Mi esposa

Capítulo 8

Miguel: acaso me acabas de pedir la mano en matrimonio de mi hermana. Estas seguro de lo que piensas hacer y si no es así será mejor que me lo digas.

Federico: por supuesto que estoy seguro y sobre todo te doy mi palabra de caballero. Estoy dispuesto hablar con tu padre hoy mismo, porque sé que la puedo llegar amar como ella se merece.

Miguel: ella siempre ha soñado con conocer el amor. Jamás imagine que uno de mis amigos se lograra fijar en ella, pero no te preocupes hablare con mi padre de tu propuesta de matrimonio para que puedas cortejarla como es debido.

Federico: así que a partir de este día seremos cuñado. Ahora lo único que me faltaría es comprarle un anillo de compromiso y eso lo hare hasta el día de mañana. Además, no necesito nada que pensar, la quiero a ella como mi esposa y no pienso cambiar de opinión.

Miguel: ante necesitas hablar con ella para que se entere de tus intenciones. Seguramente se llevará una gran sorpresa cuando se lo digas, ella siempre pensó que terminaría siendo una solterona por ser fea.

Federico: entonces hablare con ella en la mañana y en la tarde pediré su mano en matrimonio. Ella jamás será considerada una solterona y mucho menos fea, tu hermana será mi amada esposa y nunca permitiré que alguien más se exprese de ella de esa manera.

Miguel: fuiste el único que vio más allá de su apariencia física. Debes de hacerla feliz y no quiero verla llorar por tu culpa, espero que te haya quedado claro, porque no te va a gustar verme enojado y sobre todo soy capaz de defender a mi única hermana de ti.

Federico: eso lo entiendo y no tienes por qué hacer ninguna advertencia. Prometo respetarla y tener ojos solamente para ella, ahora que por fin hemos terminado de hablar será mejor que nos vayamos.

Ellos se levantan de sus asientos para salir del despacho de su padre y dirigirse donde estaban ellos reunidos. Federico no entendía, porque había hecho. Además, en este preciso viaje había encontrado a su futura esposa, pero no se arrepentía de su decisión, ellos llegan y Julia se acerca a su hermano

Julia: hermanito, tardaste mucho tiempo en el despacho de nuestro padre. Espero que no le hayas dicho nada de lo que hablamos antes.

Miguel: no te preocupes por nada. Federico mañana te va a dar una noticia demasiado importante que cambiara tu vida para siempre.

Julia: está bien. Entonces, esperare hasta mañana para saber la noticia y me pregunto que será, pero no creo que sea tan importante como dices.

Miguel: sí que es importante y de eso no tengas la menor duda. Solamente que muy pronto se celebrara una boda en nuestra casa y no te diré el nombre de los novios.

Julia: seguramente te decidiste y al fin te vas a casar con Esmeralda. Necesitare felicitarte por tu futura boda, esto sí que no me lo esperaba.

Miguel: definitivamente tienes demasiada imaginación. Dejare que lo descubras sola y esta vez no te diré nada de lo que pienso al respecto de ese tema.

Julia: lo único que entendí de lo que me acabas de decir es que muy pronto se celebrara una boda y tengo que esperar hasta saberlo, solo que eso está bien.

Miguel: llego el momento de ir a dormir. Será mejor que te vayas a descansar a tu recámara, ahora necesito hablar con nuestro padre y esto no puede esperar.




Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.