La caída de los Seroji

Preparativos

Con la mitad de los barcos destruidos o dañados junto con parte de las instalaciones del puerto, los rebeldes tuvieron que apañarselas con lo que tienen, reduciendo la cantidad de soldados que embarcarán pero eligiendo a los mejores entre ellos para abordar los que quedan, los tritones pueden hacer el viaje por mar sin problemas y de paso conseguir refuerzos de las distintas guarniciones subacuaticas, los jinetes voladores y las hada pueden atravesar el mar en menos de un dia, la selección se da de la siguiente manera, cada jefe juzga a cada batallón según su actuación en batalla, despues cada comandante juzga a cada compañía, cada capitán a cada pelotón, y cada teniente debe sacar a la mitad superior de sus tropas. no es un metodo perfecto, pero es rapido y efectivo, una vez se embarcan armas, comida, agua, naranjas, limones y demás pretrechos empiezan a embarcar los soldados, Jinli se queda al mando de la mitad restante y les ordena perseguir al ejercito de Arafrod.

Entre todo el ajetreo Kralot es asignado a cargar los limones desde el almacén al Principe de Yiag, una hermosa coca de fresno anaranjado, no era la nave mas poderosa del mundo, pero cumple con su trabajo, en eso ve a Aliat supervisando al supervisor y reclamando que se están atrasando con la carga de viveres del Tempestad.

Kralot nota que su actitud cambió desde que llegaron, comparada con la que tenía en el ferry, en ese entoces la vió con otros ojos, a pesar de que era una ruda guerrera y una efectiva comandante, tambien era una mujer hermosa, recordó su pelo rubio como el trigo trensado y su vestido blanco y marrón a pesar de que no quería llamar la atención un par de hombres, no eran mas que simples peregrinos. pero cualquier atencion era todo menos deseada.

Por suerte para todos ambos andaban con sus familias y sus esposas les reclamaron por andan viendo a otras mujeres, todos los presenses estallaron de la risa, los hombres se fueron cabizbajos y con el ego herido.

Un grito regresó a Kralot al presente y siguió cargando limones el resto de la manñana.



#9796 en Fantasía
#4810 en Joven Adulto

En el texto hay: aventura epica, romance, magia acción

Editado: 27.05.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.