Ella le pertenece a la mafia [editando]

capitulo 25

Alguna vez se han arrepentido, o sentido ese sentimiento de culpa en su interior por algo o ya sea por nada pero sienten que han cometido ,algo yo me siento así me siento vacía rota en dos pedazos sin retorno a unir las pizas ya perdidas en las lugares más  oscuros

Lleve mis dos manos a mi cara bufando, de todo lo que me estaba pasando o haciendo

Como se me ocurría en que cabeza cabía , quedarme con Marcos abrazados como dos enamorados en su cama y no solo eso lo bese tan,  apasionadamente que mi pensamiento estaba lleno de recuerdos  de como su boca se unía a la mía como tomó mis labios con ferocidad pero con dulzura a la vez pero no podía amarlo no sentía nada por él era guapo alto se cargaba un cuerpo espectacular resultados seguramente de un entrenamiento constante en el gimnasio , sus ojos eran lo que más me llamaban la atención esos que tenían el  poder con la cual podías caer rendida a sus pies con una  sola mirada

Pero no sentía nada por el más que agradeciendo pero nada más si tuviera que elegir entre D'omico y Marcos a ninguno los elijaría,  por qué los dos de alguna manera me asieron daño y lo seguirán haciendo.

Mire el techo perdiéndome en lo que D'omico  me había dicho, a un que sonaba  algo estúpido era cierto tenía que estar a su lado que más daño me podía causar si ya me había arruinado por completo no puedes quemar más al fuego cuando este ya está decidido a pagarse

Después de darle vuelta al asunto decidí volver con D'omico 

Volteé mi rostro hacia la puerta cuando esta produjo un ruido, miré con curiosidad a Marcos el cual traía una cara para nada contento pero cuando sus ojos chocaron con los míos cambio su semblante a uno más clamado y tierno

—¿ qué sucede , ricitos de oro? —nada a un en la cama dragoncita

Rodé los ojos que apodo era eso de dragoncita, pero no podía decir nada yo también le había puesto apodos ridículos, se  acercó hacia la cama sentándose sobre el borde de esta me miró yo trataba de descifrar que es lo que me quería decir pero no digo nada solo se apegó a mí y me abrazo hasta sentí que me quedaba sin aire ¿ qué  era lo que pasaba?

Estaba recostada en el césped mientras miraba las nubes pasar este lugar era realmente único dirá yo por que la paz que se sentía era única 

Pero algo pasaba eso era obvio los guardias, estaban  muy inquietos desde la mañana estaban armados, más de lo normal  corrían de un  lado para el otro, Marcos se encerró  en su oficina y no ha  salido , no pregunte nada porque sabía que no mediría  nada

Así que era mejor mantenerme quieta y no hacer nada, solo tenía que esperar a salir de aquí e irme con D'omico,  no era algo que me gustara pero era la única opción

— Marcos puedo hablar contigo— toque la puerta pero nadie contestó

Sin más  decidí entrar  pero no había rastro Marcos donde se había metido, busque en todo el lugar pero nada, camine a preguntar a uno de los guardias pero no me contestaban  nada acaso no tenían lengua para hablar

—no me dirás nada 

Me miró y volvió a su posición de estatua que no habla ni siente nada

—hablaras tú, hay  por favor si dime donde esta Marcos pro favor

Rodé los ojos al percibir que no mediría nada porque eran tan callados estos

—! El señor volvió a la ciudad para resolver algunos asuntos — ¿qué asunto? — no le puedo decir nada más son  órdenes del señor

El sujeto volteo para irse, pero que mala leche el de Marcos irse sin decirme nada  se largó así sin más dejándome sola aquí que le costaba solo decirme ,aleska tengo que hacer algo por eso te quedarse sola

Encendí el televisor poniendo los pies sobre el sofá esto era algo que no  me esperaba que habrá pasado las preguntas rondaron mi cabeza

Mire por la ventana ya era de noche y no había señal de  Marcos ninguno de sus hombres me dijo algo mas solo pasaban por mi lado como si no existiera, no había teléfono ni nada que haría y si algo le pasaba si estaba en peligro, golpe mi cabeza con mi mano porque me preocupo a hora a demás no debo de ser tan negativa

Esto cada vez era un infierno Marcos no aprecia los días pasaron nadie me dijo nada de, lo que ocurría hasta ya me había aprendido de memoria la casa que si me vendaban  los ojos podría caminar con facilidad por todo este lugar

—podrías almezos prestarme tu teléfono

—no tengo teléfono — como que no tienes o lo dices por que no quieres prestarme

Enmarque mis cejas para clavar, mi mirada en su rostro, algo pasaba y nadie me quería decir el televisor se había malogrado que coincidencia

—! Escúchame cuando hables con Marcos!

Lo apunte con mi dedo, mientras levantaba la ceja

— le dirás que ni se aparezca frente a mí porque si lo hace le arrancaré los ojos con mis propias manos luego se los  haré tragar

El sujeto asintió con la cabeza con una ligera sonrisa en su rostro camine a la cocina por algo de comer ,comí un poco de todo lo que había en la alacena, ¿ ya me escucharas Marcos? Mordí el pedazo de pan 

No había nada que hacer en esta casa paté el mueve que había frente causándome  un dolor en mi pie maldije para mí misma

La mañana había llegado como los otros días, cálido fresco y solitario deje que el agua de la ducha recorriera todo mi cuerpo, Salí  envuelta en tolla hoy tenía que saber algo de Marcos no era posible que ya hayan pasado dos malditas semanas y no sé nada, termine de ponerle el último botón a la chompa de flecos que llevaba  puesto  baje las escaleras en dirección del sujeto que era al parecer el encargado

— ¿no me digas nada? — alce mi mano antes que siguiera hablando

—sabes me siento mal tengo mareos y vómitos, creo no estoy segura pero creo que estoy embarazada necesito hablar con Marcos 

El hombre me miró abriendo los ojos  mientras yo hacía cara de afligida cogiendo mi vientre  un sonrisa y satisfacción, fue lo que tenía a hora mismo si esto funcionaba quizás llamaría a Marcos



#1302 en Otros
#222 en Acción
#403 en Humor

En el texto hay: secuestro, mafia, vengannza

Editado: 24.01.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.