Sangre Mestiza I: el inicio de la travesía

20. Eres buena, dulce y buena

Haakon, otra vez ese nombre, aquel sujeto de mirada fría e intimidante. ¿Por qué la quería? ¿Qué tenía ella de especial para perseguirla por tantos años? La intriga la estaba carcomiendo desde dentro, quería saber todo de una vez por todas, esperaba ansiosamente poder prepararse para ello, enfrentar el problema. Pero muy en el fondo, sabía que lo único que harán sus padres es ser aún más reservados. El miedo que vio reflejado en sus rostros hablo por sí solo, si deseaba obtener más información debía permanecer sigilosa y escuchar, por parte de ellos no lo conseguiría. No de forma voluntaria.

— Sabemos quiénes son los que se encargan de realizar los experimentos —dijo aquella primera voz muy cerca de su ubicación— uno de nuestros informantes está dentro, nos mantiene al tanto de todo lo que hacen…

Ahogo un grito de sorpresa tapando su boca con la mano, esperando no haber levantado ningún tipo de sospechas. Estaba demasiado cerca de ella, justo a un lado del final de las escaleras oculto tras la pared que separaba esta con la sala. Lentamente se levantó y caminó de regreso a su habitación, quería saber más sobre los experimentos que vio en sus visiones, pero no debía arriesgarse a ser vista.

Los cuchicheos continuaron por un rato más, media hora para ser precisos. Al detenerse, sabía que había llegado el momento de saber quiénes salían de su casa, con quienes habían hablado aparte de la señora Nieves. Sin embargo, al tiempo que escuchó la puerta principal cerrarse, pasos subían las escaleras directo a su habitación. Apresuradamente se acostó en la cama, respiró para parecer calmada y profundamente dormida.

Con un suave chirrido, su puerta se abre y cierra para luego sentir una presión a su lado. Escuchaba sollozos ahogados, su madre lloraba desconsoladamente mientras acariciaba su frente y mejillas. Apartaba mechones de cabello de su rostro, tal y como hacia cuando de niña la consolaba al despertarse de una pesadilla.

— Mi niña —susurró en medio de sollozos— todo estará bien. Mami te ama, y papi jamás dejara que te hagan daño.

Su dolor era tan grande que Naomi sintió encoger su propio corazón, deseaba poder abrazarla y consolarla como lo hacia ella, pero sabía que si despertaba habría demasiadas preguntas y todo empeoraría.

— Eres buena, mi pequeña Naomi —sollozó— dulce y buena.

Le dio un suave beso en la frente dejando caer algunas de sus lágrimas sobre su cabello, se levantó cuidadosamente y salió de la habitación. Cualquier sentimiento de molestia hacia ellos por ocultarle la verdad se esfumó, de alguna forma sabía que eso lo hacían para protegerla porque la querían de verdad y no pretendían hacerla sufrir. Detestaba ver a su madre de esa manera, pero no podía hacer más nada para que se sintiera mejor.

 

 

Despertó con un leve dolor de cabeza, se duchó y tomó una pastilla para tranquilizar el palpitar de su cerebro que iba en aumento. Bajó a desayunar encontrando a su madre tranquila y fresca como una lechuga, preparaba el desayuno mientras escuchaba música suave y a bajo volumen en la radio. Podía aparentar estar bien, pero Naomi sabía que estaba sumamente nerviosa.

— ¡Buenos días, mamá! —saludó Naomi aparentando no saber ni notar nada.

— ¡Buenos… —se interrumpió al verle el semblante a su hija, con gesto serio la miró fijamente— ¿Por qué me da la impresión que no dormiste toda la noche?

Con expresión inocente le devolvía la mirada a su madre, el dolor de cabeza no era solo por falta de sueño, sus temores y pesadillas lo acentuaban.

— Si dormí, es solo que desperté con dolor de cabeza —aseguró con firmeza— extrañamente dormí temprano, creo que es por eso.

— Hazte la graciosa —le riñó.

Félix bajó al poco tiempo y desayunaron los tres tranquilamente, como si nada extraordinario hubiese ocurrido tan solo la noche anterior. Terminada la comida, se despidieron de ella con un fuerte abrazo y un beso en la mejilla. 

— Cuídate —susurró Félix.

— Siempre —susurró Naomi de vuelta.

Se marcharon dejándola sola a cargo de los trastes y advirtiéndole el no llegar tarde a la escuela. Salió con gesto pensante, sacó su bicicleta y casi que por inercia se dirigió caminando al andén. Era tanto su ensimismamiento que no notó los primeros llamados, hasta tal punto de verse obligado a posicionarse justo en frente de ella provocando que chocara con él.

— ¡Lo siento! —exclamó con un grito ahogado de sorpresa— en serio, no te vi.

— ¿Estas bien? —indagó visiblemente preocupado.

Delante de ella y aun en su bicicleta, Luke la miraba fijamente extrañado por su comportamiento.

— Estoy bien, solo distraída —contestó apresuradamente encogiéndose de hombros.

— No tengo dudas al respecto —comentó seriamente— tres llamados y no me escuchabas.

— Es que…

— Además —interrumpió su réplica— llevas dos cuadras caminando… mientras llevas tu bicicleta en las manos.

Desconcertada, miró a su alrededor. Luke no exageraba ni lo más minino, tal vez suavizó un poco la situación. En realidad, había pasado más de tres cuadras llevando su bicicleta de la mano, en vez de montarla como se esperaba sucediera.

— Ok… esto ya es otro nivel —susurró Naomi.

— Naomi —dijo Luke seriamente— ¿Pasó algo?

No podía negar que deseaba hablar con alguien al respecto, siempre quiso poder tener con quien desahogar sus desgracias y mala suerte, pero sabía que no podía ser con cualquiera sin que la tomaran por loca. En otras circunstancias se hubiese atrevido a contarle algo a Luke, maquillando algunos detalles demasiado fantasiosos para la mente de cualquier humano. 

Sabía que él era de fiar, no por nada lo estaba considerando su mejor amigo, pero de todas formas la aparición de la señora Nieves en su casa anoche no le daba muy buena espina. No quería que por accidente Luke comentara algo con ella y esta a su vez les dijera a sus padres, se armaría la bronca de su vida.



#1992 en Novela romántica
#403 en Fantasía

En el texto hay: monstruos, magia, sobrenatural

Editado: 01.09.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.