Agente K

Capitulo 32

Narra Katnia:

Se podían escuchar las sirenas de la policía por todos lados. Tuve que desviarme demasiado, seguramente Cameron ya despertó he hizo lo que tiene que hacer por ser un policía con mucha experiencia. Lastima que esto me duele mas que todo lo que paso en mi vida, perder a Cameron fue como el dia que perdí a mi familia. Doloroso. Al fin habia encontrado alguien que me amara de pies a cabeza y que yo por fin sintiera lo mismo. Estoy enamorada, pero no puedo detenerme con todo esto. Debo terminar lo que empece y.. sufrir lo que vendrá después.

Llegue al lugar donde decía el sobre que deje en mi casa. No era una casa, ni una mansión, ni mucho menos, era una enorme fabrica. Por afuera parecía abandonada pero podía escuchar alguien que tosía reiteradas veces y un poco de luz. Entre abriendo una reja con una de mis herramientas, el lugar parecía vació a su alrededor y eso lo hacia mas fácil para terminar las cosas mas rápido. Por las dudas, al no tener mucha confía a pesar de todo, saque el arma y la prepare para lo que sea que se aparezca frente a mis ojos. Abrí una puerta y me metí sin dudarlo. 

No habia mucha luz donde yo estaba y cada vez que me movía hacia adelante, habia mucho menos. Hasta que di vuelta en una parte y encontré la luz que podía ver desde afuera. Sonreí. La tos se habia detenido. La luz venia de una oficina, donde se podía distinguir, aunque me tapara un poco la cortina, la figura perfecta de un hombre sentado. 

-Voy acabar con todo de esto de una vez por todas 

Abrí la puerta con el arma en alto y pude ver a un hombre desesperado, sentado en una silla, atado de pies, manos, hasta con la boca amordazada. Me quede paralizada ante esta situación. El es el hombre que tenia en mi foto, pero ¿Por que esta atado? 

-¡Vaya! -Dijo una voz en la oscuridad-

-Voltee rápidamente- 

-AL fin llegaste, querida Katnia 

Mas de 10 hombres salieron de la oscuridad apuntándome con armas, todos. Me quede sin rendirme ni por un segundo, no baje nunca el arma de donde estaba pero pude notar que mis manos temblaban. Me quede mirando a todos los que estaban frente a mi

-Creí que nunca llegarías 

-¿¡Quien eres?! 

-Yo soy el responsable de todo lo haz sufrido

-¡Quiero ver tu rostro! ¡Sal a la luz si eres valiente! 

-Ya conoces mi rostro, me conoces muy bien 

El hombre tenia un arma en la cintura, el salio a la luz y casi se me cae el cuerpo entero al suelo cuando pude ver su rostro. Esto no podía estar pasando, no podía estar el frente a mi y sin dudarlo se presento como si nunca nos hubiéramos visto en la vida

-Soy Marcos Dragers, socio y amigo de tu bella muerta familia

-Imposible



Sirens1239

#10658 en Joven Adulto
#18499 en Otros
#2390 en Acción

En el texto hay: mentiras

Editado: 30.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar