mueca ¿algo le había molestado?.

- Muchas gracias-. La contesto dando una ultima calada y tirando la colilla al suelo.

- ¿Estudias por aquí?-. Le pregunto Lily sin ni siquiera pensarlo

Quería seguir la conversación con el, estaba interesada en el y quería seguir hablando de alguna manera. El giro la cabeza hacia ella, en su interior se estaba preguntado que porque quería saber eso de el, pero aun así no pudo evitar sonreír.

- Voy a una academia de arte esta mas o menos a media hora de Julliard.

La joven asiente lentamente con la cabeza.

- Sabia que me ibas a decir algo así, era obvio que eres un artista-. Respondió con una sonrisa

- ¿Lo dices solo porque me has visto dibujar?

Ella negó con la cabeza haciendo que los finos mechones rebeldes que se escapaban de su moño se agitaran suavemente.

- Porque se nota, todo el mundo tiene un aura que le representa de lejos, sus características por muy pequeñas que sean definen lo que es.

- ¿Ademas de bailarina eres psicóloga?

- ¿Ves? Has sabido que yo bailaba ¿porque?-. Le pregunto con una gran sonrisa



Lays Smith

#22955 en Novela romántica

En el texto hay: amor, arte, danza

Editado: 09.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar