Mi esposa

Capítulo 21

Federico: necesito decirte que tú no eres fea. Nada más que la sociedad no les gusta las personas que son diferentes y ellos podrán decir todo lo que quieran, pero yo nunca te voy a dejar.

Julia: me gusta que seas un caballero decidido. Espero que mantengas tu palabra de ser mi esposo cuando lleguen tus padres a mi casa.

Federico:  no te preocupes por eso. Porque de ellos me pienso encargar yo y lo que menos me debe de interesar es que si están de acuerdo o no, además tome la decisión de convertirte en mi esposa y nada ni nadie hará que cambie de opinión, ya que tu serás mi única esposa.  

Julia: estas seguro que vas a poder enfrentar a tus padres si se oponen a que estemos juntos. Solamente que no quiero que empiece nuestro matrimonio con problemas.

Federico: ellos no tienen porque oponerse. Pero sabes que vamos a tener un matrimonio normal y solo quiero que pase el tiempo para poder casarme contigo.

Julia: nuestra boda muy pronto se realizará, así que no tienes porque desesperarte. Seguramente lo que te molesta es esperar ese tiempo.

Federico: eso no es verdad y lo que pasa es que me siento demasiado impaciente de esperar. Porque quiero y necesito que seas mi mujer.

Ella no puede evitar sonrojarse con sus palabras. Nada más que su padre se molestó por sus palabras y el se dio cuenta por las expresiones que hacía. Martín le dice a su hija que se despida de su prometido, porque ya tenia que irse a dormir, Julia así lo hace y también se despide de sus padres antes de levantarse de su asiento, pero no podían estar a solas y muchos menos estando comprometidos su madre también se levanta para acompañarla hasta su recámara, ellos empiezan a caminar dejando a su padre y a su prometido en el comedor

Julia: no era necesario que me acompañes a mi recámara. Además, Federico se quedo en el comedor con mi padre, pero está bien que me hayas acompañado.

Victoria: quería saber si eres feliz con tu futuro matrimonio. Porque necesitas tener mucho cuidado al ser completamente diferente a tu prometido.

Julia: sé que existe demasiada diferencia entre nosotros. Solamente que eso no hace que evite que me quiera casar con él y sobre todo sabre enfrentar los problemas que seguramente se nos presentaran en la vida.

Victoria: entre el y tu sabrán enfrentarlos sin ningún problema. Nada más que para hacerlo necesitaran hablar y ese consejo te lo doy, porque siempre me funciona con tu padre.

Julia: siempre dicen que el matrimonio es bonito cuando se casan enamorados y el amor simplemente dejo de importar al casarse a través de un contrato.

Victoria: es que muy pocas personas se casan por amor y me imagino que por esa razón los caballeros se roban a las novias y más si están comprometidas con otro caballero.

Ellos guardan silencio cuando se dan cuenta de que habían llegado a su recámara. Victoria se despide de su hija y Julia entra y camina unos cuantos pasos hasta que llega a su cama y cuanto llega toma su bata de dormir, ella suspira para después irse a cambiar al baño, Julia se empieza a quitar su vestido con mucho cuidado y cuando ya lo había hecho empieza a ponerse su bata de dormir. Ella sale del baño cuando termina de hacerlo y pone el vestido que se había quitado en una silla y ella de nuevo camina hacia a la cama y deja de hacerlo cuando llega. Julia se acuesta en su cama para después quedarse dormida




Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.