Amor después del matrimonio

Capítulo 18

Capítulo 18: Infidelidad.

Connor Jones.

Tomo un suspiro largo y cansado.

Decido en tomar asiento en unos de los sofás y descansar mi cuerpo que se encuentra agotado de estar tanto de pie dando explicaciones sobre algunas estrategias que podemos implementar en la empresa para subir de ranking, que se han hechos días y noches de insomnio por la tan ansiada espera de la nueva colección.

Todos estos días he estado tan ocupado con los diseños que no he tenido tiempo en tomarme un merecido respiro y descanso. Cada vez que pienso en la tan llegada espera del lanzamiento de la colección me pone cada vez más nervioso y angustiado.

Nervioso por las reacciones que lleguen a tomar nuestros compradores fieles de nuestra marca de ropa y ansioso por los días que pasan lentamente y desesperados que inquietan un poco mi vida, pero de una manera cómoda y agradable.

Creí que entraría en un colapso por la esperada fecha del lanzamiento de la colección, pero es todo lo contrario ya que me encuentro muy emocionado y entusiasmado en ver a todos nuestros clientes y visitar cada país, estado o ciudad observando sus reacciones atentamente.

He tomado mi teléfono desbloqueándolo y contemplo lentamente los mensajes de mi mamá, los cuales respondo rápidamente. Fue con la única con la que no perdí contacto, trato de alejar el trabajo un poco, y también evito en preocuparla por la presión que estoy llevando por ello, así sea emoción y nerviosismo.

Sigo bajando en busca de los demás mensajes y vi los de Dakota, que me digno a responderle en toda las semanas que he estado ausente en el departamento de nosotros y de la vida propia. Estoy de tan buen humor que me dispuse a responder todo aquel mensaje que me llegue.

La verdad es que me desconecté un poco del mundo —sin perder contacto alguno con mi familia— para poder centrarme solamente y únicamente en la empresa sin estresarme mucho con los acontecimientos cotidianos que ocurren en la vida de los empresarios llenos de farándulas y chismes que no suelen ser cierto a los ojos públicos y suelen interpretarse como se ven y no como realmente se oculta.

Bajo y bajo, y no encuentro ningún mensaje de Gemma, ni de la toda las semanas desde que la vi aquella noche en su departamento.

Creo que eso es muy arriesgado, sin embargo, valió la pena porque ansié verla, besarla, sentir su calor y sentir que ese sentimiento que tenemos por los dos sigue intacto. Qué sigue vivo.

El último mensaje que tengo con ella son las llamadas que me hizo aquella vez que no pude contestarle y fue lo que más desee hacer; comunicarme con ella y asegurarle que todo estaba bien entre nosotros. Pero ahora que he estado ausente y no he sabido nada de Gemma durante algunos días, desde aquella noche tan apasionada y sentimental que tuve con ella.

No obstante, aquella noche noté algo extraño en ella, como si estuviera nerviosa, ya que evitó que me acercara a unos de los sofás que en él descansaba una chaqueta que nunca he visto en ella. Sin embargo, no le presté tanta atención ya que estaba embelesado esa noche por ella.

Sus ojos azul verdosos brillaban de una manera que te hipnotizaban y te hacen olvidar de tu mundo entero, cuando es lo que más quería, y más si es con Gemma.

Solo ella y yo, y nadie más.

La he extrañado demasiado en todos estos días, pero con los trabajos en la empresa no me ha dado tiempo de hablar con Gemma, además de que solo tengo unos mínimos minutos para poder responderle a mi madre la cual me tranquiliza diciéndome que todo saldrá bien, con el lanzamiento de la nueva colección.

Eso es lo que me ha tenido tan desesperado y angustiado que no me ha dejado dormir tranquilo sin poder esperar el día y la hora en que liberemos la nueva colección para que las clientes disfruten el arduo trabajado día y noche que hicimos —sin ningún descanso alguno— y le hemos dedicado nuestro corazón en cada prenda significativas que demuestran una parte de nuestras vidas.

Decido encender la televisión y hacer zapping con los programas que pasan en la televisión que se encuentra en la sala de juntas, los observo sin ningún interés alguno, sinceramente esto me aburre un poco y no tengo nada más que hacer, sino más que descansar un poco.

Harvey entra con una botella en la mano y se acerca al refrigerador sacando otra botella de agua y se gira para decirme:

—Te recomiendo que no veas los programas de noticias de famosos —me dijo, destapa la botella dándole un sorbo largo y lento.

Eso me hace fruncir el ceño, me confunde totalmente.

—¿Qué...? ¿Por qué?

—¡Harvey, él no tenía que saber eso! —Lo regaña Joe, que entra sucesivamente con los chicos.

—¿Saber qué? —pregunto olvidándome del canal que dejé en la televisión. Observo a los chicos, atento y fijamente, impaciente en saber qué es lo que no tengo que saber.

Los chicos me miran nerviosos y eso me desconcierta más. ¿Será tan malo lo que no debo de saber?

—Gemma sale en las noticias con un chico —dijo Harvey pausadamente.

—¡Harvey! —Le riñe esta vez Logan, mirándole amenazadoramente.

—¿Qué? Yo solo digo... —se excusa él levantando una mano inocentemente.

En ese preciso momento mi mundo se detiene y las voces de los chicos son ecos en mis oídos, palabras inentendibles e insignificantes.

Sin pensarlo dos veces pongo el canal de noticias y ahí está lo que más temía, escuchar sobre esa noticia:

"La modelo Gemma Stone, estuvo en la tarde muy acaramelada con el disquero Colin Parker, los cuales tuvieron un romántico almuerzo en una cafetería aquí, en New York. Recordemos que el romance tuvieron este par de tortolos hace un año fue muy dulce pero que terminaron en buenas condiciones, resaltando que cada uno se tiene un cariño especial del que ahora aseguramos de que pueda ver una reconciliación entre ambos y puede que vuelvan a una relación.



Nei Hernandez

Editado: 18.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar