Amor Prohibido

-12- Vampiros-

- ¿Todo?

- Todo- afirmé, Simon sonrió ampliamente

- Muy bien, pregunta lo que sea, yo te responderé con absoluta sinceridad.

Esta era mi oportunidad y no iba a desperdiciarla para nada, he estado curiosa sobre el tema desde que pise Yarvet, así que dándole mi última sonrisa comencé la ronda de preguntas.

- ¿Duermen en ataúdes?

Simon frunció sus labios y rió levemente.

- Sí y no- respondió- sí, hay algunos que aún duermen en ese método tan anticuado, creo que solo los ancianos lo hacen, pero el resto no, dormimos en camas como los normales.

- ¿Que tanto te afecta el sol?

- mucho, bueno tú lo viste, nos quema como si un humano metiera la mano en aceite hirviendo, pero no nos mata del todo, pues tendríamos que pasar muchas horas bajo este hasta que nos calcine, sin la interrupción de la noche y sin nuestro gen curativo, que se mantiene activo por la sangre fresca.

- ¿Todos beben sangre humana?

Aquí rió desvergonzado y yo suspiré, se que esa pregunta había Sido muy "crepúsculo" pero debía saberlo.

- bebemos sangre, María, no importa el origen, con tal de que esté fresca y caliente, todo bien. Se o bueno tengo una vaga idea del porqué lo preguntas y es simple fantasía, pues la sangre animal si nos llena igual que la sangre humana, pero es la más difícil de ocultar en termos o copas, pues se daña con mucha facilidad, por eso todos o casi todos, bebemos sangre humana.

- ¿Conoces a alguien que solo beba sangre animal?- él asintió y se acomodó mejor en la cama.

- Mi mejor amigo Magnus, el caza animales, pero no perritos ni ciervos, él caza animales salvajes en su habitad natural: leones, hienas, búfalos, canguros...etc. Es como un cazador furtivo, solo que sin armas de fuego, dice que la emoción y la adrenalina es indescriptible, por eso cuando necesita cazar, se va del país a África y caza en los sitios sobre poblados y especies que no estén en peligro de extinción, pues aunque suene morboso e hipócrita, él es un gran protector de los animales, una vez que fui con él, y lo vi disculparse con el cuerpo de un guepardo.

Silbe por lo bajo y también me acomode en la cama, alejandome varios centímetros para verlo mejor, sus ojos seguían refulgientes por aquellas extrañas líneas blancas.

- ¿Más preguntas?

- Sí, ustedes ya saben...¿Poseen dones?

- ¿Seguimos con crepúsculo, eh?- lo golpee en el pecho y él sonrió mostrando los colmillos- solo los vampiros de sangre pura los poseen, y eso si tienen suerte. Pero, si llegan a tenerlos automáticamente se convierte en el líder de un aquelarre.

- Me perdí, ¿Tú no eres el líder de tu aquelarre?

- ¿Quién? ¿Yo?

- ¡Simon!- me quejé.

- ya, ya, lo siento. No, nosotros no somos un "aquelarre" aunque nos hacemos llamar así, pero no, ninguno de nosotros posee dones, al menos que yo sepa, no. Los aquelarres de verdad, están liderados literalmente por uno o dos vampiros, y por ley deben tener un creador, sucesor y jefe de familia, es algo más complicado que un tonto grupo de adolescentes.

Asentí pensativa.

- ¿Como se crean los vampiros?

Simon me miró, aunque mirar no entra en los términos correctos, me estudio con su mirada y luego se incorporó.

- pensé que ya lo sabías.

- ¿Eh?

- ¿Has leído entrevista con el vampiro? - Asentí...¿Quién no?- Bueno, Anne Rice lo narra casi a la perfección, solo que sin tantas parafernalias; primero desangramos a la víctima hasta casi dejarla moribunda, pero no esperamos el tiempo que Lestat espera, allí mismo le damos de beber nuestra propia ponzoña, pero claro, no siempre funciona ¿Sabes? Hay personas que mueren en el proceso, ya sea porque el creador no pudo detenerse, o porque la ponzoña es tan fuerte que lo fulmina de un infarto, es un asunto delicado transformar a un ser humano en vampiro, como todo, deben haber razones válidas para dar el mordisco.

- Que complicado.

- Ya te digo, ni siquiera el otro método es 100 por ciento efectivo- comentó

- ¿Otro método?

Una sonrisa pícara cruzó por sus labios y se acercó a mí con un poco de insinuación.

- El método sexual, inocente criatura- rió- crear a un vampiro de manera biológica, nosotros somos criaturas altamente sexuales, ninfómanos- volvió a reír- somos conejos, es más fácil tener sexo con una humana a la hora de procrear, ya que con una vampiresa el proceso es más lento, pero nos encanta insistir- me guiñó el ojo y yo puse los míos en blanco.



ANAILEC

Editado: 23.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar