Mi esposa

Capítulo 1

Inglaterra, 1810.

Julia: por fin es de día. Nada más que llego el momento de levantarme de la cama, pero pasan los años y sé que nunca podré casarme, debo de aceptar mi realidad. Siempre soñé que me iba a casar por amor y me doy cuenta que es prácticamente imposible, jamás voy a conocer el amor y lo único que me espera es ser soltera.

Nana: es mejor que dejes todos esos pensamientos. Recuerda que esta es su última temporada y presiento que muy pronto vas a conocer un caballero que en verdad te quiera.

Julia: muchas gracias, nana. Eso sería un sueño hecho realidad, pero no olvidemos lo más importante que es el amor para que dos personas se casen y si nunca llega ese momento prefiero quedarme soltera toda mi vida y cuidar los hijos que tenga mi hermano.

Nana: eso no lo debes de repetir delante de tus padres. Ellos no lo van a permitir y mucho menos tu hermano te que adora y él solo quiere lo mejor para ti.

ulia: mi hermano es demasiado sobreprotector conmigo. Seguramente es porque soy su única hermana, ahora debo de ir a bañarme.

Ella se levanta de su cama y se dirige al baño, ella se toma el tiempo. Porque de todos modos faltaba para ir a desayunar con sus padres. Julia termina para posteriormente salir, ella con la ayuda de su nana se pone su vestido color rosa pastel y por último le hace un hermoso peinado

Nana: al fin he terminado, mi niña. Ahora que estás lista podrás ir a desayunar con tus padres y debes de estar feliz porque llega tu hermano de su viaje.

Julia: lo extrañe mucho. Espero que me haya traído recuerdos de sus viajes como lo hace siempre, pero esta vez no viene solo sino acompañados de sus amigos.

Nana: tal vez uno de ellos este destinado para ti. Además, todo puede pasar y sé que algún día vas a conocer el amor, nada más que tienes que tener mucha paciencia.

Julia: tienes razón. Siempre es mejor saber esperar y nunca apresurar las cosas, porque todo llega a su debido tiempo y mi felicidad puede estar más cerca de lo que imagino.

Ella sale de su recámara junto con su nana para bajar las escaleras y dirigirse al comedor donde estaban sus padres llamados Martín y Victoria para posteriormente sentarse

Martín: buenos días, hija. Solamente estamos esperando por ti para poder empezar a desayunar y ahora que estas aquí lo podemos hacer.

Julia: siento mucho la tardanza. Prometo no volver a llegar tarde y es que no puedo evitar sentirme feliz como seguramente ustedes lo están.

Victoria: por supuesto que estamos felices por la llegada de nuestro hijo. Espero que esta vez al fin encuentre una esposa, porque quiero conocer a mis nietos y eso también va para ti. Porque no puedo tener dos hijos solteros en la familia.

Julia: no siga, madre, por favor. Sabe muy bien que no tengo la culpa de eso y sobre todo los caballeros solo quieren una esposa bonita para presentarla ante la sociedad.




Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.