La caída de los Seroji

Hermanas

Malacasán desenvainó su espada y saltó hacia él con instinto asesino, este apenas la evitó dando un paso atrás, ella le vio con la guardia baja, tomó su brazo derecho y le desarmó, al mismo tiempo le pateó en la boca del estómago, el cae de rodillas al suelo, al intentar levantarse solo la ve, apuntándole con ambas espadas.

Felicidades, derrotaste a un novato, Kralot eres fuerte, pero te falta experiencia- dice Caidron mientras le pone la mano en la cabeza a ella- y tú eres demasiado fuerte para él- perdón, solo estaba aburrida- responde con voz de arrepentimiento, la expresión de su rostro y el tono de su voz recuerdan a una niña regañada por su padre-en ese caso, lucha con Aliat- dice Caidron- muéstrenle a los nuevos lo que pueden hacer las damas del río y el volcán- tiene razón hermana- responde Aliat que llegó con Caidron- hace mucho que no luchamos, esta vez te venceré- ya lo veremos- responde Malacasán.

Las dos se colocaron a lados opuestos del campo y desenvainaron sus espadas mientras todos los que pasaban cerca se detienen y forman un circulo para ver el combate, avanzaron rápidamente hasta chocar una con la otra, Kralot veía impresionado las técnicas de ambas, admirando su velocidad y agilidad, características con las que no cuentan los hombres con quienes entrena, mientras miraba los choques del metal con el metal, dos espadas moviéndose a la velocidad del viento y con la gracia de dos cisnes, los cabellos de ambas se ven como banderas que ondean con el viento, una terminación de la belleza del combate. De pronto se separaron y se prepararon para la "segunda ronda".

Ambas gritan dos poderosos hechizos - ¡serpiente de río! Grita Malacasán ¡espíritu de magma! Responde Aliat- una gigantesca serpiente de agua brota de su espada y se abalanza contra Aliat, al mismo tiempo surge un espíritu del suelo que sirve como escudo, al chocar los dos ataques se crea una nube de vapor que las envuelve a ambas, cuando esta se dispersa Aliat envuelve su espada en fuego y Malacasán en agua, ambas avanzaron, las espadas volvieron a chocar, moviéndose con la fuerza y la gracia del vuelo de un águila.

Tras un tiempo el duelo de espadas queda en punto muerto, Aliat crea un circulo de fuego de 3 metros de alto, se expande de su interior a 3 metros a su alrededor, Malacasán retrocede 5 metros, clava su espada en el suelo, forma una línea de agua que partió de su espada hasta el otro extremo del círculo, un geiser brota de este, apaga las llamas y golpea a Aliat con gran fuerza, unos segundos después, Aliat cae de rodillas, Malacasán corre hacia ella, cuando levanta la mirada ve a su hermana apuntándole con su espada en el cuello, al final no pude ganarte-se lamenta Aliat- necesito ser más fuerte. No te culpes, creces muy rápido hermana –responde Malacasán- hace un mes te hubiera derrotado en la mitad del tiempo. Bien, la próxima te ganaré. Esa es la actitud-dice Caidron- puedes entrenar con Kralot si quieres. no creo que pueda con ella-dice Kralot- vamos no seas así- se queja Caidron-lucha junto a ella, ustedes dos contra mí. Está bien- dice Aliat- la última vez perdí muy rápido ¿qué tan rápido fue? - pregunta Kralot-perdí en 5 minutos-responde un poco avergonzada- ¿Y tú? perdí en 2 minutos-dice cabizbajo- pero estoy seguro de que usted y yo podremos vencerlo. Le tendió la mano y ella la aceptó, se dieron un apretón de manos en señal de buena fe. ganaremos esta pelea-dice con una sonrisa- puedes llamarme Aliat si quieres, ganaremos- responde con una voz que inspira confianza- Aliat.

Después de descansar un rato los tres se prepararon para luchar. Ambos se colocaron hombro a hombro, Caidron ataca primero a Kralot, este lo bloquea, Aliat lo ataca por la espalda, Caidron la evita, Kralot ataca por el flanco izquierdo, Caidron retrocede y lanza un rayo, Aliat lo bloquea con fuego y Kralot contrataca con una onda de tierra.


Caidron va hacia ellos y sostuvo un combate de espada con ambos por un tiempo, lanza una finta a la cabeza de Kralot y lo patea en la entre pierna, dejándolo fuera de combate por un rato, se voltea hacia Aliat y retrocede varios pasos. ¡lluvia infinita! -Ataca- ¡corte volcánico! Responde ella.

Un diluvio cae sobre ellos, al mismo tiempo que una fisura de lava va hacia él, los ataques llegaron al mismo tiempo al objetivo, al chocar el agua con la lava se crea una explosión de vapor y los tres cayeron al mismo tiempo, fue un empate.

Malacasán ordena a los reclutas levantarlos y estos los llevan a la tienda de curación, donde fueron curados rápidamente, despertaron cuando faltaba un día para partir.

Malacasán desenvainó su espada y saltó hacia él con instinto asesino, este apenas la evitó dando un paso atrás, ella le vio con la guardia baja, tomó su brazo derecho y le desarmó, al mismo tiempo le pateó en la boca del estómago, el cae de rodillas al suelo, al intentar levantarse solo la ve, apuntándole con ambas espadas.

Felicidades, derrotaste a un novato, Kralot eres fuerte, pero te falta experiencia- dice Caidron mientras le pone la mano en la cabeza a ella- y tú eres demasiado fuerte para él- perdón, solo estaba aburrida- responde con voz de arrepentimiento, la expresión de su rostro y el tono de su voz recuerdan a una niña regañada por su padre-en ese caso, lucha con Aliat- dice Caidron- muéstrenle a los nuevos lo que pueden hacer las damas del río y el volcán- tiene razón hermana- responde Aliat que llegó con Caidron- hace mucho que no luchamos, esta vez te venceré- ya lo veremos- responde Malacasán.

Las dos se colocaron a lados opuestos del campo y desenvainaron sus espadas mientras todos los que pasaban cerca se detienen y forman un circulo para ver el combate, avanzaron rápidamente hasta chocar una con la otra, Kralot veía impresionado las técnicas de ambas, admirando su velocidad y agilidad, características con las que no cuentan los hombres con quienes entrena, mientras miraba los choques del metal con el metal, dos espadas moviéndose a la velocidad del viento y con la gracia de dos cisnes, los cabellos de ambas se ven como banderas que ondean con el viento, una terminación de la belleza del combate. De pronto se separaron y se prepararon para la "segunda ronda".



#9800 en Fantasía
#4812 en Joven Adulto

En el texto hay: aventura epica, romance, magia acción

Editado: 27.05.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.