La Mirada Después De La Muerte

Capítulo 1: sobreviviendo a la pesadilla de la muerte

Narra Anaís
Mientras caía en la oscuridad de la muerte, me sentía más tranquila al saber que nunca jamás lo volvería a ver a esos hermanos peligrosos, además finalmente me voy a reunir con mis amigos, después de tanto sufrimiento... Lo único que recuerdo es fui asesinada por la hermana de Alain y de que esté me mostrará su cara por primera vez... Pero no pude evitar sentirme decepcionada de él, ya que fue mi mejor amigo y resultó que era un completo monstruo...

No sé cuánto tiempo paso desde que estoy en esta tranquila oscuridad, pero antes de llegar a al final del camino, una cadena me detuvo y me llevo hacia atrás de este, trataba de evitar que me llevará pero me jalaba con más fuerza y... Abrí mis ojos de nuevo, me encontraba acostada en la cama, tenía una intervenida en mi mano derecha, también estaba conectada a un tanque de oxígeno, mi pecho tenía unas vendas colocadas (pareciera que estaban cuidando de mí) pero lo más extraño era que no estaba en un hospital, sino en una casa habitual, trate de hablar pero no podía y luego alguien abrió la puerta de la habitación era una chica casi de mi estatura, su pelo era café y sus ojos eran de color azul... Casi idénticos a los de Alain y sus hermanos... Me puse sería, además evite mirarla y me dijo —¡Que bueno que despertaste! Pensé que por poco no seguías viva, lo bueno que mi hermano te trajo a casa y te auxilio —se escuchaba tan feliz al verme despierta.

Yo solo la ignoraba y no estaba de humor para estás tonterías, entonces ella no pudo evitar sonreír y comento —bueno, sé que ahora no quieres hablar al igual que nos odias por lo sucedido y lo entiendo, pero Alain no quería perderte —de la nada su felicidad desapareció y no lo entiendo porque hacen esto.

Salió de la habitación, no sabía que estaba pasando realmente pero estaba segura que había algo extraño en esto.

Narra Alain
Estaba en la cocina comiendo mi comida, cuando vino mi hermana Keiry e dijo —te tengo buenas noticias, tu querida amiga Anaís ha despertado —se miraba muy feliz al decirme la enhorabuena

—gracias por avisarme, pero estoy muy seguro de que ya no somos amigos —conteste. —me sentía un poco mal por lo ocurrido hace 5 años, además que hice todo lo posible para que no despertará y estuviera conmigo

—¿Por qué tan triste? Deberías estar feliz por eso, aunque sé que aún la amas con toda tu vida y por eso no la dejaste morir —pregunto mi hermana. —desde que iba en la preparatoria siempre desee que me amará tanto como yo pero ella nunca me eligió

—es que creo que las cosas ya no serán iguales entre nosotros —dije. —aun no estaba listo para hablar con ella

—bueno, haya tu que sigues con tus crisis existenciales y supongo que sería genial que ella e yo fuéramos amigas, tal vez pueda ayudarte a arreglar un poco el desastre —menciono. —solo tenía una sonrisa en su cara y le preparo el desayuno a Anaís

—te agradezco que hagas esto por mí, no olvides decirle las reglas de la casa, además no voy a estar aquí por un par de días para no entrometerme con ustedes y si quieren salir, pueden hacerlo sin llamar mucho la atención —comente. —trataba de sobrellevar un poco la situación actual y supongo que necesito un descanso libre de todo

—de nada y diviértete en tu viaje Alain —se despidió Kei —ella se fue a llevar el desayuno a la habitación.

Yo solo tome mi mochila y salí de la casa, solo espero tener la fuerza de verla cuando regrese y buscar la manera de recuperar aunque sea un poco nuestra amistad.

Narra Anaís
Seguía acostada en la cama, por suerte me quitaron los aparatos hospitalarios y tenía demasiada hambre, supongo que ha pasado mucho tiempo desde que comí algo decente, luego apareció esa chica, traía una bandeja con el desayuno y me dijo —has de tener hambre, así que te preparé esto y hay varias cosas que quiero comentarte —la muchacha era muy amable conmigo y me recordó ligeramente a Alain.

Ella puso la bandeja en la mesa y sin pensarlo empece a comer, estaba tan feliz por hacerlo (sentía que estaba comiendo lo más delicioso del mundo) así que trate de hablarle aunque sea un poco y le pregunté —¿Sobre qué me quieres hablar? —puede que ella no me haya entendido

—bueno, es que hay una serie de reglas en la casa y es muy necesario que la sepas si quieres llevar bien las cosas con nosotros y especialmente con Alain —contesto. —era muy extraño que hubiera reglas, aunque supongo que es algo común en su casa

—¿Cuáles son las reglas? —dije.—necesito buscar la manera de escapar de ellos, pero por ahora necesitaré quedarme aquí por un tiempo

—bien, ya que tienes mucho ánimo de hacer las paces, las reglas son: 
*Por ningún motivo puedes salir de la casa, sin compañía de alguno de nosotros.
*Tienes prohibido contactar a tu familia o cualquier persona que conociste antes (creen que estás muerta).
*Tienes permiso de salir, siempre cuando Alain te de tu nueva identidad.
*Puedes ayudar en las labores del hogar y cocinar.
*Puedes entrar a cualquier parte de la casa, excepto a la habitación de Alain. 
*Debes ser respetuoso con las demás personas que viven aquí. 
—es muy extrañas estás reglas, pero lo que más me gana mi curiosidad es sobre qué está prohibido entrar al cuarto de Alain, pero esperaré el momento indicado para preguntar sobre ello

—¿Hay otra cosa más que deba saber? —pregunte. —necesitaba evitar los problemas con ellos

—mi hermano Alain no va estar en casa por una semana y nos permitió salir un día de estos, pero antes te tienes que recuperar bien para poder salir —contesto. —se notaba que lo decía con tanta felicidad de que su hermano no estuviera en casa

—y por cierto ¿Cuál es tu nombre? Es que necesito saber a quién le debo de dar las gracias por todo —dije. —se que ella fue la misma que me disparó, pero es probable que Alain la haya manipulado

—mi nombre es Keiry, pero mis hermanos me dicen "Kei" y no necesitas agradecer nada, solo lo hice por Alain —respondió. —tenia una sonrisa en su cara, pareciera que todo está bien con ella



blackskye

Editado: 08.06.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar