1. Jamás: El comienzo (borrador)

CAPÍTULO 55

 

 

 

 

 

No quiero girar para ver a Javier, pero mi corazón quiere saber que él está bien. Necesito verlo y saber que después de lo que sucedió él está bien, quiero verlo con mis propios ojos y tener una respuesta a todas mis preguntas.

 

Oigo que James siegue hablando de no sé qué, no he escuchado en ningún momento lo que salió de sus labios; parece que lo que me dijo es realmente difícil, ya que su rostro está sonrojado. No quiero parecer una perra sin sentimientos, pero no sé si debo o no preguntar.

 

Solo pienso en Javier y lo sucedido con Paul también está en mi subconsciente. Todo está mezclado y no me gusta lo que estoy sintiendo, no quiero mezclar las cosas, pero ya es demasiado tarde para pensar en eso. Todo está mezclado y atrofiado en mi cabeza.

 

Hago una pequeña mueca con mis labios y lo miro de reojo para concentrarme en él y dejar de pensar en esos hombres que invadieron mi cerebro.

 

Jamás me gustó tener en mi cabeza a los hombres, siempre trataba de tener un plan o algo, pero nunca a un hombre y mucho menos a dos.

 

Necesito concentrarme en otra cosa y Niall me puede ayudar con eso ahora.

 

—¿Qué? —Pregunto para adentrarme en la conversación.

 

—No estás aquí, aunque yo quiera que me oigas es imposible, ¿verdad? —Dice James con una pequeña sonrisa sobre sus labios.

 

No comprendo perfectamente lo que me está diciendo. Realmente, no entiendo nada, pero no quiero obligarlo a que me cuente todo nuevamente.

 

—¿Qué? —Reitero completamente avergonzada, supongo que el color carmesí en mis mejillas lo deja bastante claro.

 

—Que tú y yo... Eso... Eso es imposible —comenta. Sus mejillas poseen exactamente el mismo color que las mías.

 

No comprendo lo que me está diciendo.

 

¿Él y yo nunca podríamos estar juntos?

 

—¿Por qué no es posible? —Pregunto con el ceño completamente fruncido. No es que me guste, pero no comprendo por qué no sería posible.

 

—Katherine, a mí no me gustan las mujeres —responde con sinceridad.

 

Al oír lo que sale de sus labios, no puedo evitar sonreír y pensar en mi mejor amigo Alex, ya que él también es gay. Ahora sí, tengo nuevas ideas en mi subconsciente.

 

Alzo ambas cejas instantáneamente y tomo su mano para comenzar a caminar con rapidez a la casa. James me sigue sin comprender nada, lo puedo notar está tan perdido como yo.

 

Cuando entramos a la casa, visualizo a Alex platicando con mis padres, no sé lo qué están hablando, pero aún así parecen bastante felices por la situación.

 

Comienzo a caminar con cuidado hacia ellos. Mi madre me mira fijamente a los ojos y deja la conversación mantenida para acercarse y abrazarme con fuerza; le respondo aquel abrazo y apoyo mi cabeza sobre su hombro por unos pocos segundos, ya que luego sus manos bajan mi vestido y sus palabras se comienzan a oír justo como la recordaba.

 

—Madre, sé que no te gusta el negro para Navidad, pero no tenía otro vestido —No puedo terminar de hablar.

 

—Katherine, déjame abrazarte —comenta volviendo a abrazar mi frágil cuerpo.

 

Una gran sonrisa se dibuja sobre mis labios y asiento tan solo una vez, vuelvo a apoyar mi cabeza sobre su hombro y cierro mis ojos por unos segundos.

 

Otros brazos me envuelven el cuerpo y sé que es mi padre, aquella fragancia es inconfundible. Extraño mucho aquellos abrazos y los deseo todas las mañanas de mis días y las noches de lluvia.

 

¿Por qué debe ser tan complejo ser adulta? ¿Por qué todos parecen aceptar lo que les pasa sin pretender cambiar para bien? ¿Por qué me sigo comportando como una pequeña? ¿Qué es lo que espero de mi vida?

 

No comprendo la razón de querer ser grande, cuando lo consigues ya no lo deseas.

 

Cuando eres una niña, quieres ser mayor para que te tomen enserio, pero cuando eres mayor, todos los problemas de tu niñez parecen pequeños y tontos. Cuando creces los problemas son peores y no hay modo de escapar de ellos.

 

Ahora desearía ser una niña. Seguramente, mis problemas se resolverían con un té y galletitas, luego de mi cena favorita.

 

 

 

                                                                 



Byther

#1168 en Novela romántica
#397 en Otros

En el texto hay: amor, primer amor, amor dolor sufrimiento

Editado: 04.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar