A Wolf's Heart

Nunca tendrás su poder

Danny estaba listo para librará una batalla nunca antes vista. Un Gran Lobo Negro contra un Gran Lobo Negro. Si uno de ellos era mortal, qué sería de dos enfrentándose a muerte.

El combate comenzó, se lanzaron y por ende, el otro Lobo tenía más fuerza, era una batalla que no tendría fin hasta la muerte de uno de los dos. Comenzaron a morderse mutuamente para agotarse y herirse de muerte, seguían las patadas y mordidas, mordiscos por todos lados. Ni siquiera el mismísimo Dios los podía detener. No había nadie que los detuviera.
Danny se acercó a Shannon, estaba sangrando de muerte, se arrastraba lentamente hacia ella. El otro Lobo lo tomó del lomo y lo devolvió al ring de pelea.  Era una masacre para el pobre Lobo Negro. Pero seguía fuerte, mostraba la rudeza suficiente para continuar apesar de la paliza. El otro Lobo decidió no atacarlo, hasta que se levantara, en cuanto lo hizo de lanzó...
No hacía él, hacia Shannon.
Se abalanzó a Shannon, la mataría, era seguro. El Gran Lobo Negro no podía permitir ver a su amada morir, con todo y sus heridas de muerte, no se rindió, corrió detrás de éste para impedirlo. Cuando estaba cerca de lanzó a ella para matarla, ella vio como Danny mordió por el costado al otro Lobo rosando su nariz con sus colmillos. Cuando cayeron, el Lobo que mordió en el costado... Ya no era Danny.
Era un Gran Lobo Negro con la convicción de asesinar a quien atacara a su amada, era un Lobo Negro con ojos carmesí desprendiendo una aurora del mismo tono, sin pupila, parecía un espíritu endemoniado enfurecido.
Le devolvió la paliza de su vida, lo mordió, lo pateó, lo arañó y todo lo que fuera para aniquilarlo. El otro Lobo logró hacerle un rasguño en el ojo derecho mientras se aproximaba lentamente hacia él. El rasguño comenzó a sanar inmediatamente, no había palabras, el mismo Lobo Negro sabía que estaba muerto frente a esta absoluta muestra de poder. Así fue, lo mordió de un costado tan fuerte que le rompió las costillas y se llevó consigo el pulmón. El otro Lobo agonizaba...
De repente, mientras lo sometía para el golpe de gracia, vio una figura humana pudo escuchar sus palabras.
"Nunca cometas los mismos errores que yo hice".

Le enterró una espada que apareció instantáneamente, Shannon dijo que veía un brillo en ella, tanto cuando la vio desenvainada como cuando la enterró.

Gritó tan fuerte que una explosión de luz se hizo presente.



Ryan Burnley

#6626 en Thriller
#2842 en Suspenso
#10985 en Fantasía
#4858 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: hombreslobo, vampiros, romance drama

Editado: 11.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar