La Serpiente Carmesí

Capítulo 1: Moonflower

10 años atrás...

 

 

No recuerdo con exactitud lo que sucedió en el pasado, simplemente estaba sentada en una banqueta mirando como la lluvia caía del cielo, mi mirada podría seguir en eso sino fuera por la puerta detrás de mí habriendose para mostrar a una mujer de unos 40 años de edad con cabellos castaños.

 

—Por dios!! Que hace una pequeña aquí afuera?!— exclamó la señora para hacercarse a mi—. Niña dónde están tus padres?.

 

Me preguntó a lo que la mire fijamente y volví a ver la lluvia caer —No lo se.

 

Dije jugando con mis pies mientras abrazaba un peluche de conejo, la señora suspiro y me tomo de la mano —. Vamos adentro, te puedes resfriar.

 

Yo simplemente la seguí en silencio, al entrar en el lugar ví que habia varíos niños jugando por los pasillos, segui sin decir nada. La señora, la cula gracias a los saludos de algunos niños descubrí que se llamaba Lucí, me llevo a una habitacion donde se encontraba una mujer mucho más vieja viendo unos papeles.

 

—GranGran encontre a esta pequeña en la entrada del orfanato— dijo ella para que la anciana apartará su vista de los papeles y me mirara con severidad.

 

—Que es lo que trae en la mochila— hablo para que la castaña me volteara a ver.

 

—La verdad no lo se...— se agachó frente mio —. Pequeña me puedes prestar tu mochila un momento?— me habló con dulzura.

 

Asentí para comenzar a retirarme la pequeña mochila que llevaba en mi espalda, se la di a Lucí y ella me agradeció con una sonrisa; se acerco al escritorio de la anciana y la abrió.

 

—Dios mío!!— exclamó la mujer más joven para sacar de ella lo que ahora se que eran pacas de billetes.

 

—Que hace esto en la mochila de una niña— dijo con seriedad la vieja, ambas voltearon a verme, yo seguía en el mismo lugar que estaba con la misma cara sería sosteniendo al peluche y viendo todas las cosas que se encuentraban en la habitación.

 

—Hay una nota— dijo Lucí quien seguio esculcando la mochila —. <<Por favor cuiden de la niña, una compensación llegará cada mes para pagar los gastos, sean buenos con ella de lo contrario me enteraré si algo le llegará a pasar>>.

 

Leyó la castaña, ambas me voltearon a ver nuevamente, ahora yo solo las miraba con suruocidad, ellas se vieron por un momento y la anciana suspiro.

 

—Bien podemos tener a un niño más en el lugar, Lucí muéstrale el lugar y explicale las reglas a la pequeña— dijo la mayor de edad para guardar el dinero.

 

—Muy bien GranGran, por aquí pequeña— me sonrió Lucí y yo la seguí.

 

Caminamos por un rato hasta llegar a una sección donde había habitaciones con camas al parecer dónde dormian todos los niños que ví antes, cunado paramos estábamos frente a un apuerta la cual ella abrió con unas llaves.

 

—Aqui será donde vivirás por un tiempo— dijo ella encendiendo la luz del cuarto ahora iluminado —. Por cierto cula es tu nombre?— me preguntó.

 

—Que es un nombre?— pregunte tomando su falda con mi mano, ella me miró con extrañesa.

 

—Mi vida no recuerdas tu nombre?— me preguntó acariciando mi cabeza yo solo nege moviendo mi cabeza —. Bueno eso será un problema...— dijo rascándose la mejilla, ella entro en el cuarto y me indico entrar a lo que hice, ambas nos sentamos en la cama.

 

—Que linda Luna— recuerdo haber dicho mientras miraba la gran y redona luna por la ventana del cuarto, una brisa se hizo presente y con ella trajo algunos pétalos de flor de sakura.

 

—Moon...— tarareó ella, Lucí me vio un momento para chasquear los dedos —. Lo tengo!— dijo con alegría para voltear a verla —. Moonflower ese será tu nombre.

 

Dijo ella con una sonrisa —. Moonflower?— dije con duda.

 

—Si, ya que llegaste a este lugar cunado había luna llena, junto con esos pétalos de flor— explico ella —. Moonflower significa "Flor de Luna" es perfecto para ti.

 

Lucí me dedico una amplia sonrisa y yo por primera vez desde que llegué sonreí —. Me gusta— le dije.

 

Despues de eso ella me explico que donde me encontraba era un orfanato donde los niños sin hogar llegaban y ella junto a otras más se encargaban de cuidarlos, también me explico las reglas del lugar como qué debía de ayudar en las labores, la hora que debía de estar dormida o despierta, también los horarios de comida y educación.

Yo a todo asentí entendiendo lo que me decía, por último me explico que por ser la última que llegaba al lugar tendría una habitación para mí sola. Cuando termino ella se despidió y se fue del lugar quedándome sola en el cuarto yo solo abracé a Kokoro que era el nombre que tenía escrito en su etiqueta el peluche de conejo.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.



#1462 en Ciencia ficción
#3558 en Thriller
#1935 en Misterio

En el texto hay: mafia, accion

Editado: 26.01.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.