Humo

Grupo Altivier

El Grupo Altivier comenzó como una empresa dedicada a la construcción y desarrollo inmobiliario, fundada por el padre de Alejandro hace varias décadas. Con el paso del tiempo, bajo la dirección de Alejandro, la empresa ha evolucionado hacia un conglomerado diversificado que ahora incluye divisiones en renovación urbana sostenible, desarrollo de propiedades de lujo y gestión de infraestructuras inteligentes.

            La sede central de Grupo Altivier se encuentra en el corazón de Madrid, España, en un emblemático edificio que combina elementos arquitectónicos clásicos con toques modernos, simbolizando la mezcla de tradición y vanguardia que caracteriza a la empresa. Desde esta ubicación estratégica, Grupo Altivier coordina proyectos y operaciones tanto a nivel nacional como internacional.

            Aunque sus raíces están profundamente ancladas en España, Grupo Altivier ha expandido su presencia globalmente, con proyectos destacados en Europa, América Latina y Oriente Medio. Esta expansión internacional ha permitido a la empresa no solo exportar su filosofía de diseño y sostenibilidad sino también importar innovaciones y tendencias globales al mercado español.

            Bajo el liderazgo de Alejandro, Grupo Altivier ha adoptado un fuerte compromiso con la sostenibilidad y la innovación en todos sus proyectos. La empresa se ha convertido en un referente en el desarrollo de proyectos que respetan el medio ambiente, promueven la eficiencia energética y mejoran la calidad de vida de las comunidades. Además, Alejandro ha impulsado iniciativas que apoyan la cultura y el arte local, financiando restauraciones de edificios históricos y patrocinando eventos culturales.

            En una amplia y luminosa oficina con vistas al bullicioso corazón de Madrid, Alejandro Altivier se sienta frente a Marta Ruiz, la responsable de recursos humanos de Grupo Altivier. La mesa entre ellos está pulcramente ordenada, con solo unos pocos documentos y tabletas digitales sobre su superficie. La atmósfera es profesional, pero hay un aire de expectativa palpable.

            −Señor Altivier, como seguimiento a nuestra estrategia de bienestar, he revisado exhaustivamente las propuestas para la incorporación de un psicólogo organizacional. Creo firmemente que este paso fortalecerá nuestra cultura empresarial y mejorará la satisfacción y productividad de nuestro equipo.

            −Marta, la salud mental y el bienestar de nuestros empleados son prioritarios para mí. Quiero asegurarme de que esta incorporación no solo sea una figura decorativa. Necesitamos a alguien capaz de entender y enriquecer nuestra dinámica de trabajo, alguien que realmente haga la diferencia.

            −Completamente de acuerdo, señor Altivier. La función del psicólogo organizacional irá más allá de la gestión de conflictos o el asesoramiento individual. Estamos buscando a alguien con iniciativa para desarrollar programas proactivos de bienestar, talleres de trabajo en equipo, y estrategias para mejorar el clima laboral y la comunicación interna.

            Esencialmente, alguien que se integre y entienda profundamente nuestra visión. Quiero estar personalmente involucrado en el proceso de selección, Marta. La importancia de este puesto merece una atención especial.

            −Por supuesto, señor Altivier. He preseleccionado algunos candidatos. Planificaré las entrevistas para que usted pueda participar en la etapa final del proceso.

            −Perfecto, Marta.

            Unos días después, Laura, para su total sorpresa, recibe una llamada del Grupo Altivier. Está en casa, en ese rincón tranquilo donde se permite soñar con futuros posibles, cuando su teléfono suena con un número desconocido. Con una mezcla de esperanza y nerviosismo, responde.

            − ¿Laura Mirandel?

            −Sí, soy yo.

            −Mi nombre es Marta Ruiz, del departamento de recursos humanos de Grupo Altivier. Hemos revisado su solicitud para el puesto de psicóloga organizacional y nos gustaría invitarla a una entrevista personal. ¿Sería posible concertar una cita?

            Laura siente un momento de incredulidad, su corazón late con fuerza. Durante un instante, apenas puede articular palabras, sorprendida por la realidad de la llamada.

            Sí, claro, estoy disponible. ¿Cuándo tendría que ser la entrevista?

            Después de acordar los detalles y colgar, Laura se queda mirando el teléfono, aún en estado de shock leve. "¿Realmente acaba de pasar?", se pregunta en voz alta, casi esperando que el entorno le confirme que no ha sido una ilusión.

            Esa misma noche, cuando Martín regresa del trabajo, Laura casi corre hacia él antes de que pueda quitarse el abrigo.

            −Martín, me han llamado de Grupo Altivier. ¡Me han citado para una entrevista!

            − ¿En serio? ¡Laura, eso es increíble! Sabía que lo lograrías. ¿Cuándo es la entrevista?

            Es este viernes. No me van a coger, es imposible, pero bueno, ir voy a ir.

            El viernes, Laura, sintiendo una mezcla de nerviosismo y emoción, llega a la imponente sede de Grupo Altivier en Madrid para su entrevista de trabajo. La recepción del edificio es amplia y moderna, con una decoración que equilibra elegancia y minimalismo. Tras anunciar su llegada, es guiada por un amable recepcionista a una sala de reuniones donde la espera Marta Ruiz, la responsable de recursos humanos.

            −Buenos días, Laura −le saluda Marta extendiendo su mano en señal de bienvenida−. Gracias por venir. Siéntate, por favor. He estado revisando tu currículum. Y veo que llevas tiempo sin trabajar.



#3292 en Otros

En el texto hay: familia, ilusiones, seguridades

Editado: 22.05.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.