Mi esposa

Capítulo 2

Ella después de decir esas palabras, ellos empiezan a desayunar, pero no iba a borrar su sonrisa en su rostro. Porque se lo había prometido a su hermano antes de que se fuera de su viaje y lo cumpliría

Martín: nos harías muy feliz verte casada y como tus padres queremos siempre lo mejor para ustedes. Además, no me gusta que te sientas fea.

Julia: esa es la verdad, padre. No quiero que te preocupes por mí, solamente me falta una temporada para que me declaren una solterona.

Victoria: todavía hay tiempo suficiente para eso. Ninguno de mis hijos tendrá ese destino y antes de que termine la temporada van a estar bien casados.

Ella nada más sonríe y no quería llevarle la contraria a su madre. Ellos terminan de desayunar y cada quien se levanta de la mesa para hacer sus actividades, ellos después de un tiempo se reúnen en la sala para esperar a su hermano

En las afueras de Inglaterra

Miguel: falta muy poco para llegar a mi casa y ver a mi familia. Pero a la única que he extrañado más es a mi hermana y hablando de ella, quiero que se dirigen con mucho respeto cuando se las presente, Federico, Daniel y Matías me están escuchando.

Federico: te escuchamos perfectamente. Porque todos nosotros somos unos caballeros y nos comportaremos bien, siempre nos has hablado de ella y al fin la conoceremos después de tanto tiempo.

Daniel: él tiene razón. Nada más que también vamos a convivir con tu familia y están serian unas vacaciones para mí, solamente que cada vez que estoy en casa, mi madre me repite todos los días que me case.

Matías: seguramente nos pasa a todos nosotros. Porque nuestras madres quieren que formemos una familia, eso un día pasara y lo único que espero es que mi corazón elija y esta vez escuchare lo que me diga.

Miguel: dejemos de hablar de eso, por favor. Ahora tengo más que suficiente con mi madre que parece que se ponen de acuerdo para hablarnos de este mismo tema.

Ellos al poco tiempo llegan a la casa de la familia de Miguel, él toca la puerta y a los pocos minutos unos de los sirvientes le abren la puerta para después hacerlo pasar junto con sus amigos a la sala donde su familia los estaba esperando

Martín: al fin estas en casa, hijo mío. Bienvenidos sean ustedes caballeros y necesito decirles que mi familia y yo estamos felices de recibirlos en nuestra casa.

Miguel: muchas gracias, padre. Lamento la tardanza y como acabas de decir estoy en casa, esta vez será para quedarme, solo que ahora necesito un abrazo de bienvenida de mi hermanita.

Él sonríe cuando la ve y se acerca a ella para darle un abrazo. Julia se sentía feliz de volver a ver a su hermano después de tanto tiempo de ausencia

Julia: no sabes la falta que me hiciste. Espero que esta vez me hayas traído lo que siempre te he pedido o si no será en otra ocasión, hermano.

Miguel: precisamente lo traigo conmigo. Pero tienes que esperar, porque este no es un momento adecuado para darte tu hermoso obsequio.




Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.