Ángeles Entre Nosotros (libro 1)

12

—Brook... tu brazo y mi brazo —logré apenas decir, pero él me interrumpió.

—Charlotte nos ha hecho un hechizo. Toda el dolor que sientas tú, lo sentiré yo y viceversa.

Me percaté de que mi madre nos observaba de una manera extraña.
¿Y ahora cómo le explico todo esto?

—Puedo hacer que se olvide de lo que vio. —habló Brook.

—No quiero mentirle.

—A veces es necesario hacerlo.

Me quedé pensando por unos segundo que sería lo mejor tanto para mi madre como para mí y Brook.

—De acuerdo. —dije triste.

No quise ver lo que haría Brook, por lo que decidí darme la vuelta. Escuché como él se acercaba a mi madre mientras le susurraba un "todo está bien" .

—Listo, despertará en unos minutos y olvidará todo lo que vio en ésta última hora.

Mire a mi madre quien se encontraba inconsciente recostada en el sofá.

—Brook, ¿por qué nunca llamaste? —me atreví a preguntar de la nada.

—Porque nunca me dijeron algo relevante sobre mis alas.

—Podrías haber llamado sólo para saludar, ¿sabes?

—Cassia, lo único que quiero es que este hechizo termine. Yo tengo que pelear y no puedo hacerlo porque te afectaría a ti también.

—Estoy dispuesta a ir a Dines para deshacer el hechizo.

—No. —respondió totalmente frío.

—¡Sólo será por el hechizo! ¿Acaso no quieres que termine? —dije en tono de súplica.

El se llevó las manos a su cabello en señal de desesperación.

—¡Está bien! Pero sólo para deshacer el hechizo, en cuanto se deshaga volverás a casa. —advirtió y yo no pude evitar abrazarlo en forma de agradecimiento.

Teniéndolo cerca, me di cuenta de lo tanto que lo extrañaba.

—Te extrañé. —dije mientras seguía abrazada a él.

—Y yo a ti.

— ¿Cuando nos vamos a Dines? —pregunté al soltarlo.

—Supongo que mañana, ahora tienes que estar con tu madre. Vendré por ti al amanecer. —dijo mientras se dirigía a la puerta de mi casa para irse.

—Estaré lista.

Brook salió por la puerta pero después se dio la media vuelta y me miró.

—Ah, y lo que intentaste hacer hoy fue realmente tonto, no vuelvas a hacerlo.

—Lo prometo. —dije cerrando la puerta de mi hogar.

—¿Quién era ese chico? —preguntó mi madre. ¿En qué momento despertó?



Gabriela Medina

#1592 en Paranormal
#10869 en Fantasía

En el texto hay: angeles, amor, paranormal

Editado: 21.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar