La Batalla Profética

Capítulo 4: Alice: Asume las consecuencias

Narra Alice...

La penitencia estaba asegurada, y ni siquiera estaba segura si valdría la pena. Había visto a un dominante del fuego, cosa que no habiamos visto en mucho tiempo, pero también me había topado con él chico más pesado del mundo, no dejaba de mirarme, como si tuviese algo en la nariz o algo así.-Alice, conseguiste el cristal?- preguntó Chris

-no, intenté quitarselo pero, se volvió a unir con su cuerpo, no se que sucedió- respondí. Me puse la máscara y nos disponíamos a irnos con él chico interesante cuando la persona más indicada decidió abrir la boca.

-Hey, quienes son ustedes? por qué se lo llevan?- interrumpió

-No te incumbe, humano- le espeté

-Claro que sí, es mi mejor amigo, pasé por esto junto a él, y se lo lleva así como así?

-Dije, no te incumbe- me intenté lanzar contra él, pero Chris me lo impidió

-Quién eres?- preguntó Chris

-Mi nombre es John Smith, soy el mejor amigo de Edward, humano, muy humano según ella- me señaló, me limité a virar los ojos- y la verdad no entiendo la mitad de las cosas que han pasado hoy, primero ese cristal, los lobos parlantes y ahora aparecen ustedes, creo que voy a perder la cabeza

-Vendrás con nosotros- dijo Chris, sin ninguna explicación

-Perdiste el juicio Chris?, es un HUMANO, es diferente de nosotros

-La decisión está tomada, obedece a tu superior- odiaba cuando decía eso, siempre lo decía bromeando, pero esta vez, parecía especialmente serio.

-Qué son exactamente ustedes?- intervino nuevamente el humano, se formó un silencio incómodo , que finalmente Chris rompió

-Hazlo Alice, que sea rápido- dijo

-Con mucho gusto- respondí, con gran velocidad, le propiné un puñetazo a John y este cayó de lleno al suelo. Regresamos a la montaña y lanzé las mochilas al suelo.

-Con que veníamos al escondite de los Ervons eh?, supongo que vas a explicarme que tienen que ver estos chicos, no?- espeté

-Está bien- respondió- durante varias noches estuve escuchando una voz en mis sueños, me daba indicaciones que al principio no tenían sentido, pero que luego de un tiempo, empezaron a tener coherencia, cada una llevaba más lejos de la aldea, probando mi valor de asumir el riesgo; recuerdas la luz que apareció de repente anoche?, empecé a seguirla y me trajo hasta aquí, al principio no sabía que tenía que ver Montana con toda mi búsqueda, pero al ver a este chico- señaló al chico interesante- al fin lo entendí, él es el cumplimiento de la profecía, estoy seguro

-no exageres- repliqué- es cierto que tenemos mucho tiempo sin ver un dominante del fuego, pero también han nacido muchos chicos poderosos en la aldea, y no significa que sean los elegidos

-estás ignorando un gran detalle Alice- dijo- "su señal, traería un cristal rojo como la sangre derramada por nuestros antepasados" por cierto, la voz que me estuvo guiando también mencionó una cosa muy extraña, dijo que yo portaba la sangre de uno de los elegidos, por lo que hay más de uno- dijo, mirando hacia abajo

-no estarás pensando en... no, es imposible que estés pensando en que este tipo es él segundo elegido no?, estamos hablando de la profecía más importante de la aldea, una profecía de siglos.

-Si, pero las profecías no siempre son claras, suelen ocultar detalles pequeños , o tan grandes como este- dijo, nos quedamos en silencio de nuevo- Y que crees que vaya a pasar?- interrumpió

-No lo se, solo espero que estos dos sean de utilidad, porque si no, el castigo que tenemos ganado no va a valer la pena- repliqué. Pensé en mi novio, Patrick, él era la unica persona la cual sentía que podía protegerme, puesto que mi papá tenía muchos enemigos, dentro y fuera de la aldea, se defenderme sola, pero, él era más fuerte; era él lider de nuestro equipo y él mejor amigo de Chris, siempre estaban entrenando juntos, era algo arrogante y solía actuar raro de vez en cuando, pero eso no interfería en lo que sentía por el . John despertó, e intento reanimar al otro chico -No funcionara- dije-, le dimos un tranquilizante, no despertara en un par de horas- le habiamos pinchado con una espina marchita de un arbol de la aldea, soliamos usarlas como tranquilizantes.

-¿Por qué me golpeaste?- preguntó

-¿Recuerdas que te dije que no hicieras preguntas? pues por eso

-¿Pero, como me pides que no haga preguntas después de lo que acabo de vivir?

-Está bien, responderé a una de tus preguntas, él y yo pertenecemos a razas muchísimo más antiguas que ustedes, quizá tan antigua como el planeta, ¿estás feliz? ahora calla y espera

-Una cosa más- dijo, juro que estaba apunto de de noquearlo otra vez- ¿por qué bajaron a salvarnos?

-¿Qué?- respondí - no bajamos a salvarlos

-Bajamos por 2 motivos- le interrumpió Chris- el primero y más importante, esos tipos, habían estado causando muchos problemas en nuestra zona, y segundo, bajamos por él.



#20362 en Fantasía
#8418 en Personajes sobrenaturales
#4301 en Magia

En el texto hay: hombres lobo, magia, poderes

Editado: 27.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.