Anastasia y el mundo de ella

Capítulo 46

       Avanzamos un par de kilómetros en un silencio muy incómodo. El vehículo que nos sigue va bastante atrás y enseguida de él va otro, están jugando a pasarse, hasta que llegamos a la primera intersección con otra ruta, en ese momento el grupo se separa, en la siguiente intersección hacen lo mismo. Nosotros nos detenemos en el primer pueblo que encontramos, para mi sorpresa no es en una estación de servicio, sino frente a un hotel.

    —Ven aquí —De su bolsillo Keith saca un velo e intenta cubrirme con él, pero no lo dejo.

    —Yo puedo sola —Se lo quito.

    —No entraremos hasta que no me escuches —suena furioso, aunque no levanta la voz.

    —Por mí no hay problema —Me encojo de hombros—, no tengo apuro por entrar.

    Gruñe y respira profundo, tratando de mantener la calma. Como venganza tranca las puertas del vehículo, dejándome encerrada.

    —No debí reaccionar así anoche —Parece realmente arrepentido, no obstante, estoy demasiado dolida como para perdonarle tan fácilmente y además que me encierre aquí no ayuda nada—, por favor no me mires así... —Cincha sus cortos y dorados cabellos, frustrado— No entiendes, no me molestan tus cicatrices...

    —Tu cara no decía lo mismo —Por suerte no soy una víbora porque si por mis venas recorre la mitad del veneno que sale por mi boca estaría jodida—. Es más, no sé ni qué hago aquí. Rarbi etrapuroaha —La puerta del vehículo se abre de inmediato y salto fuera.

    —Entiendo que me odies, siempre supe que terminarías haciéndolo, por eso me fui de Italia —Me detengo, sólo para intentar entender qué tiene que ver una cosa con la otra—. El rechazo que sentí fue hacia mí por causarle ese daño a tu hermoso cuerpo, no porque estén las cicatrices, sino porque yo las causé.

    —¿Pero qué...? —No llego a decir la grosería porque de repente aquella noche vuelve a mi mente.

    Algunas veces me sorprende lo lenta que soy para ciertas cosas.

    La bola de energía apareció después de que la bruja hubiera caído, en ese momento no sabía que Keith es un brujo y cuando lo supe no lo asocie.

    Él disparó la bola.

    Por eso huyó, para no enfrentarme y asumir el daño que me había causado.

    —Tú lo hiciste —Vuelvo a entrar al vehículo, aunque ya no estoy furiosa, sino que estoy abrumada.

    —Sí y lo siento muchísimo.

    —¿Por qué te fuiste?

    —Porque para mí fue como volver a revivir la muerte de Angie. Después de años volví a fijarme en una chica y casi muere, lo vi como un karma, además del daño que mis propias manos te habían causado.

    —Diste por sentado que si te fijabas en alguien esa persona moriría.

    —Aún lo creo y al tocar tus cicatrices esa idea ha vuelto a golpearme. Por eso entré en pánico y volví a huir, no sólo temía ver que me odiabas, sino que además esperaba que de la nada te caiga un árbol encima y por mala suerte mueras, aunque en teoría sea imposible.

    —Eso es demasiado absurdo, no odio a la bruja que se supone que me dañó a propósito menos voy a odiar a mi mejor amigo que lo hizo sin querer.

    —Pero deberías odiarme.

    —No voy a discutir eso contigo ahora, sé que no te voy a convencer así que lo hablamos luego de que ayudemos a estas chicas y podamos hablar mejor.

    Él afirma y no discute más. Ahora sí dejo que me ponga el velo, con el que me cubre el cabello y gran parte del rostro.

    —Diremos que eres musulmana y que sólo hablas el idioma de las brujas ¿Entendido? —Afirmo mientras saca de la guantera unos lentes y se los coloca— Bien, ahora entremos y recuerda, no digas nada excepto lo que dijiste cuando recibiste a aquellas brujas.

    —Es que no sé qué hice de especial esa noche.

    —Bueno, ahora lo averiguaremos y por favor trata de no perder el control, tienen al menos a veinte brujas sin ser recibidas, si ves que no puedes me dices y pensamos cómo hacer.

    —¿Cómo esconden a veinte mujeres sufriendo y gritando dentro de un hotel?

    —Hay un piso sólo para ellas, el cual está insonorizado y está encantado para que sólo puedan pasar quienes tengan magia ¿Lista?

    Afirmo y ambos bajamos del vehículo. Me sorprende que tengan todo un piso en "desuso" siendo que sólo tiene tres y dudo mucho que en total tenga más de treinta habitaciones, así que supongo que hay más de una chica por habitación.

    Si no supiera eso me parecería muy lindo, es un edificio antiguo que está bastante bien cuidado.



Lore Manciameli

Editado: 15.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar