Ella le pertenece a la mafia [editando]

capitulo 39

 

Todo inicio tiene que tener, un final y todo final tiene una historia lleno de cosas increíble, a veces las cosas nunca salen como las queremos el cuento más vello se puede trasformar en él de  una historia llena de terror pero siempre hay una salida 

Aleska,  Bogdánov era mi hombre<< Aleska >>esa chica que soñaba, con que la vida era una maravilla pero pues mírame aquí en un hospital psiquiátrico mirando de como las hormigas caminaban en fila hacia su colonia la vida y  las situaciones que te pasan te pueden llevar por muchos caminos inexplicables que al final de la historia dejas de luchar dejas de, nadar contra la corriente y te vuelves una simple  pluma sobre un océano lleno de dolor.

Creí tenerlo todo creí que la felicidad me duraría para siempre

Perdí a la persona que más amaba en este mundo al  ser más  inocente, que no merecía morir  mi hija esa  pequeñita niña de manos chiquitas y mejillas rojizas estaba muerta a veces yo me culpaba de su muerte e intentaba acabar, conmigo misma pero durante todo este tiempo aprendí que no pidió morir la vida era muy injusto conmigo tenía que vivir por mi hija por ella buscaría la felicidad. Lleve  el mechón de mi cabello hacia atrás cuando este me estaba tapando el rostro

— ¡aleska  tiene visita! — volteé dibujando una sonrisa y parándome rápidamente

Camine, con gran prisa hasta llegar a la sala de visitas este lugar era un centro  de rehabilitación; intente suicidarme varias veces que controlas sería imposible 

—  Hermano  —¿ cómo estás?

Encogí los hombros sobre el asiento,  mientras le ofrecía una sonrisa de labios cerrados, mi hermano quien pensaría que sería el único con el cual contaría a hora siempre  venía  a visitarme y durante todos estos  años era el único al cual había visto

— Mañana sales de este lugar, cosas maravillosas te esperan aleska

— Eso crees porque yo pienso que nada bueno me espera fuera  — no digas eso nos iremos a Dinamarca y en pesaremos  una nueva vida solo los dos

Asentí con la cabeza que más le podía decir más que solo seguirlo mañana me iría de este lugar la idea me aterraba, no sabía cómo me iba comportarme  , haya fuera como comenzar una nueva vida después de todo lo que había pasado , Gregori  cogió mi mano entre las suyas ofreciéndome un agradable apretón , yo solo le ofrecí una mirada llena de amor hacia él era la única familia que me quedaba no quería seguir mirándolo  o terminaría llorando como la melancólica que era yo

—  Bueno cuéntame que has hecho estos meses — conseguí trabajo  en Dinamarca ya tengo la casa y todo listo

—¿ sabes algo de mamá?   —se volvió a casarse

O sorpresa, supongo que eso pasaría nada nuevo para mi 

El ruido del reloj indicaba que la visita había terminado, rodé los ojos resoplando al cual Gregori solo río a mi acción, creo que esa actitud de niña a un no se iba de mí, la enfermera se acercó indicando que debería volver a mi habitación  y  a si lo hice

Di una última mirada a la ventana, enmarcando la vista que tenía en mi cabeza  para luego cerrar las cortinas y volver a la  cama, tenía que dormí mañana sería libre de este lugar pero no de mi prisión en mi interior

El ruido de la puerta abriéndose, hizo que me levantara de golpe 

La enferma traía una  bolsa en la cual seguramente traía mi ropa; me ofreció una sonrisa de lado  dejando  la bolsa sobre la cama, al final llegó la hora tienes que salir de la oscuridad para enfrentar a tus peores pesadillas.

—tienes dos minutos para cambiarte

Apenas se dio la vuelta me empecé  a desvestir para cambiarme de ropa , una vez lista di dos toques a la puerta  para  que la puerta se abriera y dejara paso a la enfermera que esperaba por mí con los brazos por detrás de la espalda me arqueo las cejas al darme una rápida mirada de cuerpo. Completo

— eras de las pocas personas que logra recuperar su vida

Como debería de tomar eso como algo bueno o malo, camine detrás de la enfermera a pasos pequeños no quería cruzar esa puerta y encontrarme con todo mi pasado di un suspiro antes de poner un pie fuera de aquel edificio que considere mi refugio donde sentí tranquilidad

— ¿es hora cierto? — así es

—  cuídate mucho

La puerta se cerró detrás de mí, camine por un largo pasillo hasta llegar a la puerta principal del edificio el cual está se abrió, el clima frío y apagado me recibió inhale el aire para meter las manos a los bolsillos de mi chompa y caminar hasta donde me estaba esperando mi hermano, le alce el brazo apenas me noto

— te doy la bienvenida a tu nueva vida

Señalo la puerta del auto al cual solo reí moviendo la cabeza a los lados

—bueno vamos entonces a mi nueva vida

Mencione irónico, a mis propias palabras lanzándome a  mi hermano necesitaba este abrazo el también rodeo sus brazos por mi espalda para sepárame y dejar un beso en mi frente colocando ambas manos en mi cohete sonriéndome

—gracias por todo — eres mi hermana siempre cuidaré de ti

— Pues vámonos la vida nos espera para nuevas aventuras

Trate de sonar lo más feliz que puede,  separándome  para ir al auto, abrí la puerta para subir a este y dejar todo

— ! Aleska !

Por un segundo el corazón se me detuvo la respiración se me contrajo y la piel se me escarapelo quería caerme al suelo me pesaba el cuerpo, pero cuando mi nombre fue pronunciado nuevamente fue como si mi cuerpo volviera  a funcionar  el corazón se me acelero con prisa empezó y bombear la sangre a todo mi cuerpo

—Marco. Os

Dije en un hilo de voz al voltear y verlo perfectamente vestido con un trague negro esos que usaba todos los días , trague saliva cuando mis ojos chocaron con los suyos algo dentro de mí se comprimió causándome un dolor , los ojos se me llenaron de lágrimas mi visión se tornó borrosa las lágrimas se deslizaron por mi mejilla  las quite con brusquedad mire a mi hermano para nuevamente  ver a Marcos



#1301 en Otros
#222 en Acción
#403 en Humor

En el texto hay: secuestro, mafia, vengannza

Editado: 24.01.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.