Mi esposa

Capítulo 11

Julia: le agradezco su ofrecimiento. Pero pienso que la sociedad pensara que están interesados en nosotras si nos acompañan y será mejor que se queden.

Daniel: mi ofrecimiento no lo hago con otra intención. Porque si van más caballeros con ustedes estarán seguras y de esa manera Federico no se va a preocupar por su prometida.

Miguel: creo que estas más preocupada por las amigas de mis hermanas que de mi propia hermana. Solamente dejare que nos acompañe, ya que necesitan conocer un poco la ciudad.

Federico: pienso lo mismo que Miguel. Espero que cuiden demasiado bien a mi prometida y si no lo hacen lo sabre y también habrá consecuencia por no haber hecho lo que les estoy pidiendo que hagan.

Matías: prometemos cuidarla. Definitivamente tu comportamiento cambio cuando la conociste y eso significa que es la indicada para ti.

Federico: sabia que ella seria para mí. Nada más que no debo de hablar de esto delante de ustedes, porque mis palabras solo las debe de conocer mi futura esposa.

Ellos se quedan sorprendidos al escucharlo. Además, Miguel pensaba que lo conocía demasiado bien y nuevamente tenia que hablar con él para aclararle como debía de tratar a su hermana, ellos se despiden de sus padres para salir de su casa y cuando están afuera su hermano ayuda a las amigas de su hermana a subir al carruaje y Federico ayuda Julia a subirse, pero los amigos de Miguel se suben a sus caballos para poder acompañarlas. Ellos de esa manera se dirigen a su destino y tiempo después llegan al parque, pero los primero en bajarse son Federico y Julia para después hacerlo todos los demás. Ellos empiezan a caminar por el parque y su hermano los vigilaba sin perder de vista también a Esmeralda

Federico: necesito irme a comprar tu anillo de compromiso. Necesito que me prometas que me esperaras para que nos podamos ir juntos.

Julia: entonces será mejor que te vayas y mientras lo haces conversare con mis amigas de nuestro compromiso. Pero me da la impresión de que tus amigos están interesados en ellas.

Federico: es que ellas son demasiado especiales igual que tú. Nada más que no sabia que mi cuñado estuviera enamorado de la señorita Esmeralda.

Julia: el siempre lo ha negado, pero yo se que la ama. Además, se ve que lo está, porque nadie mira a una joven de esa manera sino está enamorado y tengo que decirte que me gusta cómo me miras y todavía no puedo descifrar lo que me tratar de decir tus ojos.

Federico: es que me enamore de ti sin tan siquiera proponérmelo. Seguramente esa es la verdadera razón por la cual te pedí que te casaras conmigo.

Julia: no entiendo como se puede enamorar un caballero de una fea como yo. Porque estoy segura de que conoces jóvenes que son hermosas.

Federico: jamás me intereso conocer a nadie. Solamente que antes tenia un concepto completamente diferente sobre el matrimonio y tenia pensado casarme unos años después, pero te conocí en este viaje y tu hiciste que cambiara mi manera de pensar.

Julia: entonces si no me hubieras conocido en este momento nuestros destinos fueran diferentes y no me imaginaba otra vida que no fuera de religiosa, ya que ese era el único destino que les quedaban a las jóvenes que no tenían ni la mínima posibilidad de casarse que convertirse en religiosa.




Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.