Pensando

Galaxia

Mirando el cielo nocturno totalmente estrellado el niño de nueve años le comentó a su madre sobre sus ganas de crear una Galaxia perfecta donde las estrellas abunden a por montones y acompañen a cada Luna en las noches, que en cada planeta exista vida inteligente, el agua abunda en cada rincón y la luz no falte en ningún lugar, los continentes estén repletos de recursos y minerales, en cada país exista un gobierno justo con igualdad social y las personas en las ciudades sean generosas entre ellas.

 La madre quedó pensativa un momento y le contestó: 

-Solo necesitas para ello encontrar el sitio adecuado para cada quien, a medida que vayas creciendo conformarás tu propia galaxia donde habrán varios planetas, algunos quedarán casi vacíos a la par que otros estarán sobrepoblados; en los continentes habrán gran cantidad de recursos y minerales, lastimosamente las personas que allí habiten no siempre sabrán emplearlos por lo que será tu deber enviarlos a otros lugares donde sean útiles; cada país contará con un gobierno pero no justo, algunos serán juzgados por su actuar, otros por su apariencia, la minoría por el cargo de conciencia recibirá el perdón inmerecido y la gran mayoría ni siquiera será presentada a juicio; habrá personas malas y buenas, a veces a ambas les tocará el mismo destino, otras recibirán gloria y poder sin siquiera merecerlo al igual que quienes lo consiguieron por esfuerzo propio y un número considerable permanecerá ajeno a los acontecimientos de la sociedad, tu deber será rectificar cada error aceptando la culpa de lo ocurrido.

Sin entender mucho pero emocionado por la idea de tener su propia galaxia el niño le pregunta a su madre el nombre de esa galaxia a lo que ella responde: Corazón.



CJCG

#2671 en Otros
#727 en Relatos cortos

En el texto hay: contenido variado

Editado: 28.05.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar