Ilusiones siniestras

Ilusiones Siniestras

   El hombre se encontraba en una habitación iluminada y poco amueblada. Allí estaba  observando  viejos papeles, diarios y documentos que desde hace muchos años no leía. 

Mientras leía los papeles y los movía de un lado al otro,  no pudo evitar llevarse las manos a la cabeza. Estaba como todos los días, angustiado. 

_ No, no es cierto, nunca lo fue. 

Volvió a mirar su escritorio. 

Por un momento creyó escuchar algo afuera. Pero tampoco era posible, no vivía en un lugar concurrido, sino en un pueblo bastante alejado de la ciudad más cercana, con pocos vecinos. 

_ ¿Por qué no lo vi antes? _ soltó para si, con su voz entrecortada.

Es entonces cuando una  zona rodeada de árboles  llega a su memoria. Eran recuerdos de uno de sus extraños sueños. Los llevaba anotados todos, para leerlos luego. Odiaba olvidar las cosas, aún las que parecían innecesarias. 

Visualizaba una vieja y solitaria casa. Entre los borrosos fragmentos de ese sueño, se encontraba un anciano junto a la casa, pero no pertenecía a ella. Se encontraba perdido y confundido, mirando de un lado a otro, como quién busca una salida, o ser encontrado.

De la nada, el unas voces llamaban entre los árboles al anciano. Él quería a acercarse a ellas, pero  finalmente no lo hacia. Y hasta ahí llegaba su sueño.

A veces se preguntaba si esos sueños de verdad ocurrieron, o si solo se trataban de ilusiones de su mente agobiada.

Fuera real o no, la parte que más odiaba eran las voces que llamaban al viejo hombre. Unas veces las recordaba como voces dulces buscando guiar al sujeto, otras como gritos desesperados, y otros días, solo los recordaba como sollozos. 

Al volver de sus pensamiento, se percató del frío que había en la habitación, lo cual era raro, pues era verano. 

Sentía como su piel se erizaba y su respiración se agitaba. Entonces, pudo escuchar con claridad. 

_ ¡Ayuda! _ suplicó, una voz. 

El hombre miró a todos lados en búsqueda de una explicación. Temia estar alucinando. Tenía años sin consumir ningún tipo de alucinógenos. 

_ ¡AYUDAAA! _ Escuchó de nuevo la escalofriante voz. 

_ No es real, ¡Nada de esto lo es!_ dijo en un vano intento de calmarse así mismo. Estaba pálido, sudaba frío y estaba nervioso. 

Esta vez, podía escuchar unas leves risas de fondo, a penas perceptibles, pero aún así podía escucharlas, sabía que estaban allí, por más que cubriera sus oídos y cerrara desesperadamente sus ojos. 

_ ¡NO!,  ¡Basta! _ Suplica con desesperación. NO FUE MI CULPA! - Finalmente, aclara, mientras vuelve su mirada hacia un pequeño espejo que se encontraba frente a su escritorio. 

Sentía pena al mirar su reflejo. 

Las risas empezaron a silenciarse. 

_ No podía hacer nada - explicó con tristeza. Nadie me iba a creer de todos modos. Solo quería dejar eso atrás. Lo que hiciera o dijera no cambiaría nada. Ya era demasiado tarde para ellos. 

_ ¡MENTIRA! - Reclaman con furor. 

_ ¡CÁLLENSE! 

Estaba desesperado y sin fuerzas. Quería olvidar todo, al menos por ese día. 

Las voces empezaron a cesar. Parecían por fin irse. El hombre recorrió con su mirada toda la habitación. 

Tras un momento de silencio, el hombre logra volver a la normalidad. Vuelve su vista al espejo. Intentó regalarle una pequeña sonrisa. 

_ Podías - susurró al final, en un eco largo e intenso, cargado de dolor. Esta vez, la escuchó con claridad. Era la voz de un infante. 

Una pequeña foto de un niño se encontraba junto con los papeles del escritorio. Los diarios todos perfectamente agrupados, trataban el caso de una de tantas casas abandonadas, pero con la diferencia,  de que a no muchos metros de la casa, varios cuerpos pertenecientes a niños fueron encontrados años atrás. Hasta la fecha, el culpable había pagado su sentencia. No había sospechoso, ni un testigo en concreto, o al menos, eso es lo que quedó en el expediente. 

Fin



#3294 en Otros
#864 en Relatos cortos
#287 en Paranormal

En el texto hay: paranoia, tragedias

Editado: 29.03.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.