Mi esposa

Capítulo 9

Julia: solo me despido de mis padres y también de tus amigos para poder irme. Además, mañana presiento que será un día emocionante para mí, seguramente me siento así, porque saldré con mis amigas.

Miguel: se me había olvidado ese pequeño detalle. Nuevamente volveré a ver a Esmeralda y a todas ellas, eso me recuerda que es la última temporada de tus amigas.

Julia: es la última oportunidad que tenemos para casarnos. Pero es demasiado triste darnos cuenta de que nunca nos casaremos y seguiremos siendo unas solteronas.

Miguel: el destino puede cambiar para todas ustedes. Porque no todos los caballeros se fijan en la apariencia física y eso se los puedes preguntar a mis amigos.

Ella sonríe al saber eso, Julia se despide de su hermano para hacerlo con todos los demás, ella estaba a punto de subir las escales y siente que alguien la estaba siguiendo y se sorprende al ver a la persona que lo había hecho

Federico: necesito hablar contigo. Solamente que no creo necesario que tenga que esperar más tiempo para hacerlo y es algo que no te imaginas, Julia.

Julia: lo que estás haciendo no es correcto. Alguien nos puede ver y puede malinterpretarse con otra cosa, espero que me entiendas lo que te estoy diciendo.

Federico: eso no importa, mi amada Julia. Porque muy pronto serás mi esposa y quiero hablar contigo del futuro que nos espera juntos.

Julia: ahora entiendo las palabras de mi hermano. Ahora el único problema es que no me amas y además acabamos de conocernos para que me digas que quieres que sea tu esposa.

Federico: estoy seguro de que voy amarte. Necesito decirte que empecé a sentir sentimientos por ti desde el primer momento en que te vi, así que mañana pediré tu mano en matrimonio.

Julia: eso significa que no seré una solterona. Me puedo imaginar la reacción de mis padres cuando se enteren y solo faltaría que mi hermano también se case.

Federico: quiero que me permitas por primera vez darte un beso. Prometo que nunca te vas a arrepentir y cuando pasen los años me darás la razón.

Julia: siempre había soñado que me lo diera mi esposo en el altar. Pero eso no tiene nada de malo, ya que de todos modos mañana se hará oficial nuestro compromiso.

Federico: serás mi prometida ante los ojos de los demás. Nunca pensé en casarme y al saber que tu hermano te iba a buscar un esposo, eso no me gusto para nada y me tuve que adelantar a los hechos.

Julia: eres un caballero que sabe lo que quieres. Estas seguro que seguirás pensando de la misma manera y será mejor que me vaya, porque no es nada correcto que sigamos hablando si lo podemos hacer el día de mañana, así que me despido de ti, espero que tengas buenas noches.

Ella pensó que ya se había olvidado del beso y Julia se sorprende cuando él se acerca a ella, Federico solamente quería darle un beso y no la iba a dejar ir. El empieza a besarla y sentir sus labios por primera vez era una sensación demasiado hermosa que pensaba repetir muy seguido. El termina el beso y lo único que le queda es verla subir las escaleras. Julia llega a su recámara y se empieza a quitar su vestido para después poner su bata de dormir, ella tiempo después se acuesta en su cama y se queda profundamente dormida




Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.