Kami

Los sobrinos

Refugiado en su habitación de la pensión, Hikaru se sienta frente a su ordenador, decidido a descubrir la identidad de las personas que lo han arrastrado a este torbellino de peligro y misterio. Sabe que la clave podría estar en la matrícula del coche que lo llevó a su apartamento, y para ello, necesita ayuda.

Llama a su secretaria en la empresa, una mujer eficiente y discreta en quien confía.

—Soy Hikaru, ¿qué tal todo por ahí?

—Muy bien, Hikaru-san. ¿Qué tal estás?

—Estoy mejorando y pronto volveré al trabajo —le asegura, intentando sonar lo más normal posible. Luego, le pide el favor—. Necesito saber a quién pertenece una matrícula de coche. Es importante.

Cuando la secretaria lo llama de vuelta con la información, Hikaru apenas puede creer lo que escucha. El coche está registrado a nombre de uno de los sobrinos de Yasuhiro. Inmediatamente, abre su navegador y comienza a buscar más información sobre este sobrino en particular.

En internet, encuentra lo que busca con relativa facilidad. Como miembro de una familia prominente, el sobrino de Yasuhiro ha aparecido en varios eventos y noticias. En una de las fotos de un evento industrial, Hikaru lo reconoce. El hombre se llama Isamu, uno de los cuatro sobrinos de Yasuhiro, y en la foto aparece identificado como un exdirectivo de una de sus empresas.

Hikaru, sumergido en su búsqueda de información, siente cómo las capas de este enigma se van complicando poco a poco. Hiroko, la mujer enigmática que apareció en su vida de forma tan repentina y luego desapareció igual de rápido, sigue siendo un misterio. Su papel en todo esto, ya sea como familiar o empleada, permanece oculto en las sombras.

Reflexiona sobre Isamu y Kaori, los dos sobrinos de Yasuhiro que ahora parecen estar involucrados de alguna manera en su situación actual. Isamu, esperándolo en el coche a la salida del templo tras el funeral, y Kaori, después del matrimonio con Haruko, su prima.

Continuando su búsqueda, descubre más sobre la familia de Yasuhiro. Aparte de Isamu y Kaori, hay otros dos sobrinos, uno de ellos con un rol clave en el imperio empresarial. Esto le hace pensar que tal vez la desaparición y posterior muerte de Yasuhiro no fue un accidente, sino algo más siniestro, posiblemente relacionado con luchas por el poder dentro de la familia y la empresa, o tal vez una gran herencia.

Hikaru reflexiona sobre las posibles conexiones entre la muerte de Yasuhiro, la misteriosa carta recibida en la boda, y los peligrosos encuentros en el onsen y su apartamento. Comienza a sospechar que estos incidentes no llegarán a conocimiento de la policía, que alguien con influencia y recursos está maniobrando en las sombras para mantener las cosas bajo control.

Se da cuenta de que está en medio de una peligrosa lucha de poder, y que su propia vida corre un gran peligro. La situación se vuelve más urgente y peligrosa con cada nueva pieza de información que descubre. Es como un tablero de ajedrez complejo, y él es una pieza clave que aún no sabe cómo moverse.

Mientras la noche avanza, Hikaru reflexiona sobre la información que tiene. En ese momento suena su teléfono, es una llamada oculta. Hikaru, en un impulso, contesta la llamada. Al otro lado, la voz de Hiroko suena clara y directa.

—Soy Hiroko. Te lo dije, si no entregas la carta y te vas de Japón, será peor para ti —la seriedad en su voz es inconfundible. Sin rodeos. Hikaru pregunta.

—¿Qué relación tienes con todo esto, Hiroko? ¿Quién eres realmente? —La necesidad de entender su papel en este enredo se ha vuelto urgente.

Pero Hiroko ignora su pregunta.

—Mañana, en la recepción del Keio Plaza, recogerá alguien la carta a las 9 de la mañana. Entrega la carta          —insiste con firmeza—. Y después, Hikaru-san, te sugiero que dejes Tokio lo antes posible.

Hiroko cuelga el teléfono nada más pronunciar estas palabras. La insistencia de Hiroko y su aparente conocimiento de la situación desconciertan aún más a Hikaru. ¿Cómo se entrelaza ella en esta red de amenazas?

Hikaru se queda sentado, el teléfono todavía en la mano. Se da cuenta de que no tiene muchas opciones. Entregar la carta parece ser su única salida, un último acto en este juego peligroso en el que se ha visto involucrado. Y después, deberá tomar la difícil decisión de huir para protegerse. Pero entonces se pregunta: “¿por qué tiene tanta importancia la carta para ellos, si solo es una hoja con texto impreso?”.

En ese momento recibe otra llamada, esta vez es de alguien conocido, su madre.

—Hikaru, me has llamado por teléfono —le dice su madre algo nerviosa.

—No, no te he llamado, ¿por qué?

—Pues verás, he recibido varias llamadas con un número oculto y al contestar nadie ha respondido.

Hikaru comprende. Y sin pensarlo le dice a su madre lo del viaje a Lima.

—Mamá, ya te he sacado el billete para Lima            —Hikaru miente, pero está decidido a hacer todo lo posible para que su madre esté fuera de Tokio un tiempo—, era una oferta que no he podido dejar escapar y cuando se lo he dicho a Ana María se ha vuelto loca de contenta.

—Pero qué dices, así de rápido… —contesta su madre sorprendida.

—No te preocupes, será maravilloso. Además, yo iré allí en cuanto pueda y volveré contigo en el viaje de vuelta —Hikaru vuelve a mentir.

Nada más colgar la llamada vuelve a reflexionar sobre la importancia de la carta. Con la única luz proveniente de la pantalla de su ordenador, toma el sobre una vez más.

El sobre en sí es bastante ordinario, pero al sacar la hoja de papel impresa, Hikaru se da cuenta de un detalle que había pasado por alto: el papel es de una calidad excepcional, con un gramaje notablemente superior al habitual. Es el tipo de papel que no solo transmite un sentido de importancia, sino que también, como reconoce Hikaru, es ideal para retener huellas dactilares.



#606 en Detective
#420 en Novela negra
#1156 en Thriller
#428 en Suspenso

En el texto hay: crimen, japon, tokio

Editado: 22.05.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.