Sangre Mestiza I: el inicio de la travesía

6. Tercero y último, o eso parece

Al estar castigada, confinada en el perpetuo encierro de su habitación, las horas pasaban lentamente sintiendo que un día parecía un año entero. Solo salía de allí para comer y hacer el aseo correspondiente, el cual había aumentado como parte de la reprimenda. Tres días habían pasado desde ese suceso, pero sus padres seguían extremadamente preocupados, especialmente su padre por lo que internamente Naomi lamentó el haber revelado esa información. No querían decirle sus verdaderas preocupaciones con respecto al tema, y ella presentía que era algo mucho más allá de lo que se imaginaba. No quería pensar siquiera en cómo reaccionarían al enterarse de sus visiones, las cuales consideraba mucho más peligrosas que solo caminar dormida, sobre todo por aquel chico y lo vívidas que son.

Era un jueves esplendido, el sol brillaba y la brisa mitigaba sus oleadas de calor. Veía a través de la ventana sentada cómodamente en el alfeizar con un libro en sus manos, cómo los niños correteaban persiguiéndose unos a otros. El paisaje era realmente agradable, provocándola punzadas de nostalgia al no saber cuándo podría salir de nuevo, o si sucedería antes de entrar a clases. Tenía muchas cosas que hacer y esperaba poder terminarlas antes que eso sucediera, pero estando castigada no podía seguir con los arreglos de su casita de refugio en el bosque.

Vio con desagrado a Mara acercándose a sus vecinos, quienes iban saliendo en ese momento de su casa. Vestía como era costumbre, minifaldas y blusas escotadas, mostrando sus torneadas piernas y su plano abdomen adornado con un piercing.

—Creo que se dañó el día —susurró con desagrado levantándose para cerrar las cortinas.

Antes de cerrarlas por completo, miró por última vez hacia fuera. Jeimmy ignoraba las palabras e intentos de Mara por llamar su atención, en su lugar la contemplaba fijamente. Era una mirada indescifrable, por lo general podía identificar emociones a través de los ojos y la forma de mirar de los demás, pero con él se le hacía difícil, casi imposible.

—¡Naomi! —llamó su madre sobresaltándola.

—¡Voy! —respondió de vuelta.

Cerró las cortinas ignorando completamente a su vecino, bajando rápidamente atendiendo el llamado de su madre.

—¿Señora? —exclamó entrando a la cocina donde se encontraba su madre.

—Toma esto —le dio un vaso lleno de un líquido de color verde— y quiero ver que te lo tragues todo.

—¡Ewww! ¿Qué es esto? —indagó alejando aquel horroroso menjurje de su rostro.

—Es… un remedio —contestó su madre sonriente— receta de tu padre, y como él no está aquí para alcahuetearte te toca hacerme caso. Ahora calla y trágate eso.

—¿Puedo hacer mi testamento antes? —interrogó seriamente.

—Deja el drama y bébelo o te obligo —amenazó Nilsa— tú decides.

Tapándose la nariz, tomó aquel brebaje en tres grandes tragos. Dejó a un lado el vaso completamente vacío y con cara de asco, dijo:

—Ya… ¿contenta?

—Digamos que sí —dijo Nilsa entre risas.

—¿Ya puedo vomitar? Esto es asqueroso —retuvo la primera arcada.

—Ni se te ocurra, a menos que quieras que te prepare otro —Nilsa reía maliciosamente observando como su hija hacía muecas de asco.

—¿Esto es parte del castigo verdad? —se quejó Naomi tomando un vaso de agua para pasar el mal sabor— ¿quieren asesinarme y cobrar el seguro de vida?

—¿Tienes seguro de vida? —indagó de forma pensativa— ¿Cuánto nos darán?

—¡Mamá! —replicó Naomi— quiéreme un poquito, soy tu hija.

—Entonces deja el drama.

—No hago drama —se quejó con un puchero.

—Si no hicieras dramas no estaría aquí cuidándote como si fueses una bebé de 3 años —rebatió Nilsa— estaría trabajando con tu padre.

—Yo no te dije que me cuidaras —contradijo con su típico gesto diplomático.

Nilsa la miraba con los ojos entornados y expresión seria. A veces se le olvidaba ese extraño don de la palabra que tenía su hija, y que usaba solo para su beneficio.

—Condenada hija de tu padre —contestó Nilsa— ayúdame a cocinar el almuerzo y deja de chacharear.

Rompiendo en risas, Naomi se puso manos a la obra. Le encantaba cocinar junto a su madre, simulando muchas veces que estaba en un programa de televisión. Reían a carcajadas mientras sofreían verduras y guisaban pollo, esos siempre eran los mejores momentos. Terminando de cocinar, se sentaron tranquilamente a almorzar y seguir la charla.

—Cuando termines, limpia la cocina y termina el aseo —demandó Nilsa— saldré a llevarle el almuerzo a tu papá.

—Claro mami, como tú digas —dijo Naomi sonriente.

—Mira niña, recuerda que estas castigada indefinidamente —aclaró con gesto amenazante— no hagas que se convierta en permanente.

—Nadie quiere eso —contestó retomando la seriedad.

Nilsa suspiró y puso los ojos en blanco ante la expresión de su hija, sabiendo que no hay nada más que hacer que confiar. Salió apresuradamente para llevarle a su esposo el almuerzo, no sin antes volver a darle indicaciones y un par de advertencias a su hija.



#1992 en Novela romántica
#403 en Fantasía

En el texto hay: monstruos, magia, sobrenatural

Editado: 01.09.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.