La Batalla Profética

Capitulo 1:Edward: Todo por un cristal?


Creeme, ni siquiera yo entiendo esto.

Estaba... por supuesto, estaba... Corriendo? llevaba puesta mi chaqueta favorita y unos pantalones negros, y no el pijama que recuerdo haberme puesto la noche anterior. También llevaba algo en el cuello, era una especie de cristal atado a un collar de cuero, ah, y también John, mi mejor amigo, estaba ahí. Por algún extraño motivo estábamos corriendo en un inmenso bosque que se me hacia sospechosamente familiar.En los árboles resonaba una voz que gritaba:-¡No llegarás muy lejos Edward, tu inútil cuerpo humano se cansara y Lewis tomara tu vida, tus poderes y el cristal-de pronto, todo se me volvió oscuro. Al instante, el precioso y placentero sonido de mi despertador fulminó mis oídos, ¡bum!,¡bum!, ¡bum!, -Solo ha sido un sueño?- pensé. Me pare de la cama, tomé una ducha y me fui al colegio, estaba muy confundido por el sueño, había oído algo de unos poderes, un cristal y bla, bla, bla, que yo sepa, mi único "poder" era atar un nudo de tallos de cereza con mi lengua, querría un tal Lewis algo así? no lo sabía lo que si sabía era que me estaba atrasando para dar la prueba de filosofía a primera hora

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

Al llegar al colegio vi a John, parecía algo nervioso, tenía un bulto enorme en su sudadera, algo que podría notar alguien con miopía desde 10 Km de distancia.-Hey London, mira lo que tengo- dijo

-un bulto enorme en la sudadera?- pregunté sarcásticamente

-No inepto- replicó- Toma- sacó rápidamente un balón de basket y me lo lanzó- Lo tome del escritorio de la señorita Méndez mientras hacía sus cosas con el rector, ya sabes- su sonrisa pícara me hizo entender perfectamente lo de "sus cosas con el rector"

Filosofía era la palabra que más odiaba, y, oh sorpresa, las pruebas de esta clase no son la excepción, la resolví velozmente y la entregué, la señora Ximénez, como siempre, me ponía una expresión de desagrado, siempre estaba intentando hacerme quedar como un fracasado ante los otros maestros. "desperdicie" el resto de la clase escuchando música, haciéndome el filósofo en las páginas traseras de mi libreta y pensando en mis padres, que desgraciadamente habían muerto en un accidente automovilístico cuando yo era aún un bebé según tía Susan, que se hizo cargo de mi, como "última voluntad de mi mamá", no era muy listo, pero jamás me tragué la historia del accidente, acaso no es raro que siempre que intenté hablar del tema con mi familia, era evadido completamente?, Tía Susan no tenía hijos "aparte de mi" claro, siempre fue una gran madre, por llamarla de algún modo, una vez me contó sobre mis padres, dijo que mamá era una mujer muy bella, de ojos preciosos y rostro angelical, pero, papá era diferente, era prácticamente un ser "mágico" según ella, era el hombre más guapo que había visto en su vida, de cuerpo robusto y musculoso, pero de rostro delicado. La verdad la ausencia de mis padres nunca fue un impedimento para mi, como dije, ella y su marido supieron cuidarme como su propio hijo. Finalmente sonó la campana y salimos al descanso.

John tomó mi balón y dijo:- Vamos al gimnasio, jugaremos un partido contra los del otro salón, tranquilo, esta vez no golpeare a nadie con tu balón- dijo, por cierto, casi lo olvido, la historia de mi balón es más melancólica que la de Romeo Y Julieta. Terminó en manos de la Señorita Méndez la última vez, porque John golpeó a una del otro salón, nos ganamos un buen problema, que la señorita Méndez resolvió muy fácilmente, quedándose con mi balón.-Por supuesto- respondí- solo iré al baño un segundo, no empiecen sin mi- entre al baño y me lave la cara-poder, poder, poder, que significa todo esto?- dije, no tarde mucho en conseguir una respuesta. -significa que vendrás, con nosotros, pensamos que nuestras búsquedas no darían frutos, pero mira, así que no te hagas el valiente y no lo hagas más difícil de lo que ya fue- el temor recorrió mi cuerpo, esa voz era, en definitiva, la de mi sueño, pero... era siquiera posible? como me habían localizado? cuantos Edward London hay en Estados Unidos para que localicen justo al tonto que vive en Montana?, o quizá solo estaba en otro sueño- quienes son ustedes?- pregunté nerviosamente

-Aquí las preguntas las hacemos nosotros mocoso, primero que todo, dónde está el cristal? y por qué no estás metido en el "Refugio de los traidores"?- tan solo entiendo lo del cristal, que no se donde demonios está, o si al menos es real, como estos tipos pero, Refugio? de qué habla este sujeto

-N-no tengo el cristal, no se de que hablan- realmente esto me confundió muchísimo, fue un sueño o una visión? por qué estaba pasando todo esto?, ah, son demasiadas preguntas.



#20436 en Fantasía
#8428 en Personajes sobrenaturales
#4310 en Magia

En el texto hay: hombres lobo, magia, poderes

Editado: 27.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.