Los Mensajes de Dios - Simbología

Preámbulo

El regreso de nuestro Señor Jesucristo es un evento que todo creyente espera, ya que marcara un punto y aparte en la historia y el destino de la humanidad, será la separación de la iglesia con el mundo lo cual conocemos como el arrebatamiento, pero para que esto suceda el Señor prepara a su iglesia, examinando la congregación haciéndole ver sus obras, actitudes, estado emocional, condición espiritual, en si lo ve todo, con el fin de preparar a la novia para las bodas del Cordero (Apo 19:9), y para poder ser parte de este evento es necesario perseverar en la sana doctrina que Cristo por medio de sus apóstoles estableció al complementarlos con los escritos de los profetas dando lugar a la Biblia.

Con la doctrina culminada por los apóstoles y teniendo como fundamento a nuestro Señor Jesucristo, la iglesia surgirá con una poderosa unción producto de la promesa del Espíritu Santo (Efesios 1:13) en la cual a los miembros se les otorgaría el poder y el derecho de ser llamados hijos del Dios altísimo con la finalidad de utilizar esas características para esparcir el evangelio por todo el mundo (Marcos 16:15).

Con esta pequeña introducción nos enfocaremos en la antesala del libro del Apocalipsis con la simbología de los mensajes que recibe el Apóstol Juan en la isla de Patmos (Grecia), de parte de nuestro Señor Jesucristo, para las 7 iglesias del Asia menor, las cuales se encuentran de acuerdo al orden en el cual la persona encargada de estos mensajes, las envió o sea que están  un orden cronológico correspondiente a las siguientes regiones: Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea (Apo 1:11) que en síntesis presenta a los 7 tipos de cristianos que hubieron, que hay actualmente y que habrán más adelante, tanto en el ámbito físico como espiritual dentro de la congragación, lo cual convierte a estos mensajes en “Mensajes proféticos” (como veremos más adelante) y también nos muestra las 7 etapas que la iglesia pasara desde el Día de Pentecostés hasta el arrebatamiento mundial de la iglesia.

En el ámbito histórico estas ciudades eran parte de la provincia romana en Asia, actualmente Turquía. En estas regiones fue donde el cristianismo se esparció de tal manera que se crearon las congregaciones antes mencionadas. Esta región de Asia fue testigo de varios eventos importantes durante la predicación del evangelio descritos en el libro de los Hechos; y uno de esos eventos fue el arribo del Apóstol Pablo quien predico sobre el reino de Dios en Éfeso, además de otros sucesos peculiares (Hechos 19:1-41). También podemos hacer mención de la carta a los efesios, escrita por el mismo Apóstol Pablo para la base doctrinal de la iglesia, pero esta maravillosa obra, sobre el establecimiento de las congregaciones en el Asia menor pudo haber tenido sus inicios en el Día de Pentecostés, ya que en Hechos 2:9, cuando el Espíritu Santo descendió sobre el pueblo en Jerusalén, se hace mención de personas que habitaban en Asia y de otros lugares como Mesopotamia, Judea y otras más:

• Capadocia (antigua región del sudoeste de Asia, actualmente Turquía a 1.135,3 km de Jerusalén).

• Ponto (al noreste de Asia menor, Turquía), Frigia (Asia menor, Ubicada en la península de Anatolia, Turquía).

• Panfilia (era una provincia romana en el sur del Asia menor, Turquía).

• Egipto y en regiones de África (a 6.637,7 km de Jerusalén).

• Cirene (ubicada en Libia, a una distancia de 2.610,62 km de Jerusalén).

Con estos datos geográficos de los lugares de procedencia de las personas que estuvieron presentes en el Día de Pentecostés, la mayoría eran procedentes de las regiones del Asia menor y al darse la manifestación del Espíritu Santo, no es de extrañar que el testimonio del Señor haya llegado a esas regiones. De esta manera nos podemos dar una idea de cómo el evangelio de nuestro Señor Jesucristo y de su salvación llego al continente asiático.

Luego de la ascensión de Jesucristo, ocurrieron innumerables acontecimientos, como lo fue la llegada del Espíritu Santo, el establecimiento de la iglesia en Jerusalén, la elección de Matías de parte de los apóstoles y el llamamiento de Pablo, etc. Pero cuarenta años después en la isla de Patmos al Apóstol Juan le es revelado por el Señor el último libro profético de la Biblia (Apocalipsis) en el cual se relata los eventos próximos a ocurrir al igual que la exhortación que el Señor le hace a su iglesia acerca de la preparación, para la cual envía siete mensajes distintos hacia siete destinos diferentes que forman parte de un solo propósito (La preparación).

Cuando nuestro Señor estaba en la tierra nunca predico sobre el establecimiento y levantamiento de un reino terrenal eterno en donde el imperio dominante (Roma) seria derrotado por manos del pueblo judío (Creencia judía), sino que, Jesús predico sobre un reino que esta próximo al corazón del hombre en donde el seria el puente que nos ayudaría a llegar a dicho reino, y esta es la principal razón por la cual el arrepentimiento era la única forma de tener ese acceso directo con el reino de Dios, ya que al ver a un mundo corrompido por el pecado, era necesario el rescate de las almas por medio del evangelio, y el aceptar a Cristo en nuestro corazón no era el final del camino, al contrario era el inicio de una nueva vida de “Preparación” en donde no estamos solos, ya que se nos fue asignado al mejor maestro posible en el área, “Jesús” quien al ascender a los cielos y sentarse a la diestra del Padre (Hechos 7:56) envió al Espíritu Santo para la guianza del pueblo hasta que el vuelva.

Al tener claro este panorama podemos entender las palabras que Jesucristo le revela al Apóstol Juan con respecto a las congregaciones;

Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de estas. 
El misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra, y de los siete candeleros de oro: las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias, y los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias. 
Apocalipsis 1:19-20 (BLS)



Jose Vice

#1815 en Otros
#89 en No ficción

En el texto hay: estudios biblicos e históricos

Editado: 23.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar