La Revolución Del Ejército I: Los Experimentos Malditos

Capítulo 27

Había pensado mucho en la conversación que tuvo con Zohan hace un tiempo atrás, ahora estaba más que claro que Zorobabel era el padre de Naila, a fin de cuentas, ambos habían pasado tiempo juntos cuando el hombre se quedó en casa luego de que su padre lo llevara, Ziehen suponía que su padre ayudó a Zorobabel a escapar, al igual que al resto de su grupo.

Le agradaba escuchar que el hombre aún no era tomado prisionero, pero no entendía por qué se había arriesgado a entrar en las instalaciones solo para amenazar al gobernador, de pronto una idea pasó por su mente y es que tal vez Zorobabel podría sacar a su padre de prisión, se notaba que el hombre era fuerte y no le temía a nada, perfectamente podía pedirle ese favor, al final su padre se sacrificó por él.

Si le llamaba la atención que la chica llamada Ayuni Snorb estuviera involucrada en los experimentos, tal vez eso le daba ideas de por qué Brais y el teniente estaban tan interesados en Naila, ya había una línea de sucesos anterior, tal vez ellos tenían poderes extraños o que eran fuertes, Ziehen sentía que era una de las razones.

De todas maneras, no entendía algo, Zorobabel había huido con la ayuda de su padre, ¿Por qué? ¿Qué sabía que decidió irse? Tal vez también fue tomado prisionero y quiso volver con su familia, no lo sabía, pero lo más interesante es que el otro grupo también se había ido, ya no estaban ¿Cuáles eran las razones de su huida? ¿Debían ellos temer algo? ¿Dónde estaban ahora?

No lo sabía y le preocupaba de sobremanera, si había un cabo más suelto que los demás, era ese tal grupo A ¿Qué hacía exactamente? ¿Por qué el gobernador les tenía tanta confianza? ¿Eran soldados comunes o más experimentos?, este grupo era el que más intriga le daba, ya que en sus años trabajando cerca del gobernador el chico nunca escucho de esas personas, por lo que si Brais deseaba ocultar esa información es porque era algo importante.

Ziehen intento saber más de Zorobabel y Ayuni preguntándole a Naila, la chica fue honesta, le dijo que eran su padre y su hermana mayor, ambos había desaparecido hace algunos años y jamás supieron de su paradero, la chica fue capaz de decirle que pensaba que Ayuni estuvo en las instalaciones también, ya que, al igual que ella se la llevaron unos militares, en cambio, de su padre no sabe gran cosa.

El chico se dio cuenta que los quería mucho, hablaba con mucho cariño y amor cada vez que los nombraba, sus ojos brillaban recordando cosas que habían pasado juntos, ella le dijo que su padre les enseñó a leer a ella y a su hermana, que con mucho esfuerzo les compro libros, pero cuando se fue, tuvieron que deshacer de ellos para comer.

Este le preguntó si quería volver a verlos, Naila respondió que sí, que los años lejos jamás le habían quitado la ilusión de verlos otra vez, al igual que ahora, ella pensaba en que quería volver a reunirse con su familia.

Naila le daba una nueva alegría a la vida de Ziehen que no pensaba que necesitaba, desde que ambos fueron capaces de aceptar sus sentimientos y ser correspondidos por el otro, sé notaban más felices, el resto del grupo ya se habían dado cuenta por lo que a veces había bromas del estilo que no fueran empalagosos mientras estén cerca de los menores.

Ziehen estaba feliz, sentía que por fin estaba comenzando a vivir, mucho tiempo estuvo pegado con lo sucedido a su padre y no se permitía avanzar, ahora sentía que lo había hecho y se sentía como nuevo, de todas maneras, no lo olvidaba, pero ya no era su enfoque principal.

Ahora estaba descansando, Naila ya estaba mejor, por lo que no necesitaba sus cuidados exhaustivos, aunque extrañaba mucho estar a su lado por las noches, pero no quería ser empalagoso, por lo que decidió volver a su cama. 

La noche llegó y el chico estaba cansado por lo que rápidamente se quedó dormido, de pronto, en medio de su sueño, comenzó a escuchar voces, se despertó sin entender muy bien de donde era, hasta que noto que Zohan estaba hablando dormido.

Estaba a punto de volver acostarse cuando noto que no está Naila, ni Creyl, se asustó pensando que la chica se había sentido mal, por lo que se levantó y comenzó a buscarla, no encontrarla lo desesperó aún más, sumando que el chico no sabía muy bien donde buscar, lo último que se le ocurrió fue la azotea, subió y no vio nada muy interesante hasta que un resplandor llamó su atención, se acercó a la barandilla y noto que había una escalera de metal.

Bajó por aquella estructura extraña, siguió aquellas huellas que había en la nieve las cuales daban al bosque, sin muchas ganas, pero sí con bastante curiosidad, entró con mucho cuidado sin saber dónde ir, hasta que comenzó a escuchar voces, decidió ir a acercarse a estas sin miedo.

La luz de una de las lunas le servía para caminar sin tropezarse, aunque debía tener mucho cuidado donde pisaba, no sabía si las voces venían de personas del ejército o de alguien más, mientras se iba acercando más nítida comenzaba a escuchar la conversación.

Al llegar muy cerca vio a las personas, era Creyl junto a Naila, el chico estaba de pie hablando hacia la chica, le estaba explicando algo, mientras ella estaba sentada en un tronco mirándolo con mucha atención, Ziehen no podía creer que ambos se escapan durante la noche, pero de pronto un recuerdo llegó a su mente.

Días antes Naila había intentado hablar con él de algo, pero fueron interrumpidos ¿Acaso eso era lo que le quería contar?, se quedó de pie mirando que hacían y de qué hablaban.



#1024 en Ciencia ficción
#7267 en Otros
#1176 en Acción

En el texto hay: cienciaficcion, amor, poderes

Editado: 10.03.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.